La Guerra Química y Bacteriológica: Una realidad inconcebible

Las futuras guerras podrán ser absolutamente silenciosas. Las armas químicas y biológicas están siendo almacenadas por las grandes potencias. ¿Sería una utopía creer que nunca se usarán?

Si bien la radiación mata silenciosamente, las armas que la liberan son los dispositivos bélicos más ruidosos de todos los creados por el hombre hasta hoy.- Pero ¿hay alguna posibilidad de que la muerte llegue silenciosamente, y que presienta su llegada sólo cuando ya es imposible escapar de ella?.- Parece que si.- Actualmente, todas las grandes potencias poseen armas enteramente silenciosas en sus arsenales: armas químicas (gases venenosos y compuestos tóxicos) y biológicas (gérmenes de enfermedades).

Como consecuencia del acelerado progreso de los conocimientos químicos que tuvo lugar en la segunda mitad de siglo XIX, la "guerra silenciosa" se convirtió en una posibilidad amenazadora.

Durante la Primera Guerra Mundial, las tropas alemanas fueron las primeras en utilizar gases (cloro) en combate.- El gas era liberado silenciosamente de unos recipientes cilíndricos, y formaba nubes que flotaban en dirección a las posiciones enemigas.- El primer ataque que tuvo lugar el 22 de abril de 1915, causó 20.000 bajas, 5.000 de ellas fatales.- La respuesta inglesa apareció seis meses más tarde.- En julio de 1917, los alemanes empezaron a utilizar otra modalidad de ataque químico, empleando granadas de "gas de mostaza".- Cuando terminó el conflicto, los gases tóxicos habían causado 1.300.000 bajas, de las cuales 92.000 habían sido fatales.- Para obtener estos resultados, las naciones que intervinieron en la guerra utilizaron un total de 124.000 toneladas de gases.- Se llaman generalmente gases, aunque la mayoría son líquidos que actúan como rocío.-

En el segundo conflicto mundial, los alemanes tomaron nuevamente la delantera en las investigaciones orientadas hacia el uso bélico de los gases, e hicieron todo tipo de esfuerzos para no perder la hegemonía en ese campo.

No obstante, la guerra química no llegó a ser practicada por ninguno de los contendientes.- Después de terminar la Segunda Guerra Mundial, los gases fueron empleados en Yemen y en Vietnam.- Los egipcios los usaron contra los monárquicos yemenistas, desde 1963 hasta 1967.

Las armas químicas más débiles son los "gases lacrimógenos" o "agentes antimanifestaciones"; entre los más utilizados figuran el CN y el CS (siglas del código militar estadounidense).- El CN fue producido por primera vez en 1918, en los EEUU, para ser usados en combate.- El CS fue desarrollado en 1929, pero sus posibilidades como agente antimanifestaciones sólo fueron comprendidas a partir de la década de 1950.- El CS es menos tóxico que el CN, y por esa razón lo ha reemplazado ventajosamente.-

Es suficiente una pequeña cantidad de CS para provocar sensación de ardor en los ojos, lagrimeo abundante, dificultades para respirar, opresión en el pecho, náuseas, deseos de vomitar, secreción nasal y cierre involuntarios de los párpados.-

Si bien en las manifestaciones callejeras, el CS no ha causado ninguna víctima fatal, no cabe duda que su presencia en lugares cerrados puede causar la muerte.-

Los gases "vomitivos" causan efectos más graves.- Uno de esos gases, el DM, fue preparado durante la Primera Guerra Mundial.- Sus efectos son semejantes a los causados por el CS, pero más graves, y pueden persistir por más de 20 minutos después que la víctima lo haya inhalado.- Aún más irritantes y tóxicos son los "agentes urticantes", llamados así porque los individuos afectados tienen la sensación de haber sido flagelados con hojas de hortiga.- Estos gases combinan sus efectos irritantes con una elevada toxicidad.-

Igualmente terribles son los "agentes asfixiantes", en general gases letales que actúan a través de los pulmones.- Sus efectos iniciales son semejantes a la de los gases antimanifestaciones y vomitivos, pero después de períodos de aparente recuperación aparecen los efectos fatales.- La inhalación de "fosgeno" (gas muy irritante, mezcla de cloro y óxido de carbono) hace que el fluido sanguíneo penetre en os pulmones cubriendo la delicada membrana que permite la absorción de oxígeno por parte de los alvéolos; como consecuencia de ello, la víctima no recibe su dosis de oxígeno.- Por otra parte la pérdida de plasma vuelve la sangre más concentrada, lo que obliga al corazón a hacer mayores esfuerzos para bombearla.- Como precisamente en ese momento está faltando el oxígeno, la muerte se produce o por asfixia o por colapso cardíaco.-

Los gases más poderosos que se conocen son los que suelen ser clasificados como "vesicantes, paralizantes e incapacitantes".

Los "vesicantes" producen pústulas sumamente dolorosas que pueden alcanzar varios centímetros de diámetro.- El ejemplo más conocido es el "gas de mostaza" (que nada tiene que ver con la mostaza comestible), denominado "rey de los gases".- Algunos de sus efectos se asemejan a los que produce el "fosgeno" en los pulmones.- Además causa lesiones oculares tan graves que muchas veces producen la ceguera.- Todas las áreas delicadas de la nariz, de la garganta y de los pulmones se ven gravemente afectadas, y su acción sobre el sistema reproductor de las células sanguíneas llega a causar la muerte.- Lo peor es que puede ser absorbido por la piel.-

Los agentes "paralizantes", llamados también "gases nerviosos", son los más violentos.- De 20 a 100 veces más tóxicos que cualquier otra química.- Hay dos tipos: los G y los V.- Los primeros, GA (tabun), GB (sarín) y GD (soman), descubiertos por los alemanes, hasta el menos poderoso de ellos es capaz de causar la muerte con una sola inhalación.- Los agentes V fueron desarrollados por los ingleses: son 300 veces más mortíferos que el "gas de mostaza".- Una gota tan pequeña que resulte invisible a simple vista, puede matar fácilmente a un hombre.

Los "paralizantes" afectan los nervios que controlan los músculos e inhiben las enzimas orgánicas que eliminan las sustancias formadas por los impulsos nerviosos.- Como los agentes V actúan también a través de la piel, el uso aislado de máscara antigás no ofrece protección suficiente.- Para evitar sus efectos es necesario cubrir todo el cuerpo con ropa especialmente creada para ello.- Finalmente los agentes "incapacitantes" pueden ser divididos en dos especies: físicos y psico-químicos.- Los físicos, dejan a la víctima temporariamente indefensa.- Los psico-químicos producen alucinaciones o furia maníaca.- Como no actúan a través de la piel, resulta relativamente fácil de protegerse de ellos.

Fuente
http://ituzaingo.hypermart.net


Otros artículos sobre Guerra Biológica de clic aquí

 

 


Aviso

La información que usted encontrará en este artículo no pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o transtorno en su salud.

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico.


 

Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico