Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es un problema digestivo común en el cual el cuerpo es incapaz de digerir la lactosa.

La lactosa es un azúcar que se encuentra en la leche y los productos lácteos.

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa son causados por lactosa no digerida que pasa del intestino delgado al colon.

En el colon las bacterias fermentan la lactosa no absorbida produciendo ácidos grasos de cadena corta y gases (dióxido de carbono, hidrógeno y metano).

La producción de gas puede producir flatulencia, distensión y dolor.

Síntomas

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa generalmente se desarrollan a las pocas horas después de consumir alimentos o bebidas que contienen lactosa.

Pueden incluir:

  • Flatulencia (Gases)
  • Diarrea
  • Estómago hinchado
  • Calambres y dolores estomacales
  • Ruidos estomacales
  • Sentirse enfermo

La gravedad de sus síntomas y cuándo aparecen depende de la cantidad de lactosa que haya consumido.

Algunas personas  pueden beber un vaso pequeño de leche sin desencadenar ningún síntoma, mientras que otras pueden incluso no tolerar un poco leche en su té o café.

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa pueden ser similares a varias otras condiciones, por lo que es importante ver a su médico para un diagnóstico antes de retirar la leche y los productos lácteos de su dieta.

Por ejemplo, los síntomas anteriores también pueden ser causados por:

  • Síndrome del intestino irritable, un trastorno  que afecta al sistema digestivo
  • Intolerancia a la proteína de la leche - una reacción  a la proteína en la leche de las vacas (no es lo mismo que una alergia a la leche)


 

Si su médico piensa que tiene intolerancia a la lactosa, puede sugerir evitar alimentos y bebidas que contengan lactosa durante dos semanas para ver si sus síntomas mejoran.

Causas

La intolerancia a la lactosa ocurre cuando el intestino delgado no produce una enzima llamada lactasa. La lactasa es al enzima que permite digerir  el azúcar de la leche también llamada lactosa.

Normalmente, la lactasa transforma azúcar en la leche en dos azúcares simples - glucosa y galactosa - que son absorbidos en el torrente sanguíneo a través del revestimiento intestinal.

Si usted tiene deficiencia de lactasa, la lactosa en su alimento pasa al colon en lugar de ser procesado y absorbido.

En el colon, las bacterias normales interactúan con la lactosa no digerida, causando los signos y síntomas de la intolerancia a la lactosa.

Tipos de intolerancia a la lactosa

Hay tres tipos de intolerancia a la lactosa. Diferentes factores causan la deficiencia de lactasa subyacente a cada tipo.

Intolerancia primaria a la lactosa

Este es el tipo más común de intolerancia a la lactosa.

Las personas que desarrollan intolerancia primaria a la lactosa comienzan la vida produciendo la enzima lactasa en gran cantidad - una necesidad para los bebés, que obtienen toda su nutrición de la leche.

Como los niños reemplazan la leche con otros alimentos, su producción de lactasa normalmente disminuye, pero sigue siendo lo suficientemente alta como para digerir la cantidad de productos lácteos en una dieta típica para adultos.

En la intolerancia primaria a la lactosa, la producción de lactasa cae bruscamente, haciendo que los productos lácteos sean difíciles de digerir en la edad adulta.

La intolerancia primaria a la lactosa esta determinada genéticamente, ocurriendo en una gran proporción de personas con ascendencia africana, asiática o hispana.

La afección también es común entre los de ascendencia mediterránea o del sur de Europa.

Intolerancia secundaria a la lactosa

Esta forma de intolerancia a la lactosa se produce cuando el intestino delgado disminuye la producción de lactasa después de una enfermedad, lesión o cirugía que afecta al intestino delgado.

Entre las enfermedades asociadas con la intolerancia a la lactosa secundaria están la enfermedad celíaca, el sobrecrecimiento bacteriano y la enfermedad de Crohn.

El tratamiento del trastorno subyacente puede restaurar los niveles de lactasa y mejorar los signos y síntomas, aunque puede tomar tiempo.

Intolerancia congénita a la lactosa

Es posible, pero raro, que los bebés nazcan con intolerancia a la lactosa causada por una ausencia completa de actividad de la lactasa.

Este trastorno se transmite de generación en generación en un patrón de herencia llamado autosómico recesivo, lo que significa que tanto la madre como el padre deben pasar la misma variante genética para que un niño se vea afectado.

Los lactantes prematuros también pueden tener intolerancia a la lactosa debido a un nivel insuficiente de lactasa

Tratamiento de la intolerancia a la lactosa

No hay cura para la intolerancia a la lactosa, pero la mayoría de las personas son capaces de controlar sus síntomas haciendo cambios en su dieta.

Algunos casos de intolerancia a la lactosa, como los causados ​​por cuadros de gastroenteritis, son sólo temporales y mejorarán en pocos días o semanas.

Otros casos, como los causados ​​por una falla genética heredada o una condición subyacente a largo plazo, es probable que dure toda la vida.

Cambie su dieta

En la mayoría de los casos, reducir o evitar fuentes de lactosa y reemplazarlas con alternativas sin lactosa es suficiente para controlar los síntomas de intolerancia a la lactosa.

Los cambios exactos que necesita hacer para su dieta dependen de lo sensible que es la persona a la lactosa.

Algunas personas son capaces de tolerar algo de lactosa en su dieta sin ningún problema, mientras que otros experimentan síntomas después de consumir alimentos que contienen sólo una pequeña cantidad de lactosa.

Si usted decide experimentar con lo que puede y no puede comer, asegúrese de introducir nuevos alimentos gradualmente, en lugar de todos a la vez.

Esto le ayudará a acostumbrarse a cualquier alimento que pueda ser sensible e identificar cualquier problema que cause problemas.

Comer menos productos que contengan lactosa, o evitarlos completamente, puede significar que pierda ciertas vitaminas y minerales en su dieta que deben ser sustituidas por otros alimentos.

Si usted o su hijo son extremadamente sensibles a la lactosa, hable con su médico sobre su dieta.

Usted puede ser referido a un dietista (un experto en dieta y nutrición) que puede aconsejar sobre qué alimentos deben incluirse en su dieta o en la de su hijo para sustituir los alimentos ricos en lactosa.

Cómo puedo saber si un alimento contiene lactosa?

Aprenda a leer las etiquetas de los alimentos con cuidado. Verifique si la lista de ingredientes incluye leche o productos lácteos.

También busque palabras como suero de leche, cuajada, productos a base de leche, leche evaporada, sólidos lácteos y leche en polvo.

Si cualquiera de estas palabras se encuentra en la etiqueta, el producto contiene lactosa.

La lactosa se encuentra en la leche y en productos lácteos, tales como

  • Helados
  • Crema
  • Mantequilla
  • Quesos
  • Requesón
  • Yogur

La lactosa se puede  encontrar también  en alimentos en caja, enlatados, congelados, empacados y preparados, tales como:

  • panes y otros productos horneados
  • cereales
  • carnes de desayuno y almuerzo
  • aderezos para las ensaladas
  • mezclas para tortas, galletas, panqueques y bizcochos
  • comidas congeladas
  • papas y sopas instantáneas
  • meriendas como las papitas fritas y los totopos o tortillas de maíz

Fuente

Lactose Intolerance. NIH

Lactose intolerance. British Nutrition Foundation

Lactose intolerance. Mayo Clinic

Lactose intolerance. NHS

Suscripción al boletín