Los Glóbulos Rojos: Células Portadoras de Oxígeno

 

Página 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

Recuentos de glóbulos rojos

Qué es el VIH/SIDA?
Infección aguda por el VIH
Pruebas de detección del VIH
Medicamentos para el Tratamiento del VIH/SIDA
Infecciones Oportunistas en Pacientes con  VIH / SIDA

Los glóbulos rojos se producen en la médula ósea y son los que llevan el oxígeno a todo el organismo. El RBC es la cantidad de glóbulos rojos que son producidos en unas 20 gotas de sangre (1 milímetro cúbico). Los niveles normales de RBC fluctúan entre 4.5 y 6.1 millones por milímetro cúbico para los hombres, y entre 4.0 y 5.3 millones para las mujeres. Muchas personas con VIH pueden tener valores inferiores a los normales.

El que se obtengan valores ligeramente bajos no debe ser motivo de alarma. Sin embargo, los valores muy reducidos pueden ser señal de anemia y deben examinarse cuidadosamente y tratarse si es necesario. Algunos de los síntomas son fatiga, falta de aliento (dificultad para respirar), palidez en la piel y, en las mujeres, irregularidades menstruales. La anemia puede ser provocada por ciertos medicamentos o enfermedades. Los recuentos bajos de los glóbulos rojos van acompañados de disminuciones en los niveles de hemoglobina y hematócrito.

La hemoglobina: es una proteína en los glóbulos rojos que lleva el oxígeno al organismo. Los niveles normales de hemoglobina son de 12 a 16 gramos por decilitro (g/dl) en las mujeres y de 14 a 18 g/dl en los hombres. Las personas con VIH a menudo tienen niveles de hemoglobina por debajo de lo normal, por lo general debido a la disminución en el número de glóbulos rojos producidos en la médula ósea.

Los medicamentos que causan disminución de la médula ósea, también causan disminución en los niveles de hemoglobina. Las personas con VIH que tienen anemia leve algunas veces toman suplementos de hierro o eritropoyetina (Epogen), una hormona que estimula la producción de glóbulos rojos para aumentar el nivel de hemoglobina. Sin embargo, si la anemia es severa, la terapia con eritropoyetina no debe reemplazar a la transfusión de sangre.

El hematócrito: es otra forma de medir el recuento de glóbulos rojos. Es el porcentaje de glóbulos rojos dentro del número total de células sanguíneas en el organismo. Los valores normales fluctúan entre 40 y 54% para los hombres y 37 y 47% para las mujeres. Los valores del hematócrito indican la densidad de la sangre así como su capacidad para llevar oxígeno. Un hematócrito bajo es otro indicador de anemia.

Volumen corpuscular medio (MCV por su sigla en inglés): El MCV mide el tamaño promedio de un glóbulo rojo individual. El MCV promedio fluctúa entre 80 y 100 femtolitros (fl). Un MCV bajo indica que los glóbulos son más pequeños de lo normal. Esto puede deberse a una deficiencia de hierro o a una enfermedad crónica. El MCV por lo general es más alto de lo normal en las personas que toman AZT (zidovudina, Retrovir) o en las personas con deficiencias de Vitamina B12 o ácido fólico.

Hemoglobina corpuscular media y concentración de hemoglobina corpuscular media (MCH y MCHC por sus siglas en inglés): Éstas son medidas de la cantidad y el volumen de hemoglobina en una célula promedio. Estas medidas son menos importantes pero ayudan a detectar varios tipos de anemias y leucemias.

Las plaquetas: células que ayudan en la coagulación de la sangre

Recuento de plaquetas

Las plaquetas son una parte de la sangre necesaria para el proceso de coagulación. Éstas se desplazan hasta el lugar de una herida donde se «pegan» y ayudan a desarrollar un coágulo o una costra para detener el sangrado. Un recuento normal de plaquetas fluctúa entre 150,000 y 440,000. Un recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia) puede ser provocado por la infección del VIH misma o por ciertos medicamentos.

