Medicamentos para el tratamiento de triglicéridos altos

 

Inhibidor de la absorción del colesterol y triglicéridos

Ezetimiba

La ezetimiba es un medicamento que bloquea la absorción del colesterol de los alimentos y de los jugos biliares en el intestino. 

Ezetimiba  reduce los niveles de colesterol LDL (colesterol malo) en un 15 a 25 por ciento y los niveles de triglicéridos en un 8 por ciento.

Cuando se añade a una estatina, ezetimiba reduce los niveles de colesterol LDL más del doble que la estatina sola.

Ezetimiba  en combinación con una estatina reduce los niveles de colesterol LDL (colesterol malo) hasta en un 60 por ciento y los triglicéridos en un 14 por ciento.

Ezetimiba (Zetia®, Absorcol®, Ezetrol®).

 

Fibratos

El tratamiento con fibratos  se utilizan  para disminuir las lipoproteínas de baja densidad (LDL) o colesterol malo y aumentar los niveles de lipoproteínas de alta densidad (HDL) o colesterol bueno, pero sus efectos son, en general, menos efectivos de lo que puede lograrse con las estatinas.

Los fibratos tambien se utilizan actualmente en gran medida en pacientes con triglicéridos altos y se utilizan en combinación con estatinas para el tratamiento del colesterol alto.

Ejemplos de fibratos son:

 

Vitaminas y suplementos

  Niacina (Niacor®, Niaspan®). Le impide al hígado eliminar el colesterol bueno (HDL). Disminuye los triglicéridos.   Ácidos grasos omega 3 (Lovaza®). Aumenta el nivel del colesterol bueno (HDL). Disminuye los triglicéridos.  

Efectos secundarios

Ezetimiba 

Los efectos secundarios  son poco frecuentes e incluyen:

  • Mareos
  • Dolor de cabeza
  • Diarrea
  • Dolor de espalda.
  • Dolores musculares
  • Fatiga

Efectos secundarios raros

  • Dolor de articulaciones
  • Reacciones de hipersensibilidad (incluyendo erupción cutánea, angioedema y anafilaxia)
  • Hepatitis;

Fibratos

El tratamiento con fibratos  se han relacionado con casos de lesión hepática aguda, el fenofibrato con más frecuencia.

La lesión hepática aguda de los fibratos puede ser grave y prolongada y, a diferencia de la mayoría de las formas de lesión hepática inducida por medicamentos, puede conducir a la enfermedad hepática crónica y cirrosis.

Lea también:

pregunte al medico

Fuente

GeoSalud, revisado el 25 de septiembre del 2016

Subscríbase a Nuestro Boletín