Osteoporosis

Dr. Luis Jiménez Briceño
Endocrinólogo

El sistema esquelético cumple funciones importantes, no sólo desde el punto de vista mecánico sino también metabólico:

  • es el “armazón” sobre el cual se fijan los tendones y músculos
  • sirve de “palanca” para que los músculos puedan ejercer su efecto de mover segmentos del cuerpo
  • sirve de protección a órganos internos (cerebro, pulmones, etc.)
  • nos da las proporciones corporales adecuadas para tener una presencia agradable y adaptada al medio ambiente
  • sirve de reserva de calcio para las necesidades diarias

El hueso es el tejido que conforma al sistema esquelético. Está formado por varios componentes a saber:

  • un componente inorgánico: minerales (calcio, fósforo, magnesio, etc)
  • un componente orgánico proteínas, grasas y otros.
  • un componente celular vivo: células propias del hueso

Cada uno de estos componentes cumple una función importante:

  1. Los minerales le brindan fortaleza, y dureza al hueso
  2. Las proteínas y otros componentes orgánicos sirven para dar el armazón que sirve de sustento a los minerales. Es decir, sirven de molde sobre el cual el organismo deposita los minerales en forma ordenada
  3. El componente celular sirve para darle mantenimiento al hueso y sirve como sensor de lo que sucede en el resto del organismo, pudiendo así adaptarse a las necesidades y órdenes que el medio ambiente impone al hueso.

Al nacimiento, el hueso está muy pobremente mineralizado. Es un hueso formado por componentes orgánicos principalmente. El recién nacido es entonces alimentado con leche materna y otros alimentos, y es de allí donde el hueso toma los minerales y otros componentes que le permiten crecer, ensancharse y fortalecerse.

Este proceso de formación del esqueleto humano dura varias décadas: usualmente se llega a obtener la mayor cantidad de masa ósea alrededor de los 30 años de edad. La calidad de hueso que una persona llegue a tener está determinada genéticamente (por la herencia) y por factores ambientales y personales (alimentación, ejercicio, uso de tabaco o licor en exceso, enfermedades, medicamentos, etc).

Posterior a que una persona llega a obtener su “masa ósea máxima” alrededor de los 30 años de edad, inicia un proceso lento de deterioro del hueso, en donde se va perdiendo la masa ósea que se ha ido obteniendo previamente. Ello se debe a que los procesos celulares dentro del hueso se van alterando.

Para poder explicar lo anterior, hablaremos rápidamente del proceso de remodelamiento óseo.

El hueso no está exento de traumas, maltratos, agresiones, y el envejecimiento. Al igual que la mayoría de nuestros tejidos, debe ser renovado constantemente. Caso sencillo de entender es el de la piel, órgano expuesto a contaminantes, radiación solar, calor, etc. La piel dañada descama y el cuerpo se encarga de producir una nueva piel. Lo mismo sucede en el hueso, gracias a la participación de dos células:

  • el osteoclasto: célula con capacidad de destruir hueso dañado
  • el osteoblasto: célula con capacidad de formar hueso nuevo.

Luego de un ejercicio físico como bailar, por ejemplo, el hueso habrá sufrido muchos pequeños daños, indoloros, imperceptibles por nosotros. Son microfracturas (fracturas muy pequeñas, que sólo con microscopios muy potentes pueden ser vistas). Esas zonas son inmediatamente destruidas por el osteoclasto, quien deja una laguna o “pequeño hueco” en el hueso. Inmediatamente los osteoblastos llegan y forman hueso nuevo, tapando esa laguna. Así, el hueso se ha renovado en su totalidad.

Con los años, especialmente después de los 30-40 años de edad, éste ciclo de remodelamiento se comienza a desbalancear. Los osteoclastos destruyen más cantidad de hueso de lo que deberían, o los osteoblastos van perdiendo la capacidad de rellenar las zonas que el osteoclasto ha destruido. Eso conduce a la pérdida de la masa ósea en diversos grados, que pueden llegar a la Osteoporosis.

Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad del esqueleto, en donde el hueso va perdiendo lentamente sus componentes, hasta tornarlo en un hueso de menor calidad, y más expuesto a fracturarse con mayor facilidad.

Es una enfermedad que puede afectar a personas de cualquier edad, tanto mujeres como hombres. No obstante, su mayor incidencia se ve en mujeres después de los 50 años de edad, momento en que es usual que ocurra la menopausia. La menopausia no tratada en forma adecuada puede deteriorar rápidamente el hueso de la mujer.

La osteoporosis la mayoría de los casos es indolora. Se manifiesta por fracturas fáciles:

  • disminución de estatura, y formación de “joroba” en la espalda debido a que la columna se va fracturando lentamente
  • fractura de cadera: con elevado riesgo de mortalidad o discapacidad
  • fractura de muñeca
  • otras fracturas.

Esta es una enfermedad que usualmente no se detecta a tiempo, ya que muchas veces no duele, o porque se piensa que las jorobas, disminución de estatura o fracturas son cosa “normal” con los años. No obstante, estamos mencionando que se trata de una enfermedad, así que deberíamos prevenirla, detectarla y tratarla a tiempo.

De allí la importancia de conocer los factores de riesgo para la osteoporosis:

  • sexo: la mujer sufre mayor riesgo que el varón, de sufrirla
  • raza: las personas blancas o asiáticas tienen mayor riesgo que la población negra
  • edad: a mayor edad, mayor probabilidad
  • menopausia no tratada: es causa principal de osteoporosis
  • menopausia prematura no tratada
  • tabaco en exceso
  • licor en exceso
  • herencia: la osteoporosis se hereda, o la tendencia a sufrirla
  • mala alimentación
  • enfermedades crónicas: cirrosis, insuficiencia renal, hipertirodismo, etc
  • medicamentos: cortisona, algunos medicamentos para epilepsia, etc
  • amenorrea: mujer joven quien sufre de atrasos menstruales importantes
  • otros

La osteoporosis se debe prevenir, y diagnosticar a tiempo.

Diagnóstico de la osteoporis.

Para el diagnóstico se cuenta con:

  • ultrasonido de talón. Constituye una prueba de “tamizaje” para detección del problema.
  • densitometría dexa de cadera y columna. Es la mejor de todas las opciones de diagnóstico, y de seguimiento de pacientes con osteoporosis

La radiografía convencional no es buen método de diagnóstico ya que detecta la osteoporosis tardíamente, y no es capaz de darnos información cuantitativa (cantidad de mineral que hay en el hueso)., Tampoco sirve para evaluar respuesta al tratamiento.

La cuantificación de calcio en sangre, no es método de diagnóstico de osteoporosis. La mayoría de persona con osteoporosis tendrán niveles de calcio normales en sangre.

Tanto el ultrasonido de talón como la densitometría de cadera y columna son métodos totalmente indoloros, en donde no se requiere preparación especial, y en donde no se introduce agujas al paciente, ni se ubica en cámaras cerradas. Son pruebas muy cómodas para el paciente, y seguras.

En el caso del ultrasonido de talón, se utiliza un equipo computarizado en el que el o la paciente coloca su pie. Un par de tapones de silicón sujetan el talón, y hacen pasar una onda de ultrasonido a través del hueso, durante unos pocos segundos. El equipo cuantifica la cantidad de calcio en el hueso, y brinda un reporte del estado de calcificación del hueso del talón. Este reporte, junto con la evaluación médica e historia clínica obtenidas por el médico especialista, serán los que definan la conducta a seguir.

La prueba de talón, por lo tanto, es una prueba de tamizaje, o de muestreo, para definir la conducta a seguir con el o la paciente.

La densitometría DEXA es el método de elección para diagnóstico de la osteoporosis, y para el seguimiento de los pacientes. Con ella se evalúan zonas más extensas de hueso, especialmente la columna lumbar y cadera. Es posible evaluar también el antebrazo y esqueleto completo, según la indicación médica. Para éste examen no se requiere preparación especial. Tampoco se requiere de inyecciones ni introducir a la persona en ninguna cámara cerrada. En pocos minutos, el médico especialista tendrá los resultados, y junto con la evaluación clínica podrá dar sus recomendaciones de tratamiento y seguimiento.

Para la osteoporosis se han desarrollado diversos medicamentos, que mejoran la calidad del hueso, y junto con la orientación general que el médico haga, pueden reducir el riesgo de fracturas al paciente.

Tratamiento de la osteporosis

Los medicamentos que se utilizan para el tratamiento y prevención de la osteoporosis son diversos y pertenecen a diversos grupos farmacológicos:

  • terapia hormonal substitutiva: estrógenos, progesterona, tibolona,
  • bifosfonatos
  • calcio
  • vitamina D y análogos
  • raloxifeno
  • calcitonina sintética de salmón
  • esteroides anabólicos

Para información detallada sobre este tema se recomienda la lectura de Terapia de la osteoporosis

Dr. Luis Jiménez Briceño, Endocrinólogo
Tel. (506)253-2527 y (506)253-2642.
San José, Costa Rica.

Artículos relacionados

 

Temas Relacionados

 


Aviso

La información que usted encontrará en este artículo no pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o transtorno en su salud.

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico


Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico