Ejercicios para fortalecer los músculos de la pelvis

 

Incontinencia urinaria en las mujeres
Diagnóstico incontinencia urinaria
Causas de la incontinencia urinaria
Tratamiento de la incontinecia urinaria
Control de la vejiga

Por qué hacer ejercicios para fortalecer los músculos de la pelvis?

Ciertos acontecimientos de la vida, como el embarazo, el parto y el tener sobrepeso, pueden debilitar los músculos de la pelvis. Por suerte, cuando esos músculos se debilitan, usted puede fortalecerlos otra vez.

Los músculos del suelo de la pelvis son como otros músculos. El ejercicio los puede fortalecer de nuevo. Las mujeres que tienen problemas de control de la vejiga pueden recuperar el control con ejercicios para los músculos del suelo de la pelvis, que se llaman ejercicios de Kegel.

Fortalecimiento del piso pélvico para el control de la vejiga

Ejercitar los músculos del suelo de la pelvis durante cinco minutos tres veces al día puede significar una gran diferencia en el control de la vejiga. El ejercicio fortalece los músculos que sostienen la vejiga y mantienen los otros órganos de la pelvis en su lugar.

La pelvis es la parte del cuerpo que se encuentra entre los huesos de la cadera. El límite inferior de la pelvis es la parte que se encuentra entre las piernas y está formada por varias capas de músculos elásticos. Los músculos se adhieren a la parte anterior, posterior y lateral del hueso pélvico.

Son principalmente dos músculos los que hacen el trabajo. El más grande se estira como si fuera una hamaca. El otro tiene forma triangular. Estos músculos evitan la salida involuntaria de orina y materia fecal.

Cómo hacer los ejercicios para los músculos de la pelvis?

Encuentre los músculos adecuados. Esto es muy importante.El médico, la enfermera o el fisioterapeuta le ayudarán a asegurarse de que está haciendo los ejercicios correctamente.

Debe apretar los dos músculos principales que se extienden a lo largo del suelo de la pelvis. Estos son los músculos en forma de "hamaca" y de "triángulo".

Hay tres métodos para comprobar que está ejercitando los músculos adecuados:

  1. Cuando esté orinando, trate de detener la salida de la orina. Si lo puede hacer, eso quiere decir que está usando los músculos adecuados.
  2. Imagine que está tratando de evitar la salida de gas. Contraiga los músculos que usaría para hacerlo. Si tiene la sensación de contracción, quiere decir que esos son los músculos que debe ejercitar.
  3. Acuéstese e introduzca un dedo en la vagina. Apriete como si estuviera tratando de detener la salida de la orina. Si siente que aprieta el dedo, está apretando los músculos correctos.

No apriete otros músculos al mismo tiempo:

Tenga cuidado de no contraer los músculos del abdomen, piernas u otras partes del cuerpo. Contraer los músculos equivocados puede ejercer más presión sobre los músculos que controlan la vejiga. Solo apriete los músculos de la pelvis. No aguante la respiración.

Repítalos, pero no exagere:

Al principio, busque un lugar tranquilo para hacerlos en donde se pueda concentrar bien (en el baño o su cuarto). Acuéstese en el piso. Contraiga los músculos de la pelvis y cuente hasta tres. Relájese y cuente hasta tres. Repita de 10 a 15 veces en cada sesión.

Haga los ejercicios por lo menos tres veces al día:

Hágalos todos los días en tres posiciones: acostada, sentada y de pie. Usted puede hacer los ejercicios mientras está acostada en el piso, sentada frente a su escritorio o parada en la cocina. Hacerlos en las tres posiciones fortalece los músculos.

Tenga paciencia:

No deje de hacerlos. Son solamente cinco minutos, tres veces al día. Es posible que no note ninguna mejoría hasta después de tres a seis semanas. La mayoría de las mujeres notan la mejoría después de pocas semanas.

Ayuda para los ejercicios:

También puede ejercitar los músculos utilizando pesas especiales o biorregulación. Pregúntele a su fisioterapeuta acerca de ellos.

Apriete los músculos y aguante hasta después de estornudar

Si se prepara, puede proteger los músculos de la pelvis para que no se dañen más.

Prepárese antes de estornudar, levantar un objeto o brincar. El aumento súbito de la presión puede dañar esos músculos. Apriételos fuertemente y aguante hasta después de que termine de estornudar, levantar un objeto o brincar.

Después de que usted misma se acostumbre a apretar los músculos de la pelvis durante esos momentos, tendrá menos accidentes.

Recuerde

  • Los músculos débiles de la pelvis a menudo ocasionan problemas de control de la vejiga.

  • Los ejercicios diarios pueden fortalecer los músculos de la pelvis.

  • A menudo esos ejercicios mejoran el control de la vejiga.

  • Pídale consejo al médico o a la enfermera. ¿Está apretando los músculos adecuados?

  • Apriete los músculos de la pelvis antes de estornudar, levantar un objeto o brincar. Esto puede evitar el daño a los músculos de la pelvis.

 

Fuente
National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse
http://www.niddk.nih.gov

Geosalud, revisado el 01 de marzo del 2014

 

Más información …

 

 

 

Aviso

La información que usted encontrará en este artículo no pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o transtorno en su salud.

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico

 

 

Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Profesionales en Salud Pregunte al Medico