Examen Neurológico

Un examen neurológico evalúa las habilidades motoras y sensoriales, el funcionamiento de uno o más nervios craneanos, audición y habla, visión, coordinación y equilibrio, estado mental, y cambios en el ánimo y la conducta, entre otras. 

Se utilizan artículos como un diapasón, linterna, martillo para reflejos, oftalmoscopio y agujas para ayudar a diagnosticar tumores cerebrales, infecciones como la encefalitis y la meningitis, y enfermedades como el Parkinson, la enfermedad de Huntington, la esclerosis lateral amiotrófica y la epilepsia.  Algunas pruebas requieren de los servicios de un especialista para realizarlas y analizar los resultados.

A menudo se toman radiografías del tórax y el cráneo del paciente como parte de un estudio neurológico.  Las radiografías pueden usarse para ver cualquier parte del cuerpo, como una articulación o sistema importante de órganos.  En una radiografía convencional, un técnico pasa una ráfaga concentrada de una dosis baja de radiación ionizada a través del cuerpo y hacia una placa fotográfica.  Ya que el calcio de los huesos absorbe los rayos X más fácilmente que el tejido blando o el músculo, la estructura ósea aparece blanca en la película.  Cualquier desalineación o fractura puede verse en minutos.  Las masas de tejido como ligamentos lesionados o un disco saliente no son visibles en las radiografías convencionales.  Este procedimiento rápido, no invasivo e indoloro generalmente se realiza en un consultorio médico o una clínica.

Fuente
Pruebas y procedimientos de diagnóstico neurológico
Instituto Nacional de Enfermedades Neurológicas y Accidentes Cerebrovasculares

Artículos relacionados