Qué es un reemplazo total de cadera?

El reemplazo de cadera o artroplastia de cadera, es un procedimiento quirúrgico en el que se eliminan las partes enfermas de la articulación de la cadera y se reemplazan con piezas artificiales nuevas. 

Ver imagenes

Estas piezas artificiales se llaman prótesis.

Los objetivos de la cirugía de reemplazo de cadera incluyen el aumento de la movilidad, la mejora de la función de la articulación de la cadera y el alivio del dolor.

Causas del reemplazo de cadera

La razón más común para el reemplazo de cadera es la osteoartritis.

La osteoartritis se produce cuando se rompe el cartílago que cubre los extremos de los huesos donde se juntan para formar articulaciones.

Esto hace que los huesos de la articulación rocen entre sí lo que provoca mucho dolor.

Crecimientos de hueso, conocidos como quistes, pueden formarse alrededor de la articulación. Estos quistes conducen al dolor y la rigidez.

Otras posibles causas de daños en la cadera que obligan al reemplazo de la cadera incluyen:
 

  • Fracturas por caídas
  • Artritis reumatoide
  • Artritis séptica
  • Tumores óseos
  • Osteonecrosis
  • Displasia de cadera

Lea también: Prevención de las caídas en los adultos mayores

Las fracturas de cadera son una de las causas más comunes de lesión ósea en las personas mayores. La mayoría de los casos de fractura de cadera se producen como resultado de una caída.

La artritis reumatoide es una condición en la cual el sistema inmunológico del cuerpo ataca la membrana que recubre la articulación.

Esto puede conducir a dolor,  inflamación y la destrucción de la articulación.

La artritis séptica ocurre por infección de la articulación de la cadera.

Los tumores óseos ocurren cuando un cáncer se desarrolla en los huesos de la cadera.

La osteonecrosis es una condición en la cual el suministro de sangre al hueso se corta, causando la muerte del hueso.

La displasia de cadera  ocurre  cuando un bebé nace con los huesos de la cadera  mal formados. Con el tiempo este problema  puede llegar a provocar desgaste precoz y artrosis de la cadera , que a veces hace necesario sustituir la  articulación afectada con una prótesis.

Los médicos suelen recomendar el reemplazo de cadera si el dolor y la rigidez interfieren con su capacidad para realizar actividades diarias - especialmente si otros tratamientos no han ayudado.

Complicaciones

Las complicaciones  asociadas con la cirugía de reemplazo de cadera pueden incluir:

Formación de coágulos de sangre

Se pueden formar coágulos en las venas de las piernas después de la cirugía. Esto puede ser peligroso porque un pedazo de un coágulo puede desprenderse y viajar a sus pulmones, el corazón o rara vez al cerebro.

Su médico puede prescribir medicamentos anticoagulantes para reducir este riesgo.

Infección

Las infecciones pueden ocurrir en el sitio de la herida y en el tejido más profundo cerca de su nueva cadera.

La mayoría de las infecciones se tratan con antibióticos, pero una infección importante cerca de su prótesis pueden requerir cirugía para remover y reemplazar la prótesis.

Fracturas

Durante la cirugía, las porciones saludables de articulación de la cadera pueden fracturarse.

A veces, las fracturas son tan pequeñas que se curan por sí solas, pero fracturas más grandes pueden necesitar ser corregidas con alambres, agujas y posiblemente, injertos de hueso.

Dislocación

Ciertas posiciones pueden hacer que la nueva articulación se desplace.

Para evitar este problema, a menudo se recomienda que después de la cirugía no se doble más de 90 grados en la cadera y no deje que su pierna cruce la línea media de su cuerpo.

Si la cadera se luxa, su médico puede encajarla con una abrazadera para mantener la articulación en la posición correcta. Si la cadera sigue dislocándose, la cirugía es a menudo necesaria para estabilizarla.

Cambio en la longitud de las piernas

El cirujano toma medidas para evitar el problema, pero de vez en cuando una nueva cadera hace una pierna más larga o más corta que la otra.

A veces esto es causado por la debilidad en los músculos de la cadera. En este caso, el fortalecimiento y el estiramiento progresivo de los músculos pueden ayudar.

Aflojamiento

A pesar de esta complicación es poco común con los implantes más nuevos, la nueva articulación puede no llegar a ser sólidamente fijada al hueso o pueden aflojarse con el tiempo, causando dolor en la cadera.

Una nueva cirugía puede ser necesaria para solucionar el problema.

Cómo se realiza un reemplazo de cadera?

Usted puede elegir el tipo de anestesia que se le da durante la cirugía.

Hay dos opciones:

Anestesia general. Con esta anestesia el paciente  está totalmente dormido durante la operación.

Anestesia espinal o epidural. En esta anestesia se aplica una inyección en la columna vertebral que adormece la parte inferior de su cuerpo.

La anestesia epidural a menudo se combina con sedación por lo que no será consciente de su entorno y no tendrá memoria de la cirugía.

Dependiendo del estado general de su salud  su cirujano puede recomendar una epidural, ya que tiene menos posibilidades de causar complicaciones en personas con una condición de salud subyacente.

Cómo se hace la cirugía?

El cirujano hace una incisión en la cadera, elimina la articulación de la cadera dañada y después lo reemplaza con una articulación artificial que es una aleación de metal o, en algunos casos, de cerámica.

Cuánto tiempo durará la operación?

La cirugía en sí suele durar de 1-2 horas, más otras 1-2 horas para la preparación y recuperación en la sala de operaciones.

La duración de la cirugía depende de su salud y necesidades médicas, así como su tamaño.

Los pacientes más grandes con más problemas de cadera requieren mayor tiempo quirúrgico.

Prevención de coágulos de sangre

Después de la cirugía, usted estará en mayor riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos en las piernas.

Entre las posibles medidas para prevenir esta complicación se incluyen:

La movilización precoz. Se le animará a sentarse e incluso tratar de caminar con muletas o un andador poco después de la cirugía.

Es probable que esto suceda el mismo día de la cirugía o al día siguiente.

Aplicación de presión. Tanto durante como después de la cirugía, se recomienda el uso de medias de compresión elásticas o mangas de aire inflables similares a un manguito de presión sanguínea en las piernas inferiores.

La presión ejercida por los manguitos inflados ayuda a evitar que la sangre se estanque en las venas de las piernas, lo que reduce la posibilidad de que se formen coágulos.

Medicamento para diluir la sangre (anticoagulantes) . Su cirujano le puede recetar un anticoagulante inyectado o por vía oral después de la cirugía.

Es posible que necesite anticoagulantes varias semanas después de la cirugía, depende de qué tan pronto usted camine, su nivel de actividad y el riesgo general de formación de coágulos de sangre.

Recuperación

Durante las primeros cuatro a seis semanas después de la operación va a necesitar una ayuda para caminar, como unas muletas.

También puede inscribirse en un programa de fisioterapia que está diseñado para ayudarle a recuperarse y mejorar el uso de su nueva articulación de la cadera.

La mayoría de las personas son capaces de reanudar sus actividades normales al cabo de dos o tres meses, pero puede durar hasta un año antes de experimentar los beneficios de la nueva cadera.

Fuente

 

Artículos relacionados:

Revisasado el 3 de octubre del 2016

Suscripción al boletín