Cuidado de los Pies del Diabético       

 

Todos los pacientes diabéticos requieren conocer determinados aspectos con relación a sus pies para evitar las complicaciones.   La obesidad, vida sedentaria, hipertensión arterial, tabaquismo, alteraciones de las grasas en la sangre (colesterol , triglicéridos ), falta de higiene, así como calzado inadecuadoson factores de riesgo para desarrollar pie diabético o agravantes de su estado.

A continuación pasamos a describir las instrucciones para el paciente diabético y su familia para el cuidado del pie.

1. Inspeccionar el pie diariamente en busca de lesiones como, ampollas, fisuras, callos, áreas inflamadas, infección por hongos, signos de presión del zapato, signos de  cortes y magulladuras y heridas cutáneas abiertas entre los dedos.

Utilice un espejo para la revisar la planta del pie y evite caminar descalzo. 

2. Lavarse los pies diariamente con jabón, agua tibia y un cepillo blando.   Utilización de los tipos de jabón dependiendo de los casos:
  1. Neutros, con Ph entre 6,5 y 7, en los pies con piel con una superficie continua.
  1. Ácidos, con un Ph no inferior a 5, que, al ser más antisépticos estarán indicados en pieles maceradas, agrietadas y con prurito, picor. Indican alteraciones que pueden aparecer con una infección. Su desventaja está en que resecan y, por consiguiente no se pueden utilizar de manera continuada.
  1. Hidratantes, Su Ph es neutro y están compuestos de sustancias hidratantes, como cebada, avena o glicerina, lanolina, vitamina E, aceite de coco, oliva. Pueden utilizarse como jabón de baño en la higiene habitual de los pies.
  1. Exfoliantes y antisépticos, como los que contienen arcilla, que además tiene un poder antiinflamatorio al igual que los jabones de manzanilla.
  2.  
  3. En general evitar los jabones con perfume para evitar  de reacciones alérgicas.
  4.  

3. Secar cuidadosamente, en especial entre los dedos.

Se  puede utilizar papel absorbente. No use talco, el talco es un buen absorbente, pero puede macerar la piel, en especial los espacios interdigitales.

El talco cuya  composición contiene ácido bórico no es recomendada por ser irritante para la piel del diabético.

4. Después de secar la piel aplicar un gel o base de lanolina o crema de rosas para proteger la piel de los pies  contra la descamación y para evitar la ulceración.

5. Evitar las temperaturas, extremas, tanto el calor como el frío.

Usar una parte del cuerpo no afectada por la neuropatía para evaluar la temperatura del baño o que otro miembro de la familia efectúe la prueba.

Puede usarse también un termómetro. La temperatura más recomendada del agua es la que no sea superior a 28 grados ya que la de 37 grados puede inducir a una vasodilatación excesiva dando complicaciones como en edema.

También puede ser a temperatura ambiente para países tropicales.

6. Si sus pies están fríos por la noche usar medias que sean de algodón o lana para conservar el calor corporal.

7. No cruce las piernas en la posición sentada.

En esta situación el nervio peroneo común es especialmente propenso a sufrir los efectos de la presión contra la cabeza del peroné (hueso de la pierna).

8. No usar agentes químicos para eliminar granos y callos. Consulte a un profesional especializado. Para reducir los callos puede utilizar piedra pómez.

9. Con los pies en la cama, las sábanas y cobijas deben estar flojas para reducir la presión sobre los dedos y prominencias óseas, talones y tobillos. No utilizar mantas eléctricas ni bolsas de agua caliente.

10. Cortas las uñas en línea recta. No efectuar cortes incurvados hacia los surcos ungueales. No escarbar en los ángulos ni a lo largo de los surcos. No emplear tijeras. No emplear navajas ni hojas de afeitar. Si las uñas son demasiado gruesas consultar a un profesional especializado.

11. Para eliminar el cúmulo de tejido del surco ungueal, mojar y restregar con un cepillo blando.

12. Si el tejido blando que rodea la uña está lesionado solicitar ayuda profesional.

13. Los callos son signos de presión elevada. Aparecen en torno a prominencias óseas.

Los métodos usuales para aliviar la presión son los siguientes:

  1. Usar medias bien calzadas. No usar medias remendadas. Evitar medias con  costuras. Cámbiese las medias diariamente. Compre medias de buena calidad de algodón o lana. Evitar las ligas elásticas y las medias con borde elástico. 
  2. Inspeccione diariamente el interior de sus zapatos en busca de grietas en la parte inferior, arrugas en el revestimiento, amontonamiento del material con el que está construido e incluso acúmulo de talco. 
  3. Cada vez que vaya a calzarse, de vuelta al zapato para asegurarse de que no haya caído ningún objeto extraño en su interior.  
  4. Evite zapatos con tiras, recortes u otras áreas abiertas que puedan causar ampollas, o áreas de presión.   

18. Caminar diariamente 30 minutos por lo menos.

19. Informar rápidamente al podólogo, a su médico o en su defecto al equipo de salud más cercano de cualquier lesión o cambio de coloración en la piel.

Fuente. Manual del Pie Diabético. Ramón Martínez López.

GeoSalud, marzo 2012

 Artículos relacionados: