Cefalea Tensional

Las cefaleas primarias se presentan de forma independiente y no están causadas por otra enfermedad. 

No se conoce lo que coloca en movimiento al proceso de una cefalea primaria. 

Una cascada de eventos que afectan los vasos sanguíneos y los nervios dentro y fuera de la cabeza causa que señales de dolor se envíen al cerebro. 

Las sustancias químicas cerebrales llamadas neurotransmisores están involucradas en crear el dolor de cabeza, al igual que los cambios en la actividad de la célula nerviosa.. 

La migraña, la cefalea en racimo y la cefalea tensional son los tipos más comunes de cefalea primaria.

Cefalea Tensional

La cefalea tensional, anteriormente llamada cefalea por contracción muscular, es el tipo más común de cefalea.  Su nombre indica el papel del estrés y el conflicto mental o emocional para desencadenar el dolor y contraer los músculos del cuello, la cara, el cuero cabelludo y la mandíbula. 

Las cefaleas tensionales afectan a las mujeres un poco más que a los hombres. 

Generalmente las cefaleas comienzan en la adolescencia y alcanzan su actividad máxima poco después de los 30 años.  No han sido vinculadas con las hormonas y no tienen una fuerte conexión hereditaria.

Causas de la cefalea tensional

Las cefaleas tensionales pueden estar causadas por apretar la mandíbula, trabajo intenso, comidas salteadas, depresión, ansiedad, o dormir muy poco. 

La apnea del sueño también puede causar cefaleas tensionales, especialmente por la mañana.  El dolor generalmente es de leve a moderado y se siente como si se aplicara presión constante en el frente de la cara o en la cabeza o el cuello. 

También puede sentirse como si un cinturón se apretara alrededor de la cabeza.  Más frecuentemente el dolor se siente a ambos lados de la cabeza. 

Las personas que padecen de cefaleas tensionales también pueden sentirse muy sensibilizadas a la luz y al sonido pero no hay aura antes de la cefalea como con la migraña. 

Típicamente, las cefaleas tensionales generalmente desaparecen una vez que haya terminado el período de estrés o la causa relacionada.

La depresión y la ansiedad pueden causar cefaleas tensionales.  Las cefaleas pueden aparecer temprano por la mañana o por la noche, cuando se anticipan los conflictos en la oficina o en el hogar. 

Otras causas incluyen posturas físicas que fuerzan la cabeza y los músculos del cuello (como mantener la barbilla hacia abajo al leer o mantener el teléfono entre el hombro y su oreja), artritis degenerativa del cuello, y la disfunción de la articulación temporomandibular (un trastorno de las articulaciones entre el hueso temporal ubicado encima del oído y la mandíbula, o maxilar inferior).

Tipos de cefalea tensional:

Cefaleas episódicas tensionales

Las cefaleas episódicas tensionales se producen entre 10 y 15 días por mes, y cada ataque dura desde 30 minutos a varios días.  Aunque el dolor no es incapacitante, la intensidad del dolor típicamente aumenta con la frecuencia de los ataques. 

Ataques crónicos tensionales

Los ataques crónicos tensionales generalmente se producen más de 15 días por mes durante un período de 3 meses.  El dolor, que puede ser constante durante un período de días o meses, ataca a ambos lados de la cabeza y es más intenso e incapacitante que el dolor de la cefalea episódica. 

Las cefaleas tensionales crónicas pueden causar dolor en el cuero cabelludo: aún peinarse puede ser doloroso.  La mayoría de personas habrá tenido alguna forma de cefalea episódica tensional antes del inicio de la cefalea crónica tensional.

Tratamiento de la cefalea tensional

El primer paso para atender una cefalea tensional implica tratar cualquier trastorno o enfermedad específica que pueda estar causándola.  Por ejemplo, la artritis del cuello se trata con medicamentos antiinflamatorios y la disfunción de la articulación temporomandibular puede recibir la ayuda de dispositivos correctivos para la boca y la mandíbula. 

Podría necesitarse un estudio del sueño para detectar la apnea del sueño y debe considerarse cuando existen antecedentes de ronquidos, somnolencia durante el día u obesidad.

Un médico puede sugerir el uso de analgésicos, medicamentos antiinflamatorios no esteroides o antidepresivos para tratar una cefalea tensional que no esté asociada con una enfermedad. 

Los triptanos, los barbitúricos (medicamentos que tienen un efecto relajante o sedante), y los derivados del ergot pueden proporcionar alivio a las personas que padecen de migraña y de cefalea tensional.

Las terapias alternativas para las cefaleas crónicas tensionales incluyen biorretroalimentación, capacitación para la relajación, meditación, y terapia cognitiva- conductual para reducir el estrés. 

Una ducha caliente o calor húmedo aplicado en la parte posterior del cuello puede aliviar los síntomas de cefaleas tensionales poco frecuentes. 

También pueden ser útiles la fisioterapia, el masaje y ejercicios suaves del cuello.

 

Artículos relacionados:

 

Fuente
Entendimiento de la cefalea: Esperanza a través de la investigación
Instituto Nacional de Enfermedades Neurológicas y Accidentes Cerebrovasculares
Revisado el 24 de febrero del 2013