Tipos de epilepsia

Qué es la epilepsia?

La epilepsia es un trastorno del cerebro en el cual grupos de células nerviosas o neuronas en el cerebro, transmiten a veces las señales en una forma anormal.

Clasificación de los tipos de epilepsia

Así como hay muchos tipos diferentes de crisis, también existen muchos tipos diferentes de epilepsia. Los médicos han identificado cientos de síndromes epilépticos diferentes, los cuales son trastornos caracterizados por un conjunto de síntomas específicos, entre los que se incluye la epilepsia.

Algunos de estos síndromes parecen ser hereditarios. En el caso de otros síndromes, su causa es desconocida. Los síndromes epilépticos son descritos frecuentemente según sus síntomas o de acuerdo con el lugar en el cerebro donde se originan. La persona debería hablar con el médico sobre las implicaciones del tipo de epilepsia que tiene, para entender la gama completa de síntomas, los tratamientos posibles y el pronóstico de la misma.

Ausencia epiléptica

Las personas que sufren de ausencia epiléptica tienen crisis de ausencia repetidas que causan pérdidas momentáneas de la conciencia. Estas crisis casi siempre se inician en la infancia o en la adolescencia y tienden a venir de familia, lo que indica que pueden deberse, al menos parcialmente, a la presencia de un gen o genes defectuosos. Algunas personas que sufren crisis de ausencia realizan movimientos sin sentido, como movimientos bruscos de un brazo o parpadeo rápido de los ojos.

Otras no muestran síntomas evidentes, excepto por los momentos breves en los cuales están "idas de la situación". Inmediatamente después de pasar la crisis, la persona puede retomar lo que estaba haciendo. Sin embargo, estas convulsiones pueden ocurrir tan frecuentemente que la persona no se puede concentrar en la escuela o en otras situaciones. La crisis de ausencia infantil generalmente se detiene cuando el niño llega a la pubertad. Las crisis de ausencia no tienen generalmente efectos duraderos sobre la inteligencia u otras funciones del cerebro.

Epilepsia del lóbulo temporal

Epilepsia del lóbulo temporal es el síndrome epiléptico más común entre los que tienen crisis focales. Estas convulsiones son, a menudo, asociadas a auras. La epilepsia del lóbulo temporal se inicia en la infancia. Las investigaciones han mostrado que las convulsiones repetidas en el lóbulo temporal pueden causar que una estructura del cerebro llamada hipocampo se encoja con el tiempo.

El hipocampo es importante para la memoria y el aprendizaje. Aunque puede tomar años para que las convulsiones del lóbulo temporal ocasionen un daño apreciable al hipocampo, este hallazgo subraya la necesidad de tratar a la epilepsia del lóbulo temporal en forma temprana y tan eficazmente como sea posible.

La  epilepsia neocortical

La epilepsia neocortical se caracteriza por crisis que se originan en la corteza del cerebro o en su capa exterior. Las crisis pueden ser tanto focales como generalizadas y pueden causar sensaciones extrañas, alucinaciones visuales, cambios emocionales, espasmos musculares, crisis convulsivas y una variedad de otros síntomas, de acuerdo con el lugar donde se originen en el cerebro.

Hay muchos otros tipos de epilepsia, cada uno con su propio conjunto característico de síntomas. Muchos de estos tipos, entre los que se incluyen el síndrome de Lennox-Gastaut y la encefalitis de Rasmussen, se inician en la infancia. Los niños con el síndrome de Lennox-Gastaut tienen epilepsia grave que se manifiesta con diferentes tipos de crisis, entre ellas, las crisis atónicas, las cuales causan caídas súbitas y a las que también se les llama crisis de caída. Esta forma grave de epilepsia puede ser muy difícil de tratar eficazmente.

La encefalitis de Rasmussen es un tipo progresivo de epilepsia en el cual la mitad del cerebro muestra inflamación constante. A veces, se trata con un procedimiento quirúrgico radical llamado hemisferectomía . Algunos síndromes epilépticos de la infancia, como la ausencia epiléptica infantil, tienden a entrar en remisión o a detenerse completamente durante la adolescencia, mientras que otros síndromes como la epilepsia mioclónica juvenil y el síndrome de Lennox-Gastaut generalmente siguen de por vida, después de que han aparecido. Sin embargo, los síndromes epilépticos no siempre surgen en la infancia.

Los síndromes epilépticos que son fácilmente tratables, que no parecen afectar las funciones cognitivas o el desarrollo y que generalmente se detienen espontáneamente, son descritos, a menudo, como síndromes benignos.

Entre los síndromes epilépticos benignos se incluyen la encefalopatía infantil benigna y las convulsiones neonatales benignas. Otros síndromes, como la encefalopatía mioclónica temprana, causan problemas neurológicos y del desarrollo. Sin embargo, estos problemas pueden ser causados por procesos neurodegenerativos subyacentes más que por las convulsiones. A los síndromes epilépticos en los cuales las crisis y las capacidades cognitivas de la persona empeoran con el tiempo se les llama epilepsia progresiva.

Varios tipos de epilepsia se inician en la infancia. El tipo de epilepsia infantil más común son los espasmos infantiles, una serie de convulsiones que generalmente se inician antes de los 6 meses de edad. Durante estas convulsiones el bebé puede doblarse y llorar a gritos. A menudo, los medicamentos anticonvulsivantes no funcionan para los espasmos infantiles, pero las convulsiones pueden tratarse con la ACTH (hormona adrenocorticotropa) o la prednisona. 

Fuente
Crisis epilépticas: Esperanza en la investigación
Instituto Nacional de Enfermedades Neurológicas y Accidentes Cerebrovasculares

Artículos relacionados: