Qué es la ansiedad?

Es parte normal de la vida el experimentar ansiedad ocasional.

Por ejemplo, usted puede sentirse preocupado y ansioso por hacer un examen, realizarse una prueba médica o una entrevista de trabajo.

En momentos como éstos, la sensación de ansiedad puede ser perfectamente normal.

Sin embargo, es posible que experimente ansiedad que es persistente, incontrolable y abrumadora.

Si se trata de un temor excesivo, irracional ante situaciones cotidianas, puede ser incapacitante.

Cuando la ansiedad interfiere con las actividades diarias, es posible que tenga un trastorno de ansiedad.

La ansiedad es el principal síntoma de varias condiciones, incluyendo:

Factores de riesgo

Los investigadores han descubierto que los factores genéticos y ambientales, con frecuencia en la interacción con los factores específicos , son factores de riesgo para los trastornos de ansiedad.

Los factores específicos incluyen:

  • Timidez o inhibiciones de la conducta, sobre todo en la infancia
  • Ser mujer. Las mujeres son diagnosticadas con mayor frecuencia con el trastorno de ansiedad generalizada.
  • Tener pocos recursos económicos
  • Estar divorciado o viudo
  • Exposición a eventos estresantes o traumatizantes
  • Trastornos de ansiedad en familiares biológicos cercanos
  • Historia familiar de trastornos mentales
  • Niveles elevados de cortisol en la saliva por la tardes (en concreto para el trastorno de ansiedad social)
  • El consumo de drogas o alcohol

Síntomas

Trastorno de ansiedad generalizada

Las personas con trastorno de ansiedad generalizada tienen ansiedad excesiva o se preocupan por meses y se enfrentan a varios síntomas relacionados con la ansiedad.

Los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada incluyen:

  • Inquietud o sensación de gran estrés
  • Fatigarse con facilidad
  • Dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco
  • Irritabilidad
  • Tensión muscular
  • Dificultad para controlar la preocupación
  • Problemas del sueño. Dificultad para conciliar o mantener el sueño, o sueño inquieto.

Trastorno de pánico

Las personas con trastorno de pánico tienen ataques de pánico inesperados recurrentes, que son periodos repentinos de miedo intenso que puede incluir, palpitaciones cardiacas, o el ritmo cardíaco acelerado; transpiración; temblores o sacudidas; sensaciones de falta de aire o asfixia y sensación de muerte inminente.

Síntomas del trastorno de pánico incluyen:

  • Ataques repentinos y repetidos de intenso miedo
  • Sentimientos de estar fuera de control durante un ataque de pánico
  • Preocupación intensa sobre cuando el próximo ataque va a ocurrir
  • Miedo a los lugares donde los ataques de pánico han ocurrido en el pasado

Trastorno de ansiedad social

Las personas con trastorno de ansiedad social (a veces llamada "fobia social") tienen un marcado temor de situaciones sociales o actuaciones en las espera sentir vergüenza, ser juzgados, rechazados, o temerosos de ofender a los demás.

Síntomas del trastorno de ansiedad social incluyen:

  • Sentirse muy preocupados por estar con otras personas.
  • Sentirse muy consciente de sí mismo en frente de otras personas y preocupado por sentirse humillado, avergonzado, o rechazado, o temeroso de ofender a los demás.
  • Sentir miedo de que otras personas lo juzgarán.
  • Preocuparse por días o semanas antes de un evento donde habrán otras personas.
  • Mantenerse alejado de los lugares donde hay otras personas.
  • Tener dificultades para hacer amigos y mantener relaciones de amistad.
  • Rubor, sudoración, temblor al estar cerca de otras personas.
  • Sentir náuseas o ganas de vomitar cuando hay otras personas presentes.

Tratamientos

La evaluación de un trastorno de ansiedad a menudo comienza con una visita a un médico.

Algunas condiciones de salud física, tales como una tiroides hiperactiva o la baja de azúcar en la sangre, así como tomar ciertos medicamentos, pueden imitar o empeorar un trastorno de ansiedad.

Una evaluación completa de la salud mental también es muy útil, ya que los trastornos de ansiedad suelen coexistir con otras condiciones relacionadas, como la depresión o el trastorno obsesivo-compulsivo.

Los dos principales tratamientos para el trastorno de ansiedad generalizada son la psicoterapia y el tratamiento con medicamentos contra la ansiedad también llamados ansiolíticos.

Es posible que se beneficie más de una combinación de los dos. Se puede necesitar un poco de ensayo y error para descubrir qué tratamientos funcionan mejor para usted.

Psicoterapia

También conocida como terapia de conversación o de orientación psicológica, la psicoterapia implica trabajar con un terapeuta para reducir los síntomas de ansiedad.

Puede ser un tratamiento efectivo para el trastorno de ansiedad generalizada.

La terapia cognitiva conductual es una de las formas más efectivas de psicoterapia para el trastorno de ansiedad generalizada.

En general, un tratamiento a corto plazo, la terapia cognitivo-conductual se centra en la enseñanza de habilidades específicas para volver gradualmente a las actividades que ha evitado debido a la ansiedad.

A través de este proceso, sus síntomas mejoran a medida que construye sobre su éxito inicial.

Tratamiento con medicamentos

Existen varios tipos de medicamentos se usan para tratar el trastorno de ansiedad generalizada.

Hable con su médico acerca de los beneficios, riesgos y posibles efectos secundarios.

Antidepresivos

Los antidepresivos, incluyendo los inhibidores de la recaptación de serotonina  y los inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina, son los tratamientos de primera línea.

Ejemplos de antidepresivos se usan para tratar los trastornos de ansiedad incluyen el escitalopram (Lexapro), duloxetina (Cymbalta), venlafaxina (Effexor XR) y paroxetina (Paxil, Pexeva).

Su médico también puede recomendar otros antidepresivos.

Buspirona

La buspirona es un agente ansiolítico que no esta relacionado  con las benzodiazepinas, barbitúricos u otros fármacos ansiolíticos o sedantes.

Este medicamento tiene la ventaja que alivia la ansiedad sin producir sueño, relajación muscular o alteración del estado de  vigilia.

Este medicamentos por lo general toma varias semanas para ser plenamente eficaz.

Benzodiazepinas.

En determinadas circunstancias, el médico puede prescribir una benzodiazepina para el alivio de los síntomas de ansiedad.

Las benzodiazepinas se usan generalmente sólo para aliviar la ansiedad aguda pensando en un tratamiento a corto plazo.

Los ejemplos incluyen el alprazolam (Niravam, Xanax), clordiazepóxido (Librium), diazepam (Valium) y lorazepam (Ativan).

Debido a que pueden crear hábito, estos medicamentos no son una buena opción si usted ha tenido problemas con el alcohol o abuso de drogas.

Betabloqueadores

Los betabloqueadores como el propranolol y atenolol, también son útiles en el tratamiento de los síntomas físicos de la ansiedad, especialmente ansiedad social.

Estos medicamentos  permiten controlar los latidos rápidos del corazón, temblores y ruborización en situaciones de ansiedad.

La elección de la medicación adecuada, la dosis y el  plan de tratamiento debe realizarse bajo el cuidado de un experto quién debe considerar los beneficios versus los efectos secundarios de estos medicamentos.

Su médico puede probar varios medicamentos antes de encontrar el tratamiento correcto para usted.

Efectos secundarios del tratamiento de los trastornos de ansiedad

.

Benzodiazepinas
Los efectos secundarios más comunes de las benzodiazepinas son somnolencia y vértigo.

Otros posibles efectos secundarios incluyen:

  • Malestar estomacal
  • Visión borrosa
  • Dolor de cabeza
  • Confusión
  • Aturdimiento
  • Pesadillas.

 

Buspirona 

Los posibles efectos secundarios de la buspirona (BuSpar) incluyen:

  • Mareo
  • Dolores de cabeza
  • Náusea
  • Nerviosismo
  • Mareo
  • Emoción
  • Dificultad para dormir.

 

Betabloqueadores

Los efectos secundarios comunes de los beta-bloqueantes incluyen:

  • Fatiga
  • Manos frías
  • Mareo
  • Debilidad
     

Además, los beta bloqueadores por lo general no se recomiendan para las personas con asma o diabetes, ya que pueden empeorar los síntomas de estas enfermedades.

Cómo deben tomarse los medicamentos para tratar los trastornos de ansiedad?

Las personas pueden desarrollar tolerancia a las benzodiazepinas si se toman durante un largo período de tiempo y pueden necesitar dosis más altas para conseguir el mismo efecto.

Algunas personas se vuelven dependientes de ellas. Para evitar estos problemas, los médicos suelen prescribir la medicación por periodos cortos, una práctica que es especialmente útil para las personas que tienen problemas de abuso de sustancias o que se vuelven dependientes de la medicación con facilidad.

Si las personas dejan de tomar las benzodiacepinas, pueden experimentar síntomas de abstinencia, o la ansiedad puede regresar nuevamente. Por lo tanto, se deben disminuir lentamente.

La buspirona y beta bloqueadores son similares. Por lo general se toman a corto plazo para el manejo de la ansiedad. Ambos deben disminuirse lentamente. Hable con el médico antes de suspender cualquier medicamento contra la ansiedad.

 

Si desea leer más sobre ansiedad:

Fuente

GeoSalud, 10 de Octubre, 2016