Enfermedad diverticular: diverticulosis y diverticulitis

La diverticulosis se produce cuando  pequeños defectos en el músculo de la pared del intestino grueso o colon permiten la formación de pequeñas bolsas o divertículos. 

La diverticulitis ocurre cuando los divertículos se infectan o se inflaman. Los médicos no saben exactamente qué causa la infección.

La diverticulitis puede comenzar cuando las heces o bacterias quedan atrapadas en los divertículos. Un ataque de diverticulitis se puede desarrollar súbitamente y sin aviso previo.

En conjunto,  a estas dos condiciones se le denomina enfermedad diverticular.

A pesar de tener algunos síntomas en común, la enfermedad diverticular no está asociado con enfermedades más graves, como el cáncer de colon.

Sin embargo, la diverticulitis puede ser  una emergencia médica que requiere atención médica inmediata y, con frecuencia, ingreso en el hospital.

Los ataques leves se pueden tratar en casa, pero siempre deben ser evaluados a la mayor brevedad posible para evitar infecciones graves.

Se estima que el 5% de las personas  tienen divertículos en el momento en que llegan a los  40 años de edad, y al menos el 50% de las personas que tienen 80 años. 

Ambos sexos son igualmente afectados por la enfermedad diverticular y la  diverticulitis, aunque la condición es más probable que aparezca en una edad más joven (menores de 50 años) en los hombres que en las mujeres.

En general, los síntomas de la diverticulitis es más probable que ocurran en personas mayores de 70 años.

Causas de la enfermedad diverticular

La diverticulosis es muy común. La vejez y la dieta pueden ser los factores de riesgo más importantes.Más de la mitad de todos los adultos mayores de 70 años  tienen divertículos en su intestino grueso o colon.La diverticulosis es menos común en personas menores de 50.

Los estudios parecen demostrar que la diverticulosis se hizo más común en el siglo 20.

También es más común en las naciones occidentales '', incluyendo América del Norte, Europa y Australia. Es menos común en Asia y muy poco común en África.

El descubrimiento de estos hechos condujo a la teoría de que la dieta baja en fibra común en los países occidentales puede ser importante como factor en la causa de esta condición.

También se ha demostrado que los vegetarianos desarrollan diverticulosis con menor frecuencia.No se conoce cómo actúa una dieta baja en fibra para provocar la enfermedad diverticular.

El estreñimiento crónico se ha considerado como una posible causa de la formación de divertículos. El estreñimiento hace que los músculos se esfuercen para mover las heces demasiado duras, lo que provoca aumento en la presión del cólon. 

El exceso de presión podría ser la causa de que  puntos débiles en el colon produzcan abultamientos que se convierten  en  divertículos.

Síntomas de la diverticulosis

La diverticulosis no suele presentar síntomas.

Sin embargo, cuando muchos divertículos están presentes en el colon, el buen funcionamiento del intestino puede verse afectado.

Esto puede causar una variedad de síntomas que incluyen:

  • Dolor
  • Distensión abdominal
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Flatulencia
  • Sangre en las heces

El  sangrado a veces puede ser importante  si un divertículo se inflama o está cerca de un vaso sanguíneo. El sangrado repetido puede provocar anemia.

Muchos de estos síntomas son similares a los del cáncer de colon. Por ello es necesario la valoración de un médico con el fin de descartar el cáncer.

Síntomas de la diverticulitis

Los síntomas de la diverticulitis incluyen:

  • Dolor agudo, a menudo situado en un punto específico - por ejemplo, en la mitad inferior izquierda del abdomen
  • Fiebre
  • Distensión (hinchazón) del abdomen
  • Náuseas
  • Vómitos.
  • Diarrea
  • Movimientos intestinales frecuentes. 

Las complicaciones de la enfermedad diverticular

Algunas de las posibles complicaciones de la enfermedad diverticular son:

  • Absceso – si no se trata, la diverticulitis puede dar lugar a un absceso.
  • Perforación - un divertículo de la pared intestinal puede romperse. El contenido del intestino pueden filtrarse en la cavidad abdominal. Los síntomas incluyen dolor, fiebre alta y escalofríos. Una perforación en el intestino es una emergencia médica.
  • Peritonitis – la perforación del divertículo puede conducir a peritonitis (infección de las membranas que recubren la cavidad abdominal y los órganos abdominales). Esta complicación es potencialmente peligrosa para la vida.
  • Sangramiento – los divertículos puede ser la fuente de la hemorragia. Cuando se produce el sangrado  es importante  descartar otras causas. Una persona con diverticulosis también puede contraer cáncer.

Diagnóstico de la enfermedad diverticular

Dado que  la diverticulosis  a menudo no produce síntomas, es una enfermedad que  tiende a ser detectada durante los exámenes para otras enfermedades como el cáncer colorrectal.

La diverticulitis se diagnostica generalmente durante un ataque agudo.

Las pruebas para confirmar el diagnóstico de la enfermedad diverticular incluyen:

  • Historial médico - incluyendo hábitos dietéticos
  • Examen físico - incluyendo un tacto rectal
  • Colonoscopia - un tubo flexible delgado se inserta en el ano de modo que el médico puede ver en toda la longitud del intestino grueso
  • Enema de bario - un medio de contraste se introduce  en el intestino a través del ano y luego se toman radiografías.
  • Tomografía computarizada – permite  detectar abscesos fuera del revestimiento del intestino
  • Exámenes de sangre - para verificar si hay signos de infección
  • Análisis de las heces para detectar la presencia de sangre en las heces o la presencia de infección.

Tratamiento de la diverticulosis

Para una persona con diverticulosis, no hay manera  de prevenir la formación de nuevo divertículos.

El tratamiento gira en torno al manejo  de los síntomas.

  • Un cambio gradual a una dieta con  aumento de fibra soluble (consumir vegetales verdes, salvado de avena y fibra como el psyllium) por lo general conduce a una mejora en el hábito intestinal y la mejoría de  los síntomas leves.
  • Algunos alimentos pueden empeorar los síntomas o incluso conducir a la diverticulitis.
  • Algunos médicos recomiendan  eliminar  de la dieta las nueces y semillas. Sin embargo, hay controversia sobre esta recomendación dado que no hay evidencia médica que la apoye. 
  • En algunos casos los síntomas mejoran evitando las leguminosas en general (frijoles, lentejas, garbanzos)  y el maíz dulce.
  • Se puede recomendar el uso a corto plazo de laxantes para tratar y prevenir el estreñimiento.
  • En raras ocasiones, la cirugía electiva se realiza para eliminar los segmentos intestinales afectados gravemente cuando los síntomas son incapacitantes.

Tratamiento de la diverticulitis

La diverticulitis es a menudo una emergencia médica, que requiere atención médica inmediata y, con frecuencia, ingreso en el hospital.

Los casos  leves se pueden tratar en casa, pero siempre deben ser evaluados por un médico.

El tratamiento puede incluir:

  • No comer o beber - se administran líquidos intravenosos para hacer  descansar el intestino
  • Antibióticos intravenosos.
  • Medicamentos para aliviar el dolor
  • Cirugía - si las secciones debilitadas de la pared intestinal se han roto o se obstruyen, o si el ataque de la infección no puede ser liquidado
  • Colostomía - si no es posible unir durante la cirugía las secciones sanas del intestino, se colocará una bolsa de colostomía. Esto es más común si la cirugía se realiza como una emergencia. El uso de una colostomía es temporal ya que el intestino se puede unir después de seis a 12 meses.
  • El uso a largo plazo de un antibiótico se usa  a menudo  para prevenir nuevos ataques de diverticulitis.

Recomendaciones para el prevención de la enfermedad diverticular y diverticulitis

  • Aumentar su ingesta diaria de verduras de color verde. Introducir la fibra gradualmente para evitar síntomas desagradables tales como flatulencia.
  • Considere el uso de un suplemento de fibra (como el psyllium).
  • Las personas de 50-70 años de edad que consumen una dieta rica en fibra (25 gramos al día) tienen una probabilidad 40% menor de ingresar en el hospital con complicaciones de la enfermedad diverticular - en comparación con otros en su rango de edad con la menor cantidad de fibra dietética.
  • Beber líquidos en abundancia para asegurar que sus heces sean  suaves, húmedas y que pasen fácilmente por el intestino.
  • Hacer ejercicio con regularidad para estimular la función intestinal y el peristaltismo.

Lea también: Alimentos ricos en fibra

Fuente

GeoSalud, 10 de abril del 2016