Consejos Sobre la Artritis

 

Qué es artritis?
Tipos de artritis
Artritis juvenil
Diagnóstico de la artritis
Tratamiento de la artritis
Osteoartritis

La artritis es una de las enfermedades más comunes. Afecta a millones de adultos y a la mitad de la población mayor de 65 años.

La artritis produce dolor y pérdida de movimientos. Puede afectar las coyunturas en cualquier parte del cuerpo. Frecuentemente es una enfermedad crónica, lo que quiere decir que puede afectarle por un largo período. Los tipos más serios de artritis pueden causar inflamación, calor, enrojecimiento y dolor.

Hay más de 100 tipos diferentes de artritis, muchos síntomas y distintos tratamientos. Los científicos no conocen el origen de la mayoría de los tipos de artritis, pero conocen algunos mejor que otros.  

Síntomas

Los síntomas de la artritis son:

  • Inflamación de una o más articulaciones,
  • Rigidez alrededor de las articulaciones, que dura por lo menos 1 hora temprano en la mañana,
  • Dolor o sensibilidad constante o frecuente en una articulación,
  • Dificultad para utilizar o mover una articulación normalmente,
  • Calor y enrojecimiento en una articulación.

Si cualquiera de estos síntomas le dura más de 2 semanas, consulte con su médico o un especialista en la artritis (reumatólogo). El médico le hará preguntas sobre la historia de sus síntomas y le realizará un examen físico. El médico puede tomar radiografías o hacer pruebas de laboratorio antes de ordenarle un plan de tratamiento.

¿Qué Más Puede Usted Hacer?

Además de tomar las medicinas apropiadas el ejercicio es muy importante en el manejo de los síntomas de la artritis. Los ejercicios diarios, tales como caminar o nadar, ayudan a mantener las articulaciones en movimiento, reducen el dolor y fortalecen los músculos alrededor de las articulaciones. El descanso también es importante para las articulaciones afectadas por la artritis.

Hay tres tipos de ejercicios recomendados para las personas con artritis:

Ejercicios de movimientos amplios (por ejemplo, bailar) ayudan a mantener el  ovimiento normal de las articulaciones y alivian la rigidez. Este tipo de ejercicios también le ayudan a mantenerse flexible.

Ejercicios de fortalecimiento (por ejemplo, entrenamiento con pesas) ayudan a mantener o aumentar la fortaleza de los músculos. Los músculos fuertes pueden ayudar a apoyar y proteger las articulaciones afectadas por la artritis.

Ejercicios aeróbicos o de resistencia (por ejemplo, montar en bicicleta) mejoran el estado cardiovascular, ayudan a controlar el peso y mejoran la función general. Algunos estudios muestran que los ejercicios aeróbicos también pueden reducir la inflamación en algunas articulaciones.

El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento (NIA) tiene un video de 48 minutos que le muestra cómo empezar y seguir un programa de ejercicios sin riesgo. El Instituto también tiene un libro de ejercicios de 107 páginas. Llame al 1-800-222-2225 (TTY: 1-800-222-4225) para más información. Antes de empezar cualquier programa de ejercicios hable con su médico o especialista en el cuidado de la salud.

Además del ejercicio, algunas personas han encontrado otras maneras para ayudar a liviar el dolor alrededor de las articulaciones, tales como la aplicación de calor o frío, sumergirse en una tina, nadar en una piscina de agua caliente y controlar o perder el exceso de peso. Controlar el peso es muy importante para las personas que tienen artritis, porque el sobrepeso ejerce presión adicional en muchas articulaciones. La pérdida de peso puede reducir la presión sobre las articulaciones y ayuda a prevenir mayores daños.

Su médico puede aconsejar la cirugía cuando el daño en las articulaciones produce invalidez o cuando otros tratamientos no disminuyen el dolor. Los cirujanos pueden reparar las articulaciones dañadas o reemplazarlas con articulaciones artificiales. En las operaciones más comunes, los cirujanos reemplazan caderas y rodillas.

Remedios de Efectividad no Comprobada

Muchas personas con artritis utilizan remedios cuya efectividad no ha sido probada. Algunos de estos remedios son dañinos, tales como el veneno de serpientes. Otros, como las pulseras de cobre, no producen ningún daño pero también son inútiles. La seguridad de muchos de estos remedios es desconocida.

Algunas personas prueban suplementos dietéticos, tales como la Glucosamina y la Chondroitina, para aliviar el dolor de la artritis. Los científicos están estudiando éstos y otros tratamientos alternativos para averiguar si son efectivos y si no tienen riesgo. Es necesario tener más información antes de hacer cualquier recomendación.

Las siguientes son algunas indicaciones de que la eficacia de un remedio no ha sido comprobada:

  • El remedio se anuncia, como una loción o una crema, que sirve para todos los tipos de artritis y otras enfermedades;
  • El apoyo científico proviene únicamente de una investigación; o
  • La etiqueta no tiene instrucciones sobre su uso o advertencias sobre efectos secundarios.

 

Fuente
National Institute on Aging
U. S. Department of Health and Human Services
National Institutes of Health
January 2002
http://www.niapublications.org/agepages/arthritis-sp.asp

 

Artículos relacionados:

  • Artritis
  • Artritis Juvenil
  • Antiinflamatorios no Esteroideos (AINES)
  • Consejos Sobre la Artritis
  • Tratamiento Efectivo de su Artritis
  • Osteoartritis
  • Rheumatoid Arthritis and Osteoporosis
  • Osteoporosis and Arthritis

  • Qué es la Gota?
  • Gota
  • Acido Urico
  • Lupus
  • Fibromialgia
  • Polimialgia Reumática
  • Arteritis de Células Gigantes
  •  

    Siganos en  Facebook
    Suscríbase
    a Nuestro Boletín
    Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
    Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
    Profesionales en Salud Pregunte al Medico