Adenomiosis

La adenomiosis es una condición común en la que el endometrio, tejido que normalmente recubre el útero en su pared interna, comienza a crecer dentro de la pared muscular del útero.

El tejido endometrial desplazado continúa actuando como lo haría normalmente durante cada ciclo menstrual, es decir engrosamiento, descomposición y sangrado.

Lo cual pueden resultar  en un útero dilatado y periodos menstruales dolorosos y pesados.

Los síntomas comienzan a menudo después de la maternidad.

La causa de la adenomiosis sigue siendo desconocida, pero la enfermedad típicamente desaparece después de la menopausia.

Para las mujeres que experimentan malestar severo por adenomiosis, ciertos tratamientos pueden ayudar, pero la histerectomía es la única cura.

Síntomas

A veces, la adenomiosis no causa síntomas - o sólo molestias leves.

En otros casos, la adenomiosis puede causar:

  • Sangrado menstrual intenso o prolongado
  • Cólicos severos o dolor pélvico agudo durante la menstruación (dismenorrea)
  • Calambres menstruales que duran todo el tiempo y empeoran a medida que usted envejece.
  • Dolor durante el coito
  • Coágulos de sangre durante su período
  • Su útero puede aumentar de tamaño.
  • Aunque no sepa si su útero está agrandado, puede notar que su abdomen inferior parece más grande.

Causas

La causa es desconocida. A veces, la adenomiosis puede causar una masa o crecimiento dentro del útero.

En este caso se denomina adenomioma.

La enfermedad ocurre con mayor frecuencia en mujeres de 40 a 50 años que han tenido al menos un embarazo.

Independientemente de cómo se desarrolle la adenomiosis, su crecimiento depende del estrógeno circulante en el cuerpo de una mujer.

Cuando la producción de estrógenos disminuye en la menopausia, la adenomiosis finalmente desaparece.

Diagnóstico

Su medico hará el diagnóstico si una mujer tiene síntomas de adenomiosis que no son causados por otros problemas.

La única manera de confirmar el diagnóstico es examinando el tejido del útero después de una histerectomía.

Durante un examen pélvico, el médico puede encontrar un útero suave y ligeramente agrandado.

El examen también puede revelar una masa uterina.

Una ecografía del útero puede ayudar a diferenciar entre la adenomiosis y otros tumores uterinos.

La resonancia magnética puede ser útil cuando la ecografía no da resultados definitivos.

Tratamiento

La adenomiosis suele desaparecer después de la menopausia, por lo que el tratamiento puede depender de lo cerca que esté de esa etapa de la vida.

Las opciones de tratamiento para la adenomiosis incluyen:

Medicamentos antiinflamatorios

Si se está acercando a la menopausia, es posible que su médico le recete medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno (Advil, Motrin y otros), para controlar el dolor.

Tomar medicamentos antiinflamatorios de dos a tres días antes de que empiece su período y continuar tomando durante su período, puede reducir el flujo sanguíneo menstrual y ayudar a aliviar el dolor.

Medicamentos hormonales

Las píldoras anticonceptivas de estrógeno-progestina combinadas o los parches o anillos vaginales que contienen hormonas pueden disminuir el sangrado intenso y el dolor asociado con la adenomiosis.

La anticoncepción sólo con progestina, como un dispositivo intrauterino, o las píldoras anticonceptivas de uso continuo a menudo conducen a la amenorrea - la ausencia de los períodos menstruales - que puede proporcionar alivio de los síntomas.

Histerectomía

Si su dolor es severo y es una mujer relativamente joven, su médico puede sugerir cirugía para extirpar el útero (histerectomía).

La extirpación de los ovarios no es necesaria para controlar la adenomiosis.

Artículos relacionados:

Fuente