Diagnóstico del cáncer de piel

Los exámenes de la piel se usan para identificar el cáncer de piel. Las revisiones regulares de la piel hechas por usted mismo o su médico, aumentan la probabilidad de identificar el cáncer de piel inicial. Una revisión mensual de la piel lo ayudará a identificar algún cambio del que deberá informar a su médico. Es importante que el médico revise con regularidad la piel de las personas que ya han tenido este cáncer.

Exámenes de detección

Si un área de la piel parece anormal, habitualmente se lleva a cabo una biopsia. El médico extirpará la mayor cantidad de tejido de aspecto dudoso posible mediante una escisión local. Luego, un patólogo observa el tejido bajo un microscopio para verificar si hay células cancerosas. Debido a que es difícil saber si un crecimiento en la piel es benigno (no canceroso) o maligno (canceroso), es posible que desee tener la muestra de la biopsia verificada por un segundo patólogo.

La mayoría de los melanomas de la piel se pueden ver a simple vista. Por lo general, el melanoma crece durante mucho tiempo debajo de la capa externa de la piel (la epidermis) pero no penetra la capa más profunda de la piel (la dermis). Esto da tiempo para que el cáncer de piel se detecte a tiempo. El melanoma se cura más fácil si se encuentra antes de que se disemine.

Lea "El riesgo de los exámenes de detección del cáncer de piel"

Fuente
Exámenes de detección del cáncer de piel
Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos

 

GeoSalud, el 21 de febrero del 2014