Espermicidas

Espermicidas

Información general

Los espermicidas son productos químicos que se insertan en la vagina antes de las relaciones sexuales, que desactivan o matan el esperma. Han existido por más de 40 años, y las rigurosas pruebas para verificar su capacidad anticonceptiva exigidas por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. no eran necesarias al momento de su aprobación (FHI, 2000) .Los principales productos químicos usados en los espermicidas son el Nonoxynol-9, el octoxynol-9, el menfegol y el cloruro de benzalconio. De éstos, el más común es el Nonoxynol-9. A menudo los espermicidas son usados como método temporal mientras se escoge un método a largo plazo o por parejas que tienen relaciones sexuales con poca frecuencia. Muchas mujeres que amamantan y que necesitan usar un método anticonceptivo usan espermicidas, ya que aumentan la lubricación de la vagina, pueden ser usados inmediatamente después del parto, y no tienen efectos hormonales secundarios. Los espermicidas vienen en diversas formas diferentes – crema, jalea (gel), supositorio vaginal, tableta espumosa, espuma en aerosol y película anticonceptiva vaginal (C-film). Algunos condones también vienen lubricados con espermicida.

Si se usan solos, los espermicidas ofrecen cierto grado de protección anticonceptiva, pero se obtienen mejores resultados si se usan junto a un método de barrera para prevenir el embarazo. Los productos espermicidas pueden variar en cuanto a la concentración del ingrediente activo. Un estudio que analizó el efecto sobre la eficacia anticonceptiva de cinco espermicidas que contenían nonoxynol-9 en distintas dosis (desde 52,5 mg a 150 mg N-9) y formatos (gel, película, supositorio) reveló que los productos de dosis más alta (100 mg y 150 mg) eran más eficaces que los productos de dosis baja, pero que al parecer el formato del producto no influía de manera considerable (Raymond 2004).

Los resultados de diversos estudios recientes sobre los efectos del N-9 han llevado a re-estudiar las políticas y recomendaciones relativas al uso de los condones recubiertos con espermicida en los programas de planificación familiar y prevención del VIH (AGI, 2002). (Ver Condones y Nonoxynol-9 en la página Condones Masculinos). Una reciente Revisión Cochrane que analizó 10 estudios de alta calidad aleatorizados y controlados reveló que el N-9 no ofrece protección frente a las ITS. Además, estos estudios sugieren que el uso de N-9 está asociado con un aumento del riesgo de úlceras genitales si se lo compara con placebo. No obstante, como la mayoría de estos estudios fue realizada entre grupos de trabajadoras sexuales de alto riesgo que se desempeñaban en zonas de alta prevalencia de ITS y con altas tasas de cambio de parejas, estos resultados no pueden ser generalizados y aplicados a las mujeres con menor riesgo que usan N-9 como espermicida de manera ocasional (Wilkinson et al. 2002).

Una declaración reciente del Medical Advisory Panel de la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF) recomienda que el N-9 debe ser usado sólo en combinación con un método de barrera femenino y que los condones prelubricados con N-9 no tienen ventajas respecto de su eficacia anticonceptiva y no deben ser recomendados. Las asociaciones de planificación familiar que poseen condones con N-9 deben terminar las existencias; no obstante, los condones lubricados con N-9 no deben ser distribuidos a mujeres en alto riesgo de contraer VIH/SIDA (IMAP, 2003).

Características de los espermicidas

Eficacia

Tasa de fallos del 20 al 25% (uso típico) en el primer año de uso. La eficacia aumenta si los espermicidas se usan junto con otro método de barrera mecánico, comúnmente el condón, el diafragma o el capuchón cervical.

Restricciones de edad

        

No hay restricciones.

Restricciones de paridad

No hay restricciones.

Mecanismo de acción

Los espermicidas destruyen o inmobilizan a los espermatozoides.


Efectos sobre el riesgo de ITS

Protegen en cierta medida; el uso solamente de espermicidas no es recomendable para protegerse del VIH.


Interacción con otros medicamentos

Ninguna.

Duración de uso

Se usan antes o durante la relación sexual; apropiados para el uso a corto y a largo plazo; las mujeres pueden usar espermicidas durante toda la etapa reproductiva.

Retorno de la fertilidad

Inmediatamente después de discontinuar su uso.

 

Eficacia

La investigación relativa a la eficacia de los espermicidas para reducir la transmisión de las ITS- particularmente el nonoxynol-9 (N-9) - ha revelado resultados contradictorios. Las pruebas de laboratorio realizadas con N-9 constantemente muestran que este espermicida destruye el VIH y otros agentes patógenos de las ITS. Estudios anteriores realizados a pequeña escala sugieren que el N-9 podría proteger contra las ITS. No obstante, los resultados de un estudio de dos años realizado en Camerún, revelaron que cuando existe un alto porcentaje de relaciones sexuales protegidas por condones, el uso de N-9 (dosis baja) no confería protección extra frente a la gonorrea, la clamidia, o el VIH (FHI, 1997). Información presentada en la XIII Conferencia Internacional sobre SIDA indicó que el uso frecuente de altas dosis de N-9 puede ocasionar lesiones de los tejidos, aumentando así el riesgo de contraer alguna infección.

Estos últimos datos indican que el N-9 no es eficaz contra la transmisión del VIH en aquellas mujeres que usan gran cantidad de espermicida de manera frecuente. Basándose en información presentada en la conferencia, los Centros para el Control de las Enfermedades de los Estados Unidos, proponen que las pautas que rigen la prevención del VIH deben ser revisadas con el fin de indicar que el N-9 no debe ser recomendado como un método efectivo para la prevención del VIH. ONUSIDA y los Centros para el Control de las Enfermedades celebrarán reuniones dentro de los próximos meses con el objetivo de hacer una revisión oficial a las pautas de salud pública que rigen el uso del N-9 para la prevención del VIH y para la prevención del embarazo en la población en alto riesgo de infectarse con VIH.

Fuente
Reproducido del sitio Reproductive Health Outlook (RHO)
http://www.icmer.org, 2008 PATH.

 

Más Información en ...