Forma de transmisión de la legionelosis

Las personas contraen la enfermedad del legionario cuando respiran en una niebla o vapor (pequeñas gotas de agua en el aire) que contiene la bacteria. Un ejemplo podría ser la inhalación de gotitas pulverizadas de una tina de agua caliente que no ha sido limpiada y desinfectada adecuadamente.

Desde los reservorios naturales la bacteria Legionella puede colonizar los sistemas de abastecimiento de las ciudades y, a través de la red de distribución de agua, se incorpora a los sistemas de agua sanitaria (fría o caliente) u otros sistemas que requieren agua para su funcionamiento como las torres de refrigeración.

En algunas ocasiones, en estas instalaciones, mal diseñadas, sin mantenimiento o con un mantenimiento inadecuado, se favorece el estancamiento del agua y la acumulación de productos nutrientes de la bacteria, como lodos, materia orgánica, materias de corrosión y amebas, formando una biocapa.

La presencia de esta biocapa, junto a una temperatura propicia, explica la multiplicación de Legionella hasta concentraciones infectantes para el ser humano.

Si existe en la instalación un mecanismo productor de aerosoles, la bacteria puede dispersarse al aire. Las gotas de agua que contienen la bacteria pueden permanecer suspendidas en el aire y penetrar por inhalación en el aparato respiratorio.

La entrada de Legionella en el organismo humano se produce por inhalación de aerosoles que contengan un número suficiente de bacterias.

No hay evidencia de transmisión persona a persona, ni de existencia de reservorios animales conocidos.

Por tanto para producir la enfermedad, Legionella debe contaminar un sistema de agua que favorezca el crecimiento y que además tenga la capacidad de producir aerosoles que terminan inhalándose.

La transmisión de Legionella al hombre requiere la existencia de un reservorio de la misma, un mecanismo de diseminación eficiente y un huésped susceptible a la infección.

Las instalaciones con riesgo de proliferación y dispersión de legionella son:

  • Torres de enfriamiento y condensadores evaporativos.
  • Sistemas de agua caliente sanitaria con acumulador y circuito de retorno.
  • Sistemas de agua climatizada con agitación constante y recirculación a través de chorros de alta velocidad o la inyección de aire (spas, jakuzzis, piscinas, vasos o bañeras terapéuticas, bañeras de hidromasaje, tratamientos con chorros a presión, otras).
  • Centrales humidificadoras industriales.
  • Sistemas de instalación interior de agua fría de consumo humano (tuberías, depósitos, aljibes), cisternas o depósitos móviles y agua caliente sanitaria sin circuito de retorno.
  • Equipos de enfriamiento evaporativo que pulvericen agua.
  • Humectadores.
  • Fuentes ornamentales.
  • Sistemas de riego por aspersión en medio urbano.
  • Sistemas de agua contra incendios.
  • Elementos de refrigeración por aerosolización al aire libre.
  • Otros aparatos que acumulen agua y puedan producir aerosoles.
  • Equipos de terapia respiratoria.
  • Respiradores.
  • Nebulizadores
  • Otros equipos médicos en contacto con las vías respiratorias.

Fuente

 

Suscripción al boletín