Aunque un recuento de plaquetas inferior a 150,000 es considerado bajo, la mayoría de las personas aún no corren el riesgo de una hemorragia interna con recuentos de 50,000 o hasta inferiores. Sin embargo, debido a que las plaquetas son necesarias para la coagulación, la posibilidad de una hemorragia seria crece a medida que los recuentos de plaquetas decrecen. Si su recuento de plaquetas es bajo, es posible que su médico le cambie de tratamiento o le enseñe algunas precauciones especiales para prevenir las hemorragias (sangrados), como usar cepillos de dientes de cerdas suaves y máquinas de afeitar eléctricas.

Los glóbulos blancos: células que combaten las infecciones

Recuento de glóbulos blancos (WBC por su sigla en inglés)

Los glóbulos blancos (leucocitos) ayudan a prevenir y combatir las infecciones en el organismo. En promedio un recuento normal de glóbulos blancos en un adulto saludable fluctúa entre 4,000 y 11,000 por milímetro cúbico. Un recuento alto puede indicar que su organismo está combatiendo una infección. Los recuentos bajos pueden ser el resultado de ciertos medicamentos (como el AZT o el ganciclovir), una infección viral menor, el estrés o una infección oportunista (como tuberculosis, histoplasmosis y otras infecciones por hongos). Los recuentos bajos pueden ser preocupantes ya que el organismo se encuentra más propenso a las infecciones.

Diferencial de glóbulos blancos: Ésta es una subdivisión de los diferentes tipos de glóbulos blancos como porcentajes del recuento total de glóbulos blancos. Las tres categorías principales de glóbulos blancos son: 1. Linfocitos, 2. Granulocitos y 3. Monocitos.

Linfocitos: Los linfocitos son glóbulos blancos que producen anticuerpos y regulan la totalidad del sistema inmunológico. Éstos constituyen entre un 10 y un 45% de los glóbulos blancos. Existen dos categorías principales: la células B y las células T, las cuales combaten las infecciones de diferente forma. Las células CD4+, que son un tipo de células T, son las células que ataca el VIH. Usted podrá haber escuchado el término «recuento de CD4+» o «recuento de células T»

Granulocitos (células polimorfonucleares o PMN): Éste es el tipo más común de glóbulos blancos y constituyen entre un 55 y un 80% del recuento total. Los granulocitos se encargan de combatir las infecciones bacterianas y se clasifican en:

Neutrófilos
Son el tipo más común de glóbulos blancos y constituyen entre un 55 a un 70% del recuento total. Combaten las infecciones de diferentes maneras y juegan un papel importante en rodear y destruir las bacterias y otras sustancias extrañas en el organismo. Algunos medicamentos como el ganciclovir (Cytovene) pueden disminuir el recuento de neutrófilos.

Eosinófilos
Constituyen entre el 1 y el 3% de los glóbulos blancos y se dedican a combatir las infecciones por parásitos y las reacciones alérgicas. Su número aumenta durante una reacción alérgica o un ataque de asma.

Basófilos
Constituyen solamente el 1% de los glóbulos blancos, pero son muy importantes para liberar histamina. La histamina es la sustancia que lo hace sentir congestionado y pésimo durante un resfriado (es por eso que se utilizan las antihistaminas para reducir los síntomas del resfriado), pero que ayuda a sanar al cuerpo aumentando la permeabilidad de los vasos sanguíneos para que los glóbulos blancos puedan desplazarse con mayor rapidez a las áreas de infección.

Monocitos: Éstos constituyen entre un 3 y un 7% de los glóbulos blancos. Circulan en la sangre más o menos durante 24 horas y luego se trasladan a los tejidos donde maduran y se convierten en macrófagos, que son los que devoran la infección y los cuerpos extraños (macrófago quiere decir «gran devorador»).

Continuar leyendo aqui Panel químico (CHEM-25 o SMA-25)

 

Artículos relacionados:

 

<< Anterior

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

Siguiente >>
Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico