Detección del Virus del Papiloma Humano VPH en Hombres Mediante Citología de Raspado Uretral Utilizando la Citología en Fase Líquida

Página 1 | 2

Epidemiología virus papiloma
Infección por virus papiloma
Infección VPH en hombres
Prueba de Papanicolaou
Pruebas detección virus papiloma humano
Vacuna virus papiloma humano

En los últimos treinta años se ha observado un incremento notable en la prevalencia de la infección por el virus del papiloma humano (VPH), tanto en sus formas clínicas o condilomas, como en sus formas de expresión subclínicas, identificables solamente mediante cambios celulares detectados en citologia y colposcopia.

Las lesiones de tracto genital inferior como los carcinomas de estas regiones están influenciados por el virus del papiloma humano, siendo este la causa en un 99% de los casos. Hoy en día se acepta que tanto los carcinomas de pene como de cervix son enfermedades de transmisión sexual ya que tienen su origen en el virus del papiloma humano.

La introducción hace aproximadamente 50 años de la citologia de Papanicolaou como técnica de cribado ha producido una importante disminución en las tasas de incidencia y mortalidad por cáncer de cervix y pene, y con la introducción en la época de los 90 de la citologia en fase liquida estas tasas de incidencia se han reducido aun más. Por otra parte la citología detecta un número no despreciable de lesiones celulares que carecen de significado clínico. Dentro de este grupo se encuentran los cambios citológicos producidos por las infecciones transitorias por virus del papiloma humano o las lesiones escamosas intraepiteliales de bajo grado.

Actualmente la citología se utiliza con cuatro indicaciones precisas que son:

1. Como método de detección primaria,
2. Valoración pronóstica y de seguimiento de las lesiones de bajo grado.
3. Control de curación post tratamiento.
4. Evaluación de lesiones de significado incierto que pueden llegar a desarrollar lesiones de bajo grado. (ASCUS Y AGUS).

Los virus del papiloma humano son miembros de la familia papovaviridae, pequeños virus compuestos de ADN, de 8000 pares de bases. Su estructura, es compartida por más de 100 tipos secuenciados hasta la fecha y consta de varios genes, unos de expresión temprana y 2 genes de expresión tardía, cuya expresión se traduce en proteínas implicadas en la regulación y replicación viral. De todos los tipos de virus secuenciados hasta la fecha aproximadamente 40 tipos infectan el área ano genital, de éstos, unos 15 a 20 tipos provocan o evolucionan hacia carcinomas. La gran mayoría de virus que causan carcinomas están asociados a los serotipos 16 y 18, mientras tanto los serotipos 6 y 11 son los que más se relacionan con patologías de tipo condilomatosa.

Los virus de papiloma humano al igual que otro gran número de virus aprovechan la maquinaria celular para replicarse, es decir son afines por los epitelios (epiteliotróficos). Al infectarse la persona el virus se desplaza a las células más profundas de los epitelios (es decir las células basales que dan origen a los diferentes tejido como la piel del pene o la piel de la vulva o cuello del útero). Ahí permanecen en forma latente (episoma), durante un período que puede variar de 6 meses a dos años en promedio. Aunque este periodo depende del sistema inmunológico de la persona infectada, es decir, podría acortarse o extenderse.

En determinadas circunstancias fisiológicas de permisividad inmunológica, es decir, cuando las defensas del cuerpo se bajan, y tras un periodo de persistencia de la infección, generalmente largo, las partículas de ADN viral que se encuentran en el citoplasma celular de las células basales, sufre un proceso de integración dentro del núcleo de la célula y con ello una serie de transformaciones en el núcleo celular que llevan a provocar un cambio tumoral de esta.

Los tipos de virus del papiloma humano que afectan a mucosas se transmiten predominantemente por vía sexual. Se han descrito otras formas alternativas de transmisión como son la vertical o materno-fetal y horizontal.

Factores de Riesgo de Infección por VPH

  • La Edad.Existen factores de riesgo para desarrollar la infección como lo son la edad. La prevalencia de la infección, en la población en general, disminuye con la edad reflejando el carácter de enfermedad de transmisión sexual. Esto debido a que en las personas menores de 40 años es donde se da la mayor actividad sexual.
  • El mayor riesgo de infección por el virus del papiloma humano se relaciona con el inicio temprano de las relaciones sexuales, el elevado numero de compañeros sexuales a lo largo de la vida, el cambio reciente de compañero sexual, o el contacto sexual con una persona de alto riesgo, es decir, aquella con historia de promiscuidad o el caso de varones que tienen contactos con mujeres que ejercen la prostitucion.

Factores Protectores de la Infección por VPH

Algunos estudios indican que la circuncisión (eliminar el prepucio por medio de cirugía), disminuye sustancialmente el riesgo de infección por el virus del papiloma humano.

Los métodos de barrera como el uso del preservativo pueden disminuir el riesgo de infección, aunque es común ver infecciones por el virus del papiloma humano en la base del pene ya que el preservativo no protege esta área que puede contaminarse durante el acto sexual.

Transmisión del Virus del Papiloma Humano

Los estudios sobre la historia natural de la infección por virus del papiloma humano evidencian que un número importante de hombres y mujeres jóvenes se infectan en las edades de mayor actividad sexual. La mayoría de estas infecciones tiene una resolución espontánea y sin consecuencias. La persistencia del virus del papiloma humano es de un 5% a un 10%, en personas luego de los 30 años. Este subgrupo representa el de mayor riesgo para desarrollar lesiones escamosas intraepiteliales de alto grado y cáncer. (Ver Epidemiología del Virus del Papiloma Humano)

Con el desarrollo de las técnicas de biología molecular y su amplio uso en estudios epidemiológicos se ha podido estimar que de un 2 a un 20% de la población mundial es portadora oculta del virus del papiloma humano.

Considerando la estrecha relación entre la infección por virus del papiloma humano y las displasias cervicales, es fundamental recalcar la influencia del compañero sexual (varón) en la epidemiología de esta enfermedad. Se ha calculado estadísticamente la proporción de compañeros sexuales (varones) que tienen infección subclínica posterior a la exposición sexual con mujeres portadoras de lesiones clínicas: la detección completa y precisa de infección viral subclínica con potencial oncogénico en el hombre, requiere utilizar pruebas de biología molecular y confirmación citologica o histológica.

El tiempo transcurrido entre la infección por virus del papiloma humano y la aparición de cáncer de cervix o pene es de aproximadamente unos 10 a 15 años. En conjunto se considera que un 80-90% de las infecciones se resuelven espontáneamente y de un 10-20% persisten y evolucionan a cáncer.

Los virus de papiloma humano han sido estudiados en la génesis de otros tumores como lo son los del canal anal, los carcinomas de la vulva en la mujer, cuyos casos atribuibles al virus del papiloma humano es de un 30-70%. Los carcinomas de vagina que muestran marcadores virales en un 40-50% de los casos. El carcinoma de pene que tiene de un 70-80% de casos. Los carcinomas de cavidad oral y orofaringe, se involucra en el 25% de los casos y los carcinomas de piel, dado que los virus del papiloma humano son dermato-trópicos están claramente implicados en los casos diagnosticados en pacientes con un carcinoma llamado epidermodisplasia verruciforme.

Manifestaciones Clínicas de Infección por virus papiloma humano (VPH)

Las infecciones por virus del papiloma humano se pueden expresar en forma clínica, subclínica o latente. La manifestación clínica habitual de la infección son los condilomas acuminados, verrugas genitales, papilomas venéreos o verrugas venéreas.

La infección subclínica de virus del papiloma humano es de gran importancia ya que al no ser aparentes las lesiones, se facilita el contagio. Las lesiones pueden objetivarse mediante visión colposcópica tras la aplicación de acido acético siendo en general planas y múltiples. La gran mayoría de las lesiones por virus del papiloma humano son de tipo plano ya sea en el cervix o en el pene y no se evidencian, solo mediante la citologia (convencional o en fase liquida), o la colposcopia. La infección latente no tiene evidencia clínica, ni por medios histológicos, por lo que se hace necesario detectarla mediante la determinación del ADN viral.

La prevalencia de infección subclínica por virus del papiloma humano se ha estimado en países como Estados Unidos, en la edad de mayor actividad sexual y fue de un 40% con una tasa de infección anual del 10-15%. En mujeres mayores de 30 años, la prevalencia se reduce al 5-10% siendo la duración media de la infección de 8-10 meses.

En diferentes estudios de varones compañeros de mujeres con lesiones cervicales por virus del papiloma humano se demostró que el 88% tenían signos histológicos de condilomas, de los cuales el 72% eran en forma subclínica es decir no había ningún tipo de lesión visible o síntoma. Otros estudios han demostrado que hasta el 66% o mas de los compañeros de mujeres con neoplasias intraepiteliales cervicales tienen infecciones subclínicas por virus del papiloma humano en el pene.

En realidad se sabe muy poco de la prevalencia de la infección subclínica y clínica por virus del papiloma humano en varones en nuestro país y en general en genitales masculinos a nivel mundial, ya que no existe una prueba diagnostica patrón. Ningún método por si solo puede detectar la totalidad de las infecciones por virus del papiloma humano.

Prevención de la Infección por VPH

Para prevenir con eficacia el cáncer de pene y cervix, se requiere el cumplimiento estricto del protocolo de prevención secundaria que incluye: 1) cribado, 2) diagnóstico, 3) tratamiento, 4) seguimiento, tanto de las lesiones intraepiteliales de alto grado con potencial de evolucionar a cáncer como del carcinoma en etapas tempranas.

El cribado poblacional es un trabajo de salud pública cuya finalidad debe ser modificar la morbilidad y/o mortalidad de la población en una determinada enfermedad. Una técnica de cribado no es una técnica diagnóstica. El test de cribado debe ser fiable, sencillo, reproducible, cómodo y barato. Para conseguir un impacto sobre la mortalidad debe conseguir una cobertura mínima del 70% sobre la población a cribar. La técnica validada para cribado poblacional del cáncer de cervix es la citología. Su eficacia y eficiencia han sido corroboradas ampliamente en los países en los que se ha aplicado de una forma programada, sistemática y continuada.

Para obtener buenos resultados en la citología es requisito que la toma sea correcta, obteniendo el material directamente del sitio donde se realiza la toma ya sea endocervix, exocervix, uretra peniana o pene. Aun siendo una técnica sencilla, la citologia requiere numerosos pasos desde que se practica la toma hasta que se recibe el informe. En cada uno de ellos puede ocurrir un error que sea la causa de un falso resultado. La mayoría de los errores ocurren al tomar la muestra aproximadamente 2/3, el resto de los errores 1/3 ocurren en el laboratorio o bien en el proceso de lectura.

Continuar leyendo aqui Citología de Raspado Uretral

 

1 | 2

Siguiente >>

Si desea leer mas sobre el tema de Virus de Papiloma Humano visitar las siguientes páginas:

Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico