Trastornos de la alimentación. Anorexia y bulimia

Los trastornos de la alimentación incluyendo: anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y trastorno por atracones, y sus variantes, se relacionan con una perturbación grave de la conducta alimentaria y de la regulación del peso.

Una persona con un trastorno alimenticio puede centrarse excesivamente en su peso y forma, lo que lleva a tomar decisiones no saludables sobre los alimentos con resultados perjudiciales para su salud.

Los trastornos alimentarios afectan a ambos sexos, aunque las tasas entre las mujeres y las niñas son 2½ veces mayor que entre los hombres y los niños.

Los trastornos alimentarios aparecen con frecuencia durante la adolescencia o la edad adulta, pero también pueden desarrollarse durante la infancia o más adelante en la vida.

Anorexia Nerviosa

La anorexia nerviosa es una enfermedad mental que consiste en una pérdida de peso derivada de un intenso temor a la obesidad y conseguida por la propia persona que enferma a través de una serie de conductas.

Afecta preferentemente a mujeres jóvenes entre 14 y 18 años.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Miedo intenso a ganar peso, manteniéndolo por debajo del valor mínimo normal.
  • Escasa ingesta de alimentos o dietas severas
  • Imagen corporal distorsionada
  • Sensación de estar gorda cuando se está delgada
  • Gran pérdida de peso (frecuentemente en un período breve de tiempo)
  • Sentimiento de culpa o desprecio por haber comido
  • Hiperactividad y ejercicio físico excesivo
  • Pérdida de la menstruación
  • Excesiva sensibilidad al frío
  • ​Cambios en el carácter (irritabilidad, tristeza, insomnio, etc.).

Bulimia nerviosa

La bulimia es un trastorno mental que se caracteriza por episodios repetidos de ingesta excesiva de alimentos en un corto espacio de tiempo en forma de "atracones" y una preocupación exagerada por el control del peso corporal que lleva a la persona afectada a adoptar conductas inadecuadas y peligrosas para su salud.

Afecta también mayoritariamente a mujeres jóvenes aunque algo mayores que en la anorexia.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Comer compulsivamente en forma de atracones y a escondidas
  • Preocupación constante en torno a la comida y el peso
  • Conductas inapropiadas para compensar la ingesta excesiva con el fin de no ganar peso: uso excesivo de fármacos, laxantes, diuréticos y vómitos autoprovocados.
  • El peso puede ser normal o incluso elevado
  • Erosión del esmalte dental pudiendo llegar a la pérdida de piezas dentarias
  • Cambios de carácter incluyendo: depresión, tristeza, sentimientos de culpabilidad y odio hacia una misma.

 

Los trastornos alimenticios son enfermedades médicas reales y tratables. A menudo coexisten con otras enfermedades como la depresión, el abuso de sustancias o trastornos de ansiedad.

Continuar leyendo: Prevención de la Anorexia y Bulimia Nerviosa

Fuente

ARTICULOS RELACIONADOS:

Suscripción al boletín