Tratamiento del Cáncer de Testículo


Los tumores de testículo se dividen en tres grupos, según el grado previsto de respuesta al tratamiento.

Pronóstico favorable

En cuanto al no seminoma, todo lo mencionado a continuación debe ser verdad:

  • El tumor se localiza sólo en el testículo o en el retroperitoneo (área fuera o detrás de la pared abdominal); y
  • El tumor no se ha diseminado a otros órganos además de los pulmones; y
  • Los índices de marcadores tumorales son levemente superiores a los normales.

En cuanto a el seminoma, todo lo mencionado a continuación debe ser verdad:

  • El tumor no se ha diseminado a otros órganos además de los pulmones, y
  • La concentración de la fetoproteína alfa (AFP, por sus siglas en inglés) es normal.
  • La gonadotropina coriónica humana beta (ß-hCG, por sus siglas en inglés) y lactato deshidrogenasa (LDH) pueden encontrarse en cualquier concentración.

Pronóstico intermedio

En cuanto a el no seminoma, todo lo mencionado a continuación debe ser verdad:

  • El tumor se localiza sólo en un testículo o en el retroperitoneo (área fuera o detrás de la pared abdominal); y
  • El tumor no se ha diseminado a otros órganos además de los pulmones; y
  • El índice de cualquiera de los marcadores tumorales es más que levemente superior a lo normal.

En cuanto a el seminoma, todo lo mencionado a continuación debe ser verdad:

  • El tumor se ha diseminado a otros órganos además de los pulmones; y
  • La concentración de AFP es normal. ß-hCG y LDH pueden encontrarse en cualquier concentración.

Pronóstico precario

En cuanto al no seminoma, al menos una de las afirmaciones a continuación debe ser verdad:

  • El tumor se localiza en el centro del tórax entre los pulmones; o
  • El tumor se ha diseminado a otros órganos además de los pulmones; o
  • El índice de cualquiera de los marcadores tumorales es alto.

No existe la clasificación de pronóstico precario para los tumores de testículo seminomas.


Los seminomas y los tumores no seminomatosos crecen y se diseminan en forma diferente, y cada tipo puede necesitar un tratamiento diferente. El tratamiento también depende de la etapa o estadio del cáncer, de la edad del paciente y de su salud en general y de otros factores. Los hombres reciben el tratamiento con frecuencia de un equipo de especialistas, que pueden ser el cirujano, el oncólogo médico y el oncólogo radiólogo.

  • La cirugía para remover el testículo por medio de una incisión en la ingle se llama orquiectomía inguinal radical. Los hombres pueden tener la preocupación de que al perder un testículo se afectará su capacidad de tener relaciones sexuales o de que serán estériles (que no podrán tener hijos). Sin embargo, los hombres a los que les queda un solo testículo sano pueden todavía tener erecciones normales y producir semen. Por lo tanto, la operación para remover un testículo no hace al hombre impotente (incapaz de tener erecciones) y rara vez interfiere con su fertilidad (la capacidad de tener hijos). Los hombres pueden también tener un testículo artificial, llamado prótesis, que se coloca en el escroto. El implante se siente como un testículo normal y tiene el mismo peso.

    Es posible que se remuevan también algunos de los ganglios linfáticos que están situados en lo profundo del abdomen (disección de ganglios linfáticos). Este tipo de cirugía no cambia la capacidad del hombre de tener erecciones u orgasmos, pero puede causar esterilidad porque interfiere con la eyaculación. Los pacientes querrán hablar con el médico acerca de la posibilidad de remover los ganglios linfáticos usando una técnica especial de cirugía que conserva los nervios, la cual puede proteger la capacidad de eyacular en forma normal.
  • La radioterapia usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas y para reducir los tumores. La radioterapia es una terapia local; afecta a las células cancerosas sólo en las áreas tratadas. La radioterapia para cáncer de testículo proviene de una máquina fuera del cuerpo (radiación de haz externo) y generalmente se apunta hacia los ganglios linfáticos del abdomen. Los seminomas tienen una alta sensibilidad a la radiación. Los tumores no seminomatosos son menos sensibles a la radiación, por lo que los hombres que tienen este tipo de cáncer generalmente no reciben radiación.

    La radioterapia afecta las células normales tanto como las cancerosas. Los efectos secundarios de la radioterapia dependen principalmente de la dosis del tratamiento. Los efectos secundarios comunes son la fatiga, los cambios de la piel en el sitio en donde se aplica el tratamiento, pérdida del apetito, náuseas y diarrea. La radioterapia interfiere con la producción de semen, pero la mayoría de los pacientes recuperan su fertilidad en algunos meses.
  • La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir las células cancerosas por todo el cuerpo. La quimioterapia se administra para destruir células cancerosas que pueden haber quedado en el cuerpo después de la cirugía. El uso de fármacos contra el cáncer después de la cirugía se conoce como terapia adyuvante. La quimioterapia puede también ser el tratamiento inicial si el cáncer es avanzado; es decir, si se ha diseminado fuera del testículo. La mayoría de los fármacos contra el cáncer se administran por inyección en la vena (inyección intravenosa, IV).

    La quimioterapia es una terapia sistémica, lo que quiere decir que los fármacos viajan por el torrente sanguíneo y afectan las células normales así como las cancerosas en todo el cuerpo. Los efectos secundarios dependen en gran parte de los fármacos específicos y de la dosis. Los efectos secundarios comunes son las náuseas, la pérdida de pelo, fatiga, diarrea, vómitos, fiebre, escalofríos, tos y falta de aliento, llagas en la boca o erupciones en la piel. Otros efectos secundarios comunes son el mareo, entumecimiento, falta de reflejos o dificultad para oír. Algunos fármacos contra el cáncer interfieren con la producción de semen. Aunque la reducción de los recuentos de semen es permanente en algunos pacientes, muchos otros recuperan su fertilidad.

Los hombres con cáncer testicular deberán discutir con el médico sus preocupaciones sobre la función sexual y la fertilidad. Si un hombre va a tener un tratamiento que puede llevar a la infertilidad, él querrá preguntar al médico sobre los bancos de semen (congelar el semen antes del tratamiento para usarlo en el futuro). Este procedimiento puede permitir a algunos hombres tener hijos después de haber perdido la fertilidad.

¿Es necesario un tratamiento de seguimiento? ¿Qué es lo que implica?

Exámenes regulares de seguimiento son en extremo importantes para hombres que han recibido tratamiento para cáncer testicular. Como todos los cánceres, el cáncer testicular puede recurrir. Los hombres que han tenido cáncer de testículo deberán ver a su médico con regularidad y reportar de inmediato cualquier síntoma desacostumbrado. El seguimiento puede variar según los tipos y estadios (etapas) diferentes de cáncer de testículo. En general, los pacientes son examinados con frecuencia por el médico y tienen análisis regulares de sangre para medir los niveles de los marcadores de tumores. También se les toman radiografías regulares y tomografías computarizadas, llamadas escanogramas o TAC (imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X). Los hombres que han tenido cáncer de testículo tienen una probabilidad mayor de desarrollar cáncer en el testículo que queda. Ellos tienen también un riesgo mayor de ciertos tipos de leucemia, así como de otros tipos de cánceres. Un cuidado regular de seguimiento asegura que se discuta cualquier cambio en la salud y que cualquier cáncer recurrente pueda ser tratado tan pronto como sea posible.

¿Hay disponibles estudios clínicos (estudios de investigación) para hombres con cáncer testicular?

Sí. La participación en estudios clínicos es una opción importante de tratamiento para muchos hombres con cáncer de testículo. Para desarrollar tratamientos nuevos, más efectivos, y formas mejores de utilizar los tratamientos actuales, el Instituto Nacional del Cáncer está patrocinando estudios clínicos en muchos hospitales y centros oncológicos del país. Los estudios clínicos son un paso crítico en el desarrollo de métodos nuevos de tratamiento. Antes de que se pueda recomendar un nuevo tratamiento para uso general, los médicos conducen estudios clínicos para saber si el tratamiento es seguro para los pacientes y si es efectivo contra la enfermedad.

 

Fuente
National Cancer Institute
http://www.cancer.gov

 

Artículos relacionados:

 

 

 

 

 

 

 

Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico