Tratamiento de la migraña

Qué es la migraña?

La migraña se presenta como  dolores de cabeza  recurrentes, moderados o severos (que pueden ser de un solo lado de la cabeza y / o pulsantes) que duran parte de un día o hasta 3 día. La migraña frecuentemente se asocia  con náuseas y vómitos.

Las crisis de migraña usualmente  limitan la actividad de las personas afectadas y éstas  prefieren la oscuridad y tranquilidad. 

Síntomas de los ataques de migraña

Las migrañas implican ataques recurrentes de dolor de cabeza de moderado a intenso que es punzante o pulsátil y a menudo ataca un lado de la cabeza.  Si se dejan sin tratar los ataques duran de 4 a 72 horas. 

Otros síntomas comunes son:

  • Aumento de la sensibilidad a la luz, ruido y olores
  • Náuseas
  • Vómitos
  • La actividad física de rutina, el movimiento o aún la tos o los estornudos pueden empeorar el dolor de la cefalea.

Muchas personas se sienten exhaustas o débiles luego de la migraña pero generalmente no tienen síntomas entre los ataques.

Cuándo ocurren los ataques de migraña?

Las migrañas aparecen más frecuentemente por la mañana, especialmente al despertarse.  Algunas personas tienen migrañas en horarios predecibles, como antes de la menstruación o los fines de semana luego de una semana laboral estresante. 

Causas de la migraña

La migraña es una forma de cefalea vascular.  Las cefaleas vasculares están caracterizadas por dolor punzante y pulsátil causado por la activación de fibras nerviosas que residen dentro de las paredes de los vasos sanguíneos cerebrales que viajan dentro de las meninges. 

Los vasos sanguíneos se estrechan temporariamente, lo que disminuye el flujo de sangre y el oxígeno al cerebro. 

Esto causa que otros vasos sanguíneos se abran más para aumentar el flujo de sangre.

Factores que aumentan el riesgo de padecer migraña

Un número de factores diferentes puede aumentar su riesgo de padecer una migraña. 

Estos factores, que desencadenan el proceso de la migraña, varían entre las personas e incluyen:

  • Cambios repentinos en el clima o el ambiente
  • Demasiado o muy poco sueño
  • Olores fuertes o vapores
  • Emoción
  • Estrés
  • Sobreesfuerzo
  • Ruidos fuertes o repentinos
  • Mareos de movimiento
  • Glucosa sanguínea baja
  • Comidas salteadas
  • Tabaco
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Golpes en la cabeza
  • Resaca
  • Medicamentos
  • Cambios hormonales
  • Luces fuertes o intermitentes. 
  • Consumo de bebidas con alcohol

El uso de medicamentos en exceso o las dosis omitidas también pueden causar cefaleas. 

Alimentos y migraña

En cerca del 50 por ciento de quienes padecen de migraña, ciertos alimentos o sus ingredientes pueden desencadenar las crisis de migraña:

Estos incluyen:

  • Aspartamo (sustituto del azúcar)
  • Cafeína o la abstinencia de la cafeína. La cafeína este presente en el café, coca cola, bebidas energizantes, té, chocolate. 
  • Vino y otros tipos de alcohol ( cerveza, vino, whisky, ron,  bourboun, gin, brandy, sherry)
  • Chocolate
  • Quesos añejos
  • Glutamato monosódico o glutamato de sodio (potenciador de sabor) utilizado en sopas y otros productos enlatados, asi como en la cocina de tipo chino u oriental.
  • Algunas frutas y frutas secas
  • Productos fermentados o en escabeche
  • Levadura
  • Carnes curadas y procesadas (jamón, mortadela, chorizo, tocino o bacon)

Mantener un diario alimenticio ayudará a identificar los desencadenantes alimenticios.

Personas en riesgo de sufrir migrañas

Las migrañas se producen tanto en los niños como en los adultos, pero afectan a las mujeres adultas tres veces más que a los hombres. 

Existe evidencia de que las migrañas son genéticas, ya que la mayoría de quienes padecen de migraña tienen antecedentes familiares del trastorno.  También se producen frecuentemente en las personas que tienen otras enfermedades. 

La depresión, la ansiedad, el trastorno bipolar, los trastornos del sueño y la epilepsia son más comunes en las personas con migraña que en la población general. 

Quienes padecen de migraña—en particular aquellas personas que tienen síntomas de pre-migraña denominados aura—tienen un riesgo levemente superior de sufrir un accidente cerebrovascular.

A menudo la migraña en las mujeres se relaciona con cambios hormonales.  Las cefaleas pueden comenzar al comienzo del primer ciclo menstrual o durante el embarazo. 

La mayoría de las mujeres ve una mejoría después de la menopausia, aunque la extracción quirúrgica de los ovarios generalmente empeora las migrañas. 

Las mujeres con migraña que toman anticonceptivos orales pueden experimentar cambios en la frecuencia y la intensidad de los ataques, mientras que las mujeres que no padecen de cefaleas pueden desarrollar migrañas como un efecto secundario de los anticonceptivos orales.

Fases de la migraña

La migraña se divide en cuatro fases, todas las cuales pueden estar presentes durante el ataque:

  • Los síntomas premonitorios se producen hasta 24 horas antes de desarrollar una migraña.  Estos incluyen antojos de comidas, cambios del estado de ánimo sin causa aparente (depresión o euforia), bostezos incontrolables, retención de líquidos, o aumento de la micción.
  • Aura.  Algunas personas verán destellos o luces fuertes o lo que parecen ser olas de calor inmediatamente antes o durante la migraña, mientras otras pueden tener debilidad muscular o la sensación de ser tocados o agarrados.
  • Cefalea.  Una migraña generalmente comienza gradualmente y aumenta en intensidad.  Es posible tener una migraña sin una cefalea.
  • Postdromo (luego de la cefalea).  A menudo las personas están exhaustas o confundidas luego de una migraña.  El período de postdromo puede durar hasta un día antes de que las personas se sientan sanas.

Tipos de migraña

Los dos tipos principales de migraña son:

  • Migraña con aura, previamente llamada migraña clásica, incluye perturbaciones visuales y otros síntomas neurológicos que aparecen alrededor de 10 a 60 minutos antes de la cefalea real y generalmente duran no más de una hora.  Temporariamente las personas pueden perder parte o toda la visión.  El aura puede producirse sin el dolor de la cefalea, la cual puede atacar en cualquier momento.  Otros síntomas clásicos incluyen dificultad para hablar; una sensación anormal, entumecimiento, o debilidad muscular en un lado del cuerpo; una sensación de cosquilleo en las manos o la cara, y confusión.  Las náuseas, la pérdida del apetito y el aumento de la sensibilidad a la luz, el sonido, o el ruido puede preceder a la cefalea.
  • Migraña sin aura, o migraña común, es la forma más frecuente de migraña.  Los síntomas incluyen el dolor de la cefalea que aparece sin advertencia y generalmente se siente en un lado de la cabeza, junto con náuseas, confusión, visión borrosa, cambios en el ánimo, fatiga, y aumento de la sensibilidad a la luz, el sonido, o el ruido.

 Otros tipos de migraña incluyen:

  • La migraña abdominal mayormente afecta los niños pequeños e implica dolor de moderado a intenso en el medio del abdomen que dura de 1 a 72 horas, con poca o nada de cefalea.  Los síntomas adicionales incluyen náuseas, vómitos y pérdida del apetito.  Muchos niños que contraen la migraña abdominal tendrán cefaleas migrañosas más tarde en la vida.
  • La migraña de tipo basilar principalmente afecta a niños y adolescentes.  Aparece más frecuentemente en niñas adolescentes y puede estar asociada con su ciclo menstrual.  Los síntomas incluyen pérdida parcial o total de la visión o visión doble, mareos y pérdida del equilibrio, mala coordinación muscular, habla arrastrada, zumbido en los oídos y desmayos.  El dolor pulsátil puede aparecer de repente en ambos lados en la parte posterior de la cabeza.
  • La migraña hemipléjica es una forma grave pero rara de migraña que causa parálisis temporaria—a veces dura varios días—de un lado del cuerpo antes o durante a cefalea.  Los síntomas como vértigo, una sensación de pinchazo o punzante y problemas para ver, hablar o tragar pueden comenzar antes del dolor de la cefalea y generalmente se detienen poco después.  Cuando aparece en las familias el trastorno se llama Migraña Hemipléjica Familiar.  Aunque es raro, se han identificado al menos tres formas genéticas diferentes del trastorno.  Estas mutaciones genéticas hacen al cerebro más sensible o excitable, probablemente elevando los niveles de una sustancia química llamada glutamato.
  • La migraña relacionada con la menstruación afecta a las mujeres alrededor del tiempo de su menstruación, aunque la mayoría de las mujeres con migraña relacionada con la menstruación también tiene migrañas en otros momentos del mes.  Los síntomas pueden incluir migraña sin aura (que es mucho más común durante el período menstrual que la migraña con aura), dolor pulsátil en un lado de la cabeza, náuseas, vómitos, y aumento de la sensibilidad al sonido y la luz.
  • La migraña sin cefalea está caracterizada por problemas visuales u otros síntomas de aura, náuseas, vómitos y constipación, pero sin el dolor de cabeza.  Los especialistas en cefalea han sugerido que la fiebre, los mareos, y/o el dolor no explicado en una parte del cuerpo en particular también pueden ser posibles tipos de migraña sin cefalea.
  • La migraña oftalmopléjica es una forma poco común de migraña con dolor de cabeza, que presenta caída de un párpado, pupilas dilatadas, y visión doble que puede durar semanas mucho después de que desaparece el dolor.
  • La migraña retinal es una afección caracterizada por ataques de pérdida visual o perturbaciones en un ojo.  Estos ataques, al igual que las auras visuales más comunes, están generalmente asociados con la cefalea migrañosa.
  • El estado migrañoso es un tipo raro y grave de migraña aguda en el cual el dolor incapacitante y las náuseas pueden durar 72 horas o más.  El dolor y las náuseas pueden ser tan intensos que los enfermos necesitan ser hospitalizados.

 

Tratamiento de la migraña

El tratamiento de la migraña está dirigido a aliviar los síntomas y a prevenir ataques adicionales. 

Los pasos rápidos para aliviar los síntomas pueden incluir hacer una siesta o descansar con los ojos cerrados en un cuarto tranquilo y oscuro; colocar un paño fresco o una compresa helada sobre la frente, y beber abundantes líquidos, particularmente si la migraña está acompañada de vómitos. 

Pequeñas cantidades de cafeína pueden ayudar a aliviar los síntomas durante las etapas iniciales de la migraña.

La terapia medicamentosa para la migraña está dividida en tratamiento agudo y preventivo.  

Los medicamentos agudos o “abortivos” se toman enseguida que aparecen los síntomas para aliviar el dolor y restablecer el funcionamiento. 

El tratamiento preventivo implica tomar medicamentos diariamente para reducir la intensidad de los ataques futuros o evitar que se produzcan.  

 

Tratamiento agudo de la migraña

El tratamiento agudo de la migraña puede incluir cualquiera de los siguientes medicamentos.

Migraña leve

  • Los analgésicos de venta sin receta o de venta libre como el ibuprofeno, la aspirina, o el acetaminofeno pueden aliviar el dolor de las migrañas menos intensas.
  • Los analgésicos combinados implican una mezcla de medicamentos como el acetaminofeno más cafeína y/o un narcótico para la migraña que puede ser resistente a los analgésicos simples.
  • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides pueden reducir la inflamación y aliviar el dolor. 
  • Los medicamentos para el alivio de las náuseas pueden aliviar las náuseas provocadas por varios tipos de cefalea.
  • Los narcóticos se recetan brevemente para aliviar el dolor.  Estos medicamentos no deben usarse para tratar cefaleas crónicas.

Migraña moderada a severa

  • Los triptanos aumentan los niveles del neurotransmisor serotonina en el cerebro.  La serotonina causa la constricción de los vasos sanguíneos y disminuye el umbral del dolor.  Los triptanos—el tratamiento preferido para la migraña—alivian el dolor de la migraña de moderada a intensa y se presentan como tabletas, atomizadores nasales e inyecciones.
  • Los medicamentos derivados de la ergotamina se unen a los receptores de la serotonina en las células nerviosas y disminuyen la transmisión de mensajes de dolor a lo largo de las fibras nerviosas.  Son más eficaces durante las etapas iniciales de la migraña y se presentan como atomizadores nasales e inyecciones.

Tomar medicamentos para el alivio de la migraña más de tres veces por semana puede llevar a la migraña por uso de medicamentos en exceso, en la cual la migraña inicial se alivia temporariamente pero reaparece cuando se va el efecto del medicamento. 

Tomar más medicamentos para tratar la nueva migraña lleva a tener períodos progresivamente más breves de alivio del dolor con un patrón de migraña crónica recurrente. 

El dolor de la migraña varía de moderado a intenso y puede presentarse con náuseas o irritabilidad.  Puede llevar semanas que terminen estas migrañas una vez que se suspende el medicamento.

Prevención de las migrañas

Todas las personas con migraña necesitan tratamiento eficaz en el momento de padecer las cefaleas.  Algunas personas con migraña frecuente e intensa necesitan medicamentos preventivos.  

En general, debe considerarse la prevención si las migrañas aparecen una o más veces por semana, o si las migrañas son más frecuentes pero incapacitantes. 

Los medicamentos preventivos también están recomendados para las personas que toman tratamiento sintomático de la cefalea más de tres veces por semana. 

Los médicos también recomendarán que una persona con migraña tome uno o más medicamentos preventivos durante dos o tres meses para evaluar la eficacia del medicamento, a menos que se produzcan efectos secundarios intolerables.

Cuando la migraña esta relacionada con un alimento en particular debe evitarse el consumo de ese alimento o los ingredientes relacionados con las crisis de migraña.  

Tratamiento preventivo de la migraña

Varios medicamentos preventivos para la migraña se comercializaron inicialmente para enfermedades diferentes a la migraña.

  • Los anticonvulsivantes pueden ser útiles para las personas con otros tipos de cefaleas además de la migraña.  Aunque originalmente se desarrollaron para tratar la epilepsia, estos medicamentos aumentan los niveles de ciertos neurotransmisores y apagan los impulsos del dolor.
  • Los bloqueadores beta son medicamentos para tratar la presión arterial alta que a menudo son eficaces para la migraña.
  • Los bloqueadores de los canales del calcio son medicamentos que también se usan para el tratamiento de la presión arterial alta y para ayudar a estabilizar las paredes de los vasos sanguíneos.  Estos medicamentos parecer funcionar evitando que los vasos sanguíneos se estrechen o se agranden, lo que afecta el flujo sanguíneo al cerebro.
  • Los antidepresivos son medicamentos que funcionan sobre diferentes sustancias químicas en el cerebro; su eficacia en el tratamiento de la migraña no está directamente relacionada con su efecto sobre el ánimo.  Los antidepresivos pueden ser útiles para las personas con otros tipos de cefaleas debido a que aumentan la producción de serotonina y también pueden afectar los niveles de otras sustancias químicas, como la norepinefrina y la dopamina.  Los tipos de antidepresivos usados para el tratamiento de la migraña incluyen inhibidores selectivos de la captación de serotonina, serotonina e  inhibidores de la captación de norepinefrina, y los antidepresivos tricíclicos (que también se usan para tratar las cefaleas tensionales).

 

Tratamiento naturales de la migraña

Los tratamientos naturales de la migraña incluyen:

  • Riboflavina (vitamina B2)
  • Magnesio
  • Coenzima Q10
  • Butterbur.

Tratamiento sin medicamentos para la migraña

La terapia sin medicamentos de la migraña incluye:

  • Capacitación para la relajación (meditación, yoga, etc)
  • Acupuntura
  • Biorretroalimentación

Estas terapias ayudan a las personas a sobrellevar o controlar el desarrollo del dolor y la respuesta del organismo al estrés.

Cambios en el estilo de vida

Los cambios en el estilo de vida que reducen o previenen los ataques de migraña en algunas personas incluyen:

  • Hacer ejercicios
  • Evitar las comidas y bebidas que desencadenan las migrañas
  • Comer regularmente comidas planeadas con hidratación adecuada
  • Suspender ciertos medicamentos
  • Establecer un programa de sueño uniforme. 
  • La obesidad aumenta el riesgo de desarrollar la migraña diaria crónica, así que se recomienda un programa de pérdida de peso para las personas obesas.

Artículos relacionados: