Anticoncepción de Emergencia
Resumen


Dra. Soledad Díaz
Instituto Chileno de Medicina Reproductiva (ICMER)
Marzo, 2001.

Definición de Anticoncepción de Emergencia:

Son métodos anticonceptivos que las mujeres pueden utilizar en los días siguientes a un coito no protegido con el fin de evitar un embarazo no deseado. Las pastillas para la Anticoncepción de Emergencia (AE) son eficaces e inocuas y no tienen contraindicaciones médicas (Organización Mundial de la Salud, Anticoncepción de Emergencia, Guía para prestación de servicios, Ginebra, 1999).

Métodos usados:

Se usan pastillas de levonorgestrel solo o pastillas combinadas de estradiol y levonorgestrel. Ambas contienen las mismas hormonas que se usan como anticonceptivos en forma regular. La diferencia es que se administran en dosis más altas y solamente dentro de las 72 horas que siguen a la relación no protegida. Las pastillas de levonorgestrel solo (las que se están registrando en Chile) son más efectivas y tienen menos efectos molestos que las combinadas (OMS, The Lancet Vol. 352, No. 9126, pág. 428-433).

Las pastillas para AE están aprobadas por la OMS y las agencias regulatorias de Europa, Norte América, muchas de las de Asia y de América Latina. Se incluyen en el manejo de los casos de violación en la mayoría de los países, siendo Chile una de las pocas excepciones.

Beneficios de la AE:

La AE permite evitar embarazos no deseados, cuando no se han usado otros métodos antes del acto sexual o en el caso de una violación. En estos casos, la AE es el último recurso para evitar un aborto provocado o las consecuencias que tiene para un niño, la mujer y la familia un nacimiento no deseado. Esto es importante en Chile, desde la perspectiva de salud pública y personal, dado el elevado número de abortos provocados, embarazos en adolescentes e hijos no deseados, abandonados o maltratados.

Este método presta especial ayuda a las mujeres que han sido violadas y quieren evitar un embarazo. En Chile, las mujeres que han sido violadas están prácticamente obligadas a correr el riesgo de embarazarse por no tener la AE como una opción. Sin embargo, el uso de cualquier tipo de anticoncepción en caso de violación ha sido aceptado por importantes teólogos católicos como legítima defensa contra las posibles consecuencias de una agresión injusta (P. Palazzini, F Hurth y F. Lambruschini, Studi Cattolici 5: 64-72, 1961).

Eficacia Anticonceptiva:

Se ha estimado que, de cada cien mujeres, ocho se embarazan cuando hay un acto sexual único en la segunda o tercera semana de un ciclo menstrual. Cuando usan las pastillas de levonorgestrel, sólo se embaraza una, es decir, la AE previene entre el 80% y el 90% de los embarazos. Cuando el levonorgestrel se usa en las primeras 24 horas, es casi 100% efectivo y su eficacia disminuye paulatinamente a lo largo de las 72 horas recomendadas para su uso. En la mayoría de los embarazos que se evitan, el acto sexual ha precedido a la ovulación (OMS, Lancet Vol. 352, No. 9126, pág. 428-433).

Mecanismo de acción:

Las pastillas para AE no producen aborto ya que, una vez establecido un embarazo, este método anticonceptivo no puede interrumpirlo. No hay evidencia científica de que inhiban la implantación. Se ha demostrado que el levonorgestrel inhibe la penetración de los espermatozoides en el tracto genital de la mujer, efecto que se produce pocas horas después de su ingestión. Si se toma en la fase previa a la ovulación, puede postergarla o impedirla (Croxatto HB y col. Contraception, en prensa).

Para comprender mejor el mecanismo de acción es importante considerar algunos datos de la biología:

  • Se producen cambios importantes a lo largo del ciclo menstrual de la mujer, de modo que el efecto de las hormonas depende del día en que se administran.
  • Entre una relación sexual y la fecundación transcurren entre uno y seis días, lo que permite a las patillas de AE actuar antes de la fecundación. Por eso, son más efectivas mientras antes se tomen (OMS, The Lancet 353, No. 9154: 721).
  • Solo el 20-25% de las mujeres fértiles que desean un nuevo embarazo y tienen relaciones sexuales durante todo el ciclo menstrual, logran el embarazo. Este porcentaje es aún menor, 0% a 4%, en los primeros ciclos durante la lactancia exclusiva (Díaz y col. Contraception 43:335-362 y Fertility & Sterility 58:498-503, 1992). Estos datos muestran claramente que no todos los actos sexuales conducen al embarazo y que, en condiciones normales, diversos mecanismos interfieren con la fecundación, la implantación y el inicio de un embarazo.

Aceptabilidad de la AE:

Se recogió la opinión de personas que podrían necesitar AE, y de quienes podrían entregar información o servicios sobre este método como parte de su actividad profesional. (Instituto Chileno de Medicina Reproductiva y Organización Mundial de la Salud, Proyecto Aceptabilidad de la AE en Tres Países Latinoamericanos). La mayoría de las personas que participaron mostraron una actitud positiva hacia este método, considerando que su disponibilidad podría contribuir a atenuar problemas graves de salud pública en el país (aborto provocado, embarazo en adolescentes, consecuencias de los embarazos no deseados), y que es una alternativa anticonceptiva que las mujeres tienen derecho a conocer y usar. Algunos, en una postura más conservadora, opinaron que la AE es una alternativa sólo para situaciones específicas, como violación, o iniciación sexual sin protección anticonceptiva, considerando que la AE sería un "mal menor" frente al aborto provocado o los embarazos no deseados. Sólo pocas personas se opusieron a su uso por creer que es un método micro-abortivo o que promovería el libertinaje sexual de los jóvenes.

Derechos humanos y AE:

El decidir cúando y cúantos hijos tener es un derecho humano, como lo es el evitar el embarazo producto de una agresión sexual. Los métodos anticonceptivos, dentro de los cuales está la AE, deben ser accesibles para las mujeres y las parejas que los necesiten. Es responsabilidad de los Gobiernos facilitar este acceso e implementar programas de planificación familiar que cuenten con alternativas para cada situación de vida o condición médica. Chile se comprometió con este objetivo al suscribir los acuerdos de las Conferencias de Cairo y Beijing.

Si desea leer más artículos sobre anticoncepción de emergencia de clic en la siguiente dirección:

http://www.geosalud.com/antic_emergencia/index.htm


Aviso

La información que usted encontrará en este artículo no pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o transtorno en su salud.

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico



Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico