Aditivos Alimentarios

Contenidos del artículo

Los aditivos alimentarios se utilizan para realzar el sabor, la textura, la vida útil y las propiedades nutricionales de los alimentos. Ya que el interés de los consumidores por este tema, tantas veces malinterpretado, está creciendo últimamente, les presentamos a continuación algunos datos clave sobre varios aditivos alimentarios.

Qué son los aditivos alimentarios?

Los aditivos alimentarios son sustancias que se añaden a los alimentos con un propósito técnico específico y que se clasifican dependiendo de la función que realicen; por ejemplo, estabilizantes, espesantes, gelificantes, antiapelmazantes, agentes de glaseado, gases de envasado y propelentes.1 Solo se consideran aditivos las sustancias que normalmente no se consumen como alimento en sí ni se utilizan como ingredientes característicos. En la UE, hay tres directivas que establecen: la lista de aditivos cuyo uso está autorizado (excluyéndose todos los demás), los productos alimenticios en los que pueden utilizarse y los niveles máximos permitidos en caso pertinente.2-4 Los aditivos aprobados como seguros para uso alimentario se designan con un número precedido por la letra E (E de Europa), que es una manera práctica y sencilla de etiquetar los aditivos permitidos para todos los idiomas de la UE.

Volver al inicio del artículo


Estabilizantes

Muchos alimentos contienen combinaciones de aceite y agua conocidas como emulsiones. Las emulsiones se forman utilizando unas sustancias llamadas emulsificantes, que hacen posible la formación de una mezcla homogénea del agua y el aceite. Los estabilizantes se utilizan en productos como la mayonesa, los aliños para ensalada y los helados para evitar que las emulsiones se separen, contribuyendo a mantener las propiedades físicas y de textura de los alimentos.5 Los estabilizantes más comunes incluyen la goma garrofín (E410) y los alginatos (E400–404).6

Volver al inicio del artículo


Espesantes

Los espesantes se añaden a alimentos líquidos para aumentar su viscosidad y están compuestos por carbohidratos como la hidroxipropilmetilcelulosa (E464).6 Los espesantes a base de carbohidratos hacen que los líquidos espesen al calentarse cuando los gránulos de almidón de los que se componen los carbohidratos absorben el agua y aumentan de tamaño. Este proceso hace que el gránulo de almidón atrape las moléculas de agua, espesando el alimento. Los espesantes se añaden a una amplia variedad de productos incluyendo salsas y caldos de carne.

Volver al inicio del artículo


Agentes gelificantes

Los agentes gelificantes se utilizan para espesar y estabilizar los alimentos líquidos, dándoles así textura. Aunque cumplen un propósito muy similar al de los espesantes, los agentes gelificantes, como sugiere su propio nombre, son capaces de formar geles. En general, los agentes gelificantes son proteínas o carbohidratos que, al disolverse en alimentos líquidos, forman una red tridimensional dentro del líquido. Así se crea un alimento único de apariencia sólida pero que sin embargo está compuesto en su mayoría por líquido, como las gelatinas, mermeladas y confituras. Entre los agentes gelificantes más comunes están la pectina (E440) y la carragenina (E407).6

Volver al inicio del artículo


Agentes antiapelmazantes

Los alimentos en polvo o en grano tienen tendencia a absorber la humedad, por lo que las partículas se vuelven pegajosas y se adhieren las unas a las otras, es decir, se apelmazan. Es muy difícil utilizar alimentos en polvo o en grano apelmazados ya que no se pueden pesar, extender o mezclar uniformemente. La función de las sustancias antiapelmazantes es proporcionar una cubierta a las partículas alimenticias y absorber el exceso de humedad. Al repeler la humedad de la superficie de los alimentos se evita el apelmazamiento y se retiene la fluidez característica de los alimentos. Uno de los agentes apelmazantes de mayor uso es el silicato de calcio (E552), que se utiliza para evitar que se apelmacen la levadura y las sales de mesa.6

Volver al inicio del artículo


Agentes de glaseado

Los agentes de glaseado (también llamados agentes de recubrimiento), se aplican en la superficie de los alimentos para darles un aspecto brillante o para revestirlos con una capa protectora, como en bollería, frutas y productos de panadería. Los agentes de glaseado más comunes son: la cera de abeja (E901), la cera de carnauba (E903) y los ácidos grasos (E570).6

Volver al inicio del artículo


Gases de envasado

Los gases de envasado se utilizan para regular la atmósfera en la que se empaquetan los alimentos con el fin de controlar su maduración, inhibir los cambios químicos y evitar su deterioro. Esto se logra gracias a una técnica llamada Envasado en Atmósfera Modificada (EAM) que consiste en que el aire del interior del envase se sustituye por una combinación de gases puros como el oxígeno (E948), el dióxido de carbono (E290) y el nitrógeno (E941).6 Dependiendo del alimento y del efecto deseado, se “introducen” diferentes formulaciones de gases dentro del envase. Por ejemplo, una combinación de dióxido de carbono (30-60%) y nitrógeno (40-70%) puede inhibir el crecimiento de muchos microorganismos y puede utilizarse para reducir el deterioro microbiano de la carne y el pescado, mientras que una combinación de dióxido de carbono (20-30%) y oxígeno (70-80%) puede emplearse para evitar la decoloración de las carnes rojas.7

Volver al inicio del artículo


Propelentes

Los contenedores de aerosoles a presión se utilizan para administrar alimentos fluidos en forma de líquido, espuma o aerosol. El uso de propelentes proporciona la presión necesaria para expulsar el alimento fuera del contenedor de aerosol. Los propelentes más comunes son el nitrógeno (E941), el óxido nitroso (E942) y el dióxido de carbono (E290).6 Estos propelentes suelen utilizarse para dispensar productos en espuma o aerosol, como la nata montada, el queso o la mostaza. Esto se debe a que el óxido nitroso y el dióxido de carbono tienden a disolverse en los alimentos fluidos y a expandirse al salir del contenedor, provocando la formación de un aerosol o espuma. El nitrógeno no presenta estas propiedades y por lo tanto se utiliza para dispensar alimentos que requieren una forma líquida, como los aceites y siropes.8

Volver al inicio del artículo




Referencias

1. EUROPA (The European Union On-line), Food Safety – From the Farm to the Fork section: http://ec.europa.eu/food/fs/sfp/flav_index_en.html, accedido el 27 de septiembre de 2009
2. DIRECTIVA 94/35/CE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 30 de junio de 1994 relativa a los edulcorantes utilizados en los productos alimenticios. Official Journal of the European Communities L237, 10.9.94, 3-12.
3. DIRECTIVA 94/35/CE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 30 de junio de 1994 relativa a los colorantes utilizados en los productos alimenticios. Official Journal of the European Communities L237, 10.9.94, 13-29.
4. DIRECTIVA 95/2/CE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 20 de febrero de 1995 relativa a aditivos alimentarios distintos de los colorantes y edulcorantes. Official Journal of the European Communities L61, 18.3.95, 1-40.
5. The Food Standards Agency, Safer Eating section: http://www.food.gov.uk/safereating/chemsafe/additivesbranch/emulsifiers, accedido el 27 de septiembre de 2009
6. Federation of European Food Additives, Food Enzymes and Food Cultures Industries, The Varieties section: http://www.elc-eu.org/html/alphalist.htm, accedido el 27 de septiembre de 2009
7. Robertson GL (2005). Food Packaging – Principle and Practice. Taylor and Francis Ltd, p. 313-331.
8. Fennema OR (1996). Food Chemistry – Food Science and Technology. Marcel Dekker Inc, p. 811–812.

Fuente
EUFIC – Los aditivos alimentarios:
www.eufic.org/article/es/expid/basics-aditivos-alimentarios