Qué es tendinitis?

Tendinitis, también conocida como tendonitis, es un término general usado para describir la inflamación asociada con un tendón.

Los tendones son bandas fuertes o cordones de tejido que unen el músculo al hueso.

Los tendones ayudan a mover los huesos y las articulaciones cuando los músculos se contraen.

Los principales tipos de lesión en el tendón son:

  • Tendinitis - inflamación de un tendón
  • Tendinopatía - el deterioro gradual de un tendón
  • Tenosinovitis - inflamación de la vaina protectora que rodea un tendón
  • Ruptura del tendón - un desgarro repentino de un tendón

Causas de la Tendinitis​

La tendinitis puede ocurrir en cualquiera de los tendones de su cuerpo, aunque es más común alrededor de sus hombros, codos, muñecas, rodillas y talones.

Las lesiones del tendón por lo general ocurren durante prácticas deportivas o actividades que implican movimientos bruscos y repentinos, como lanzar o saltar, o después de la sobrecarga repetitiva de los tendones, como correr.

También pueden ser causados por las actividades diarias repetitivas, tales como el uso regular de un teclado o el ratón de una computadora .

Esto se conoce como una lesión por esfuerzo repetitivo.

Síntomas de la Tendinitis​

Los síntomas de una lesión en el tendón pueden incluir:

  • Dolor que empeora cuando se mueve el área afectada
  • Rigidez en la zona afectada, que puede ser peor por la mañana
  • Debilidad en la zona afectada o incapacidad de mover una articulación
  • Una sensación de que el tendón rechina a medida que se mueve
  • Hinchazón, a veces con calor o enrojecimiento
  • Un bulto en el tendón afectado

Si sufre roturas del tendón, lo normal es experimentar un dolor repentino y grave, que puede llegar a establecerse en un dolor sordo continuo o ningún dolor en absoluto.

El movimiento en la zona afectada también puede llegar a ser más difícil o incluso imposible.

Tratamiento de la Tendinitis​

Los objetivos del tratamiento de la tendinitis son aliviar el dolor y reducir la inflamación.

A menudo, los cuidados de la tendinitis recaen en usted mismo-  incluye reposo, hielo y calmantes para el dolor –.

Medicamentos

Para la tendinitis, el médico puede recomendar algunos de estos medicamentos:

Analgésicos

Tomar aspirina, naproxeno  o ibuprofeno puede aliviar las molestias asociadas con la tendinitis.

Cremas tópicas con medicamentos anti-inflamatorios

Estos medicamentos pueden ser eficaces en el alivio del dolor sin los efectos secundarios potenciales de tomar medicamentos antiinflamatorios por vía oral.

Corticosteroides

A veces el médico puede inyectar un medicamento corticosteroide como la cortisona en un tendón para aliviar la tendinitis. Las inyecciones de cortisona reducen la inflamación y pueden ayudar a aliviar el dolor.

Los corticosteroides no se recomiendan para la tendinitis crónica (la que dura más de tres meses), ya que las inyecciones repetidas pueden debilitar el tendón y aumentar el riesgo de que llegue a romperse.

Plasma rico en plaquetas

Este tratamiento  consiste en tomar una muestra de su propia sangre y hacer girar la sangre en una centrifuga para separar las plaquetas y otros factores presentes en la sangre.  

La solución que queda después de la centrifugación de la sangre se vuelve a inyectar en la zona de la irritación crónica del tendón.

Aunque todavía esta bajo investigación, la aplicación de este tratamiento ha demostrado ser beneficiosa para la tendinitis crónica.

Terapia Física

Usted podría beneficiarse de un programa de ejercicio específico diseñado para estirar y fortalecer la unidad músculo-tendón afectada.

Por ejemplo, el refuerzo excéntrico - que