Menopausia y sexualidad

la menopausia y los Problemas sexuales

En los años alrededor de la menopausia la mujer puede experimentar cambios en su vida sexual.

Algunas mujeres dicen que disfrutan más del sexo después de la menopausia ya que no tienen que preocuparse por quedar embarazadas. Otras mujeres dicen que piensan en sexo con menor frecuencia o no lo disfrutan tanto.

Los cambios en la sexualidad en ese momento de la vida tienen varias causas, incluyendo:

  • La disminución de las hormonas puede hacer que los tejidos vaginales esten más secos y delgados, lo que puede hacer que el sexo sea incómodo.
  • La disminución de las hormonas pueden reducir el líbido.
  • La sudoración nocturna puede perturbar el sueño de una mujer y dejarla cansada para tener sexo.
  • Los cambios emocionales pueden hacer que una mujer se sienta demasiado estresada para tener sexo.


Tenga en cuenta que el estar menos interesada en el sexo a medida que se envejece no es una condición médica que requiere de tratamiento. Pero si usted se siente molesta por los cambios sexuales, puede obtener ayuda.

No sea tímida al hablar con su médico o enfermera.


Cambios en el estilo de vida

Algunos pasos simples le pueden ayudar con los problemas sexuales que enfrenta en este momento:

  • Reciba tratamiento para cualquier problema médico que tenga. Su estado general de salud puede afectar su salud sexual. Por ejemplo, usted necesita arterias sanas para suministrar sangre a la vagina.
  • Trate de hacer ejercicio. La actividad física puede aumentar su energía, levantar el ánimo y mejorar su imagen corporal, todo esto puede ayudarla a tener mayor interés sexual.
  • No fume. El hábito de fumar cigarrillos puede reducir el flujo de sangre a la vagina y los efectos del estrógeno, los cuales son importantes para la salud sexual.
  • Evite las drogas y el alcohol. Estos pueden retardar la forma en que su cuerpo responde.
  • Trate de tener sexo más a menudo. El sexo puede aumentar el flujo de sangre a la vagina y ayuda a mantener los tejidos saludables.
  • Dese tiempo para excitarse durante las relaciones sexuales. La humedad producto de la excitación protege los tejidos. Evite las relaciones sexuales si tiene irritación vaginal.
  • Practique ejercicios pélvicos de suelo. Estos pueden aumentar el flujo de sangre a la vagina y fortalecer los músculos que intervienen en el orgasmo. Se recomienda la lectura de Fortalecimiento de los músculos de la pelvis con los ejercicios de Kegel
  • Evite los productos que irritan la vagina. Los baños de burbujas y jabones fuertes pueden causar irritación. No use duchas vaginales. Si experimenta resequedad vaginal, los medicamentos para la alergia y el resfriado pueden agravar el problema.


opciones de tratamiento

Discuta sus síntomas y problemas de salud personal con su médico para decidir si una o más opciones de tratamiento son adecuadas para usted.

Si tiene problemas de resequedad vaginal:

  • Use un lubricante vaginal a base de agua cuando tiene relaciones sexuales para disminuir la molestia.
  • Use una crema hidratante vaginal, esta puede ayudar a recuperar la humedad en los tejidos vaginales.
  • Los medicamentos recetados que se colocan en la vagina de la mujer pueden aumentar la humedad y la sensación. Estos incluyen las cremas de estrógeno, tabletas o anillos. Si usted presenta una resequedad vaginal severa el tratamiento más efectivo puede ser la terapia hormonal de la menopausia.


Si la falta de deseo sexual l es un problema:

  • El tratamiento de la sequedad vaginal puede ayudar. Hablar con su pareja o hacer cambios en el estilo de vida pueden ayudar.
  • Algunas mujeres prueban productos como pastillas o cremas que contienen la hormona masculina testosterona o productos similares. La FDA de los Estados Unidos no ha aprobado estos productos para el tratamiento de la reducción del deseo sexual femenino ya que no hay suficiente investigación que pruebe su seguridad y eficacia.
  • La FDA ha aprobado la terapia hormonal para la menopausia para los síntomas como los sofocos, pero la investigación no ha demostrado que la terapia hormonal para la menopausia aumente el deseo sexual.


Hable con su pareja

Hablar con su pareja acerca de sus cambios sexuales puede ser muy útil.

Algunos posibles temas para discutir incluyen:

  • Lo que se siente bien y lo que no.
  • El tiempo en el que usted se siente más relajada.
  • Cuales posiciones son más cómodas.
  • Si usted necesita más tiempo para excitarse de lo acostumbrado.
  • Cualquier preocupación que tenga sobre la forma en que su apariencia puede estar cambiando.
  • Maneras de disfrutar de la conexión física diferentes a la relación sexual, como por ejemplo el masaje.

Hablar con su pareja puede fortalecer su relación sexual y su conexión en general. Si usted necesita ayuda, considere reunirse con un consejero o terapeuta sexual para terapia individual o de pareja.

Fuente

GeoSalud, 22 de agosto del 2014