Lactancia Materna… un regalo para toda la vida

Licda. Vivian Jiménez Cavallini, Nutricionista

La Asociación Americana de Dietistas (ADA), defiende la lactancia materna debido a los beneficios nutricionales e inmunológicos para los infantes; los beneficios fisiológicos, sociales e higiénicos del amamantamiento para la madre e infante; y los beneficios económicos para la familia y el sistema de salud.

Todo lo que el bebé necesita hasta los 6 meses de vida, lo obtiene de la leche materna, que contiene todos los elementos necesarios para su sano desarrollo y crecimiento: carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y agua. Está hecha a la medida del niño o niña. Además, dar pecho protege al bebé de muchas enfermedades al transmitirle los anticuerpos maternos a través del calostro y la leche.

Entre los muchos beneficios, está también el hecho de que las heces de los bebés amamantados son mucho menos olorosas que las de aquellos que se alimentan con fórmulas infantiles. Algunas investigaciones realizadas proponen que los bebés alimentados con pecho durante los primeros 6 meses tienen un coeficiente intelectual más alto que sus compañeros alimentados con biberón. Además, el contacto con la piel, el olor y el calor maternos brindan confianza, seguridad y amor para ambos.

El contacto inmediato madre-hijo después del nacimiento y la succión frecuente del pecho son los mejores estímulos para la secreción de leche.

Algunas ventajas de dar pecho:

  • La leche materna es una sustancia que cambia de acuerdo con las necesidades de crecimiento del infante.
  • Si el bebé es prematuro es más importante aún que sea amamantado, pues la leche materna reemplaza más efectivamente los nutrientes que el bebé pudo recibir de la placenta.
  • Si hay antecedentes alérgicos en la familia, la leche materna evita alergias en el bebé.
  • Dar pecho en los primeros 6 meses protege al niño (a) de las infecciones de oído medio u otitis media.

Para la madre:

  • Amamantar le ayuda a perder esos kilos de más que le quedaron en el embarazo, pues la grasa almacenada se utiliza en la elaboración de la leche materna.
  • La succión del bebé ayuda al útero a contraerse y recuperar su tamaño más pronto.
  • Una vez establecida la rutina de amamantar, ahorrará mucho tiempo al no tener que esterilizar chupones, mezclar fórmula y calentar boquillas o tetillas.
  • Dar pecho significa un gran ahorro, pues la leche de fórmulas resulta más costosa que la materna.
  • Si la mujer debe trabajar o salir por mucho tiempo, la persona encargada de alimentar al bebé deberá hacerlo con beberito, taza o en cucharaditas, NUNCA con chupón o biberón.
  • Las madres que tengan mastitis, deben seguir amamantando, el bebé NO se contagiará y la infección se cura más rápido, ya que ésta reside en el tejido mamario y no en la leche.
  • Se ha demostrado que la recuperación de la cesárea es más rápida si la madre da pecho.

Por otro lado, para producir leche de buena calidad, la madre debe primero, pensar en alimentarse adecuadamente consumiendo una variedad de alimentos en cantidades adecuadas. NUNCA se debe realizar una dieta durante el embarazo o la lactancia, por que puede perjudicar la salud de la mujer y la de su hijo. El peso ganado durante la gestación se irá perdiendo al dar de mamar a un ritmo constante (no más de 2 kg al mes).

Bibliografía:

Beal, V. (1997), Nutrición en el Ciclo de la Vida. Editorial LIMUSA, S.A. México.
Mahan, K. y Escott-Stump, S. (1998). Nutrición y Dietoterapia de Krause. Mc Graw-Hill Interamericana. Novena Edición. México.
Padres e Hijos. (2000). Especial de Nutrición Infantil. España.

Lic. Vivian Jiménez
Instituto Costarricense de Sexologia
506-22801911 / 506-22801933
vivian.nutricion@gmail.com
Consulta martes y jueves