Lactancia Materna protege contra Cáncer de Mama

Numerosos estudios y, en especial, una investigación que analizó 47 estudios ejecutados en 30 países, han encontrado que entre más largo es el tiempo en el que una mujer amamanta, menor es el riesgo de desarrollar cancer de mama.

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la población femenina e inclusive, es la primera causa de muerte por cáncer en mujeres a nivel mundial.

Específicamente en América Latina y el Caribe, el cáncer de mama es responsable de un 5% a un 9% del total de muertes de mujeres que tienen entre 20 y 59 años de edad.

El cáncer se origina por la generación de células anormales por el organismo, que no tienen la habilidad de balancear su división y muerte, por lo que su crecimiento y propagación son descontrolados.

Por medio del sistema linfático o sanguíneo, tienen la capacidad de invadir otros órganos de diferentes partes del cuerpo, como sería el caso del tejido mamario.

La causa de los diferentes tipos de cáncer está relacionada a daños o anormalidades en el material genético de las células, lo cual se asocia con una serie de factores llamados carcinógenos, como lo serían los productos químicos (agroquímicos, tabaco), la radiación, algunos virus, entre otros. 

Por otro lado, también se ha demostrado que existen aspectos protectores, que en caso del cáncer de mama, la lactancia materna es uno de estos.  

Numerosos estudios, y en especial una investigación que analizó 47 estudios ejecutados en 30 países, han encontrado que entre más largo es el tiempo en el que una mujer amamanta, menor es el riesgo de desarrollar éste cáncer.

Es muy importante recalcar que el efecto protector se da, si el periodo de lactancia es de por lo menos 12 meses, encontrándose inclusive que se debe tener un acumulado en toda la vida de la mujer de 20 a 24 meses. Curiosamente, se han vistos casos de mujeres que amamantan de un solo pecho, dándose el cáncer en el que quedó en reposo. 

Existen varias explicaciones sobre esta asociación preventiva, aunque aún se necesitan más investigaciones.

Algunas son:

  • Generalmente, las mujeres son jóvenes cuando amamantan a su primer hijo (21 años en promedio), por lo que se puede dar un efecto protector durante la maduración de las células mamarias debido a la producción de leche [4].
  • La lactancia puede reducir el riesgo de cáncer de seno por una menor exposición a las hormonas, que se da por la interrupción de la ovulación [6,7].
  • Durante el amamantamiento un factor de crecimiento en el cuerpo se modifica, por lo que se previene el crecimiento de las células cancerígenas del pecho [4].
  • Estudios realizados en ratas han visto que durante la lactancia, se da una menor síntesis de ADN, el cual contiene el material genético, y por tanto, se reduce la probabilidad de desarrollar mutaciones o alteraciones genéticas que puedan  desarrollar cáncer [7].

El efecto protector contra el cáncer de mama en las mujeres con una historia de lactancia, se mantiene hasta que se alcanza la menopausia (etapa de la vida de la mujer en la que la menstruación cesa) [9]. Después de ésta, la protección parece disminuir por causas aún desconocidas. 

Nacimientos a término (entre las 37 y 42 semanas de gestación)      

La cantidad de nacimientos a término que haya tenido una mujer es otro aspecto que la podría proteger contra el cáncer de mama, ya que con cada uno de estos, el riesgo disminuye. Por lo tanto, si se suman los nacimientos a término y el amamantar por mínimo 12 meses, el porcentaje de protección es muy importante.

Un aspecto interesante es que las mujeres que tienen su primer hijo después de los 29 años, tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de mama en comparación a las mujeres que dan a luz antes de los 19 años, y este efecto es aún más fuerte en las mujeres después de la menopausia [7]. Eso sí, no se recomienda que el embarazo sea antes de los 15 años de edad, ya que se catalogaría como Embarazo de Riesgo, tanto para la madre como para el niño o niña.

Hay otros factores asociados con la lactancia materna, que se pueden considerar de importancia para la reducción del riesgo de padecer cáncer, como por ejemplo: amamantar a un número de hijos mayor a tres y la duración de la lactancia materna en especial del primer hijo [6].

           

En conclusión, existe suficiente evidencia científica acerca del beneficio de la lactancia materna para la salud de la madre,
por lo que es importante continuar fomentando ésta práctica.     

Bibliografía:

  1. Gómez, H.; Lewis, S.; Torres, L. & López, L.  (2009). El cáncer de mama en América Latina y el Caribe: morbilidad, mortalidad y carga de la enfermedad. Versión preliminar 1. Fundación Mexicana para la Salud, A.C. México D.F, México. Obtenido de: http://www.tomateloapecho.org.mx/Archivos%20web%20TAP/El%20cancer%20de%20mama%20en%20America%20Latina.pdf el 29 agosto del 2012.
  2.  Stewart, B., & Kleihues P. (2003) World Cancer Report. World Health Organization. Francia.
  3.  Romieu, I., Hernández, M., Lazcano, E., López, L., & Romero R.  (1996). Breast Cancer and Lactation History in Mexican Women. American Journal of Epidemiology. 143(6): 543-552.
  4.  Zheng T., Holford, T. R., Mayne S.T., Owens, P.H., Zhang, Y., Zhang, B., Boyle, P., & Zahm, S. H. (2001). Lactation and breast cancer risk: a case–control study in Connecticut. British Journal of Cancer. 84(11): 1472–1476
  5.  Beral, V., Bull, D., Doll, R., Peto, R., & Reeves, G. (2002). Breast cancer and breastfeeding: collaborative reanalysis of individual data from 47 epidemiological studies in 30 countries, including 50 302 women with breast cancer and 96 973 women without the disease. The Lancet. 360: 187-195.
  6. Freudenheim, J., Marshall, J., Vena, J., Moysich, K., Murti, P., Laughlin R., Nemoto, T. & Graham S. (1997) Lactation History and Breast Cancer Risk. American Journal of Epidemiolog. 146 (11): 932-938
  7. Newcomb, P., Storer, B., Longnecker, M., Mittendorf, R., Greenberg, R., Clapp, R., Burke, K., Willett, W., & MacMahon B. (1994). Lactation and a Reduced Risk of Premenopausal Breast Cancer. The New England Journal of Medicine. 330 (2): 81-87.
  8. Escudero M. (2005). Avances en el cáncer de mama. Madrid. Real Academia Nacional de Medicina.
  9. Ávila, P. y Restrepo, S. (1992)  Hacia una feliz lactancia materna. Bogotá, Colombia.

Daniela Cordero
Nutricionista
daniela.cordero@geosalud.com
GeoSalud, 15 de setiembre 2012

Artículos relacionados:

Suscripción al boletín