Directrices provisionales destinadas a médicos para la identificación y el cuidado de pacientes infectados por el virus de la influenza tipo A (H1N1)

4 de mayo de 2009

Objetivo: Este documento ofrece directrices provisionales para médicos que podrían atender a pacientes con infección, presunta o confirmada, por el virus nuevo de la influenza tipo A (H1N1), anteriormente conocido como el virus de la influenza de origen porcino. Este documento se actualiza a medida que se identifican más personas enfermas y se cuenta con más información clínica y epidemiológica. Los CDC recomiendan que aquellas personas con enfermedades respiratorias graves y aquellas con mayor riesgo de sufrir complicaciones por la influenza, como se refleja en este documento, tengan prioridad en la realización de las pruebas.

Transmisión

La transmisión de la nueva influenza tipo A (H1N1) está siendo estudiada como parte de una investigación continua sobre el brote, pero los datos limitados con los que se cuenta ahora indican que este virus se transmite en formas similares a otros virus de la influenza. Se cree que los virus de la influenza estacional se transmiten entre las personas principalmente a través de la diseminación de partículas grandes provenientes de secreciones de las vías respiratorias (p. ej., cuando una persona infectada tose o estornuda cerca de una persona con alto riesgo de contraer la enfermedad). La transmisión a través de estas partículas grandes provenientes de secreciones respiratorias requiere que haya un contacto cercano entre la persona fuente de la infección y las personas destinatarias porque las gotitas respiratorias no permanecen suspendidas en el aire y suelen viajar solo por cortas distancias (< 6 pies o <1.80 metros). El contacto con superficies contaminadas es otra fuente posible de transmisión y también podría presentarse propagación a través de núcleos de gotitas (también llamada "transmisión por el aire"). Al no haber suficientes datos sobre la transmisión de los virus nuevos H1N1, se desconoce el potencial de infección ocular, conjuntival o gastrointestinal. Debido a que este es un virus nuevo de la influenza A (H1N1) en seres humanos, la transmisión de este virus de personas infectadas a sus contactos cercanos podría ser común. Todas las secreciones respiratorias y líquidos corporales (diarrea) de personas con la nueva influenza A (H1N1) deben considerarse potencialmente infecciosos.

Periodo de incubación

No se sabe con precisión el periodo de incubación, pero puede variar de 1 a 7 días y muy probablemente de 1 a 4 días.

Personas con infección confirmada por el virus nuevo de la influenza tipo A (H1N1)

Consulte las definiciones de casos confirmados, probables y presuntos.

Signos clínicos

Los pacientes infectados por el virus nuevo de la influenza tipo A (H1N1) que no tienen complicaciones han presentado fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, síntomas de afecciones en el aparato respiratorio superior (tos, dolor de garganta, rinorrea, dificultad para respirar), mialgias, artralgias, fatiga, vómitos o diarrea. En la ciudad de Nueva York, el 95% de los pacientes con influenza nueva tipo A (H1N1) presentaron afecciones que coincidieron con la definición de caso de enfermedad similar a la influenza (fiebre más tos o dolor de garganta) (Infecciones por el virus de la influenza tipo A de origen porcino (H1N1) en una escuela --- Ciudad de Nueva York, abril de 2009, en inglés)

Complicaciones

No hay suficiente información hasta la fecha sobre las complicaciones clínicas de la infección por el virus nuevo de la influenza tipo A (H1N1). Entre las personas infectadas con previas variantes del virus de la influenza porcina, los síntomas clínicos han variado desde enfermedades respiratorias leves hasta enfermedades de las vías respiratorias inferiores, deshidratación o neumonía. Las muertes causadas por variantes previas de los virus de la influenza porcina han ocurrido de manera poco frecuente. Aunque no hay datos todavía sobre el espectro de la influenza nueva tipo A (H1N1), los médicos deben prever las complicaciones similares a las de la influenza estacional: agravamiento de afecciones crónicas subyacentes, enfermedades de las vías respiratorias superiores (sinusitis, otitis media, laringotraqueobronquitis), enfermedades de las vías respiratorias inferiores (neumonía, bronquiolitis, estado asmático), enfermedades cardiacas (miocarditis, pericarditis), trastornos musculoesqueléticos (miositis, rabdomiólisis), enfermedades neurológicas (encefalopatía aguda y postinfecciosa, encefalitis, convulsiones febriles, estado epiléptico), síndrome de choque tóxico y neumonía bacteriana secundaria con o sin septicemia.

Grupos con alto riesgo de presentar complicaciones

En estos momentos no se dispone de suficiente información para determinar qué personas tienen un riesgo más alto de sufrir complicaciones debido a la infección por el virus nuevo de influenza tipo A (H1N1). Por lo tanto, en la actualidad, se deben considerar que los mismos grupos de personas con un mayor riesgo de sufrir complicaciones por la influenza estacional, por su edad o afecciones, también tienen un riesgo más alto de sufrir complicaciones por la influenza de origen porcino.

Los grupos con un riesgo más alto de sufrir complicaciones por la influenza estacional son:

  • Niños menores de 5 años de edad.
  • Personas de 65 años o más.
  • Niños y adolescentes (menores de 18 años) que estén bajo tratamiento prolongado con aspirina y que enfrenten riesgo de padecer el síndrome de Reye después de una infección por el virus de la influenza.
  • Mujeres embarazadas.
  • Adultos y niños con enfermedades crónicas, ya sea pulmonares, cardiovasculares, hepáticas, hematológicas, neurológicas o neuromusculares o trastornos metabólicos.
  • Adultos y niños con sistemas inmunodeprimidos (incluida la inmunodepresión debido a medicamentos o al VIH).
  • Residentes de instituciones para ancianos y otros centros de cuidados de enfermedades crónicas.

Atención médica para pacientes con el virus nuevo de la influenza tipo A (H1N1)

No es necesario que todos los pacientes con presunta infección por el virus nuevo de la influenza (H1N1) consulten a un proveedor de atención médica. Aunque los pacientes con enfermedad grave y aquellas personas con alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza (véase la lista anterior) deben comunicarse con su proveedor de atención médica o buscar cuidados médicos.

A qué pacientes se les deben hacer las pruebas para determinar la presencia del virus nuevo de la influenza tipo A (H1N1)

Los médicos deben realizar pruebas para detectar el virus nuevo de la influenza (H1N1) si el paciente presenta enfermedad respiratoria febril aguda o síntomas de septicemia. En algunos grupos de personas se presentan síntomas atípicos como por ejemplo, en bebés, personas mayores y personas con sistemas inmunodeprimidos. Las pruebas se deben realizar en forma prioritaria en personas que 1) requieran hospitalización o 2) tengan un alto riesgo de contraer enfermedades graves (mencionadas anteriormente). Para realizar la prueba para determinar el virus nuevo de la influenza H1N1 se deben tomar muestras de secreciones de las vías respiratorias superiores como muestras o aspirados nasofaríngeos, muestra nasal más una muestra faríngea o lavado nasal o aspirado traqueal. Las personas que obtienen las muestras de aspiración traqueal o nasal en personas enfermas (en inglés) deben usar equipo de protección personal adecuado. Las muestras se deben enviar a los laboratorios estatales de salud pública. No es necesario confirmar el diagnóstico en todas las personas que tengan infección presunta por el virus nuevo de la influenza (H1N1), en especial, en las personas que residen en áreas afectadas o si la enfermedad es leve. Las recomendaciones sobre a quiénes se les debe realizar la prueba puede variar según el estado o la comunidad. Los médicos deben conocer las directrices locales sobre la realización de pruebas y además deben usar su observación clínica para decidir cuándo se debe realizar la prueba para la influenza nueva tipo A (H1N1). Consulte las directrices provisionales sobre la toma de muestras, procesamiento y realización de pruebas (en inglés).

Notificación de casos presuntos de infección por el virus nuevo de la influenza tipo A (H1N1)

Si los médicos realizan la prueba de influenza nueva tipo A (H1N1) a un paciente deben comunicarse con los departamentos de salud pública estatales para obtener información sobre qué datos epidemiológicos y clínicos se debe recolectar y sobre los protocolos estatales para el envío de muestras. También consulte la información sobre las pruebas de laboratorio y la toma de muestras (en inglés).

Tratamiento para la nueva influenza tipo A (H1N1)

El virus nuevo de la influenza (H1N1) es sensible al oseltamivir y al zanamivir. Pero es resistente a la amantadina y rimantadina. Véase las directrices provisionales sobre los tratamientos antivirales contra la influenza nueva tipo A (H1N1).

Tratamiento adicional

Los tratamientos adicionales como los de agentes antibacterianos se deben usar a discreción de los médicos según el cuadro clínico del paciente. Para el tratamiento antibacteriano de la neumonía, se deben seguir las directrices clínicas para la neumonía adquirida en la comunidad que se pueden consultar aquí (en inglés).

Para los pacientes hospitalizados con neumonía adquirida en la comunidad (CAP) que requieren de admisión en la unidad de cuidados intensivos, se debe considerar la posibilidad de que tengan una infección por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) y se debe tratar de manera empírica además de otras causas de CAP si presentan 1) infiltrados o cavidades necrotizantes o 2) empiema.

Periodo infeccioso

No se conoce por cuánto tiempo una persona infectada disemina el virus nuevo de influenza tipo A (H1N1). Por consiguiente, hasta que se disponga de información, la duración de la diseminación viral se calcula con base en la infección por el virus de la influenza estacional. Se cree que las personas infectadas diseminan el virus desde el día previo a la aparición de la enfermedad hasta que dejen de presentar síntomas. En general, las personas infectadas por el virus nuevo de la influenza tipo A (H1N1) deben considerarse potencialmente infecciosas desde el día antes de presentarse los síntomas hasta siete días después de la aparición de la enfermedad. Los niños, en especial los más pequeños, pueden ser infecciosos por hasta 10 días.

Medidas para el control de infecciones

Consulte las directrices sobre el control de la infección (en inglés)durante el cuidado de pacientes con infección, presunta o confirmada, por el virus nuevo de influenza tipo A (H1N1).

Quimioprofilaxis antiviral

Véase las directrices sobre la quimioprofilaxis con medicamentos antivirales contra el virus nuevo de influenza tipo A (H1N1) en casos de preexposición y posexposición.

Si desea leer mas sobre el tema de Enfermedades Infecciosas  visitar las siguientes páginas:

Fuente
centers for Disease Control and Prevention
http://www.cdc.gov

Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico