Qué son los hemorroides?

Las hemorroides son  tejidos inflamados que contienen venas. Están ubicados en la pared del recto y del ano y pueden causar sangrado menor o desarrollar pequeños coágulos de sangre.

boton para imagenes de hemorroides

Las hemorroides se producen cuando los tejidos se agrandan, se debilitan, y quedan sin su estructura de soporte. Esto resulta en una protuberancia en forma de saco que se extiende en la zona anal.

Tipos de hemorroides:

  • Hemorroides internas: que se producen en la parte inferior del recto
  • Hemorroides externas: que se desarrollan bajo la piel alrededor del ano.

Las hemorroides externas son las más incómodas, ya que la piel que las cubre se irrita y erosiona.

Si se forma un coágulo de sangre dentro de una hemorroide externa, el dolor puede ser repentino y severo.

Es posible ver o sentir un bulto alrededor del ano. El coágulo normalmente se disuelve, dejando un exceso de piel estirada, que puede picar o irritarse.

Las hemorroides son dolencias comunes. A los 50 años, aproximadamente la mitad de los adultos han tenido que enfrentar la picazón, las molestias y el sangrado que puede señalar la presencia de hemorroides.

Afortunadamente, hay muchas opciones eficaces disponibles para tratar las hemorroides y la mayoría de las personas pueden obtener alivio de los síntomas mediante el uso de tratamientos en el hogar y al hacer cambios de estilo de vida.

Qué causa las hemorroides?

Hay varios factores que pueden causar la inflamación de la hemorroides, incluyendo:

  • El estreñimiento crónico o la diarrea
  • Sobresfuerzo durante la defecación.
  • Una falta de fibra en la dieta
  • Debilitamiento del tejido conectivo en el recto y el ano que se produce con la edad.

El embarazo puede causar hemorroides mediante el aumento de la presión en el abdomen, que puede ampliar las venas en la parte inferior del recto y del ano.

Para la mayoría de las mujeres, las hemorroides causadas por el embarazo desaparecen después del parto.

Síntomas

Los signos y síntomas de las hemorroides pueden incluir:

  • Sangrado sin dolor durante la defecación - usted podría darse cuenta de pequeñas cantidades de sangre roja brillante en el papel higiénico o en la taza del inodoro
  • Picazón o irritación en la región anal
  • Dolor o malestar
  • Hinchazón alrededor de su ano
  • Un bulto cerca del ano, que puede ser sensible o dolorosa
  • La fuga de heces

Los síntomas de las hemorroides por lo general dependen de la localización.

Las hemorroides internas se encuentran dentro del recto. Por lo general, no se puede ver ni sentir estas hemorroides, y por lo general no causan molestias.

Pero hacer fuerza al pasar las heces puede dañar la delicada capa que cubre las hemorroides y causar que sangren.

De vez en cuando, hacer fuerza al pasar las heces puede empujar una hemorroide interna a través de la abertura anal.

Esto se conoce como una hemorroide prolapsada (que sobresale) y puede causar dolor e irritación.

Las hemorroides externas se encuentran bajo la piel alrededor del ano.

Cuando se irritan, las hemorroides externas pueden picar o sangrar.

A veces, la sangre puede acumularse en una hemorroide externa y formar un coágulo (trombo), lo que resulta en dolor intenso, hinchazón e inflamación.

Prevención y tratamiento de las hemorroides

Los síntomas de hemorroides a menudo mejoran después de unos pocos días, sin necesidad de tratamiento.

Las hemorroides que se producen durante el embarazo a menudo mejoran después de dar a luz.

Sin embargo, se recomienda hacer cambios en el estilo de vida para reducir la presión sobre los vasos sanguíneos en y alrededor de el ano.

Estos pueden incluir:

Aumentar gradualmente la cantidad de fibra en su dieta - buenas fuentes de fibra incluyen frutas, verduras, arroz integral, pasta integral y el pan, las legumbres y los granos, semillas, nueces y avena integral.

Beber mucho líquido - en particular el agua, pero evitando o reduciendo el consumo de cafeína y alcohol.

No retrasar ir al baño - ignorar el impulso de vaciar sus intestinos puede hacer que sus heces sean más duras y más secas, lo que puede llevar a hacer esfuerzo cuando usted va al baño.

Evitar medicamentos que causen estreñimiento - tales como analgésicos que contienen codeína.

Perder peso (si tiene sobrepeso)

Hacer ejercicio regularmente - puede ayudar a prevenir el estreñimiento, reduce la presión arterial y ayuda a perder peso.

Hay varias opciones de tratamiento para las hemorroides más graves.

Extracción del coágulo

Si un coágulo de sangre se ha formado dentro de una hemorroide externa, su médico puede extraer el coágulo con una simple incisión, que puede proporcionar un alivio rápido.

Para un sangrado persistente o hemorroides dolorosas, su doctor puede recomendar otro procedimiento mínimamente invasivo.

Estos tratamientos se pueden hacer en el consultorio de su médico u otro entorno ambulatorio.

Ligadura con banda elástica

Su médico coloca una o dos pequeñas bandas de goma alrededor de la base de una hemorroide interna para cortar su circulación. La hemorroide se seca y se cae dentro de una semana.

La banda hemorroidal puede ser incómoda y puede causar sangrado, lo cual podría comenzar dos a cuatro días después del procedimiento, pero rara vez es grave.

Inyección de la hemorroide (escleroterapia)

En este procedimiento, el médico inyecta una solución química en el tejido de las hemorroides para que se contraiga. Mientras que la inyección causa poco o ningún dolor, puede ser menos eficaz que la ligadura con banda de goma.

Coagulación (infrarrojos, láser o bipolar)

Técnicas de coagulación que utilizan láser o luz infrarroja o calor. Estos procedimientos provocan  que hemorroides internos, pequeños y que sangran se endurezcan y caigan.

Mientras que la coagulación tiene pocos efectos secundarios, está asociada con una mayor tasa de reaparición de hemorroides que el tratamiento de la banda de goma.

Procedimientos quirúrgicos

Si otros procedimientos no han tenido éxito o si tiene hemorroides grandes, el médico puede recomendar un procedimiento quirúrgico.

La cirugía puede realizarse de forma ambulatoria o puede que tenga que permanecer en el hospital durante la noche.

Extirpación de las hemorroides

Durante una hemorroidectomía, el cirujano elimina el tejido excesivo que causa sangrado. Varias técnicas pueden ser usadas. La cirugía se puede realizar con anestesia local combinada con sedación, anestesia espinal o anestesia general.

La hemorroidectomía es la forma más efectiva y completa para el tratamiento de las hemorroides graves o recurrentes.

Las complicaciones pueden incluir dificultad temporal para vaciar la vejiga y las infecciones del tracto urinario asociadas con este problema.

La mayoría de las personas experimentan algo de dolor después del procedimiento. Los medicamentos pueden aliviar su dolor. Los baños con agua caliente también puede ayudar.

Grapado de hemorroides

Este procedimiento, llamado hemorroidectomía grapada o hemorroidopexia con grapas, bloquea el flujo de sangre al tejido hemorroidal.

El grapado en general, implica menos dolor que la hemorroidectomía y permite un retorno más rápido a sus actividades normales.

En comparación con la hemorroidectomía, sin embargo, de grapado se ha asociado con un mayor riesgo de recurrencia y el prolapso rectal.

Hable con su médico acerca de cuál podría ser la mejor opción para usted.

Fuente

GeoSalud, 18 de Septiembre, 2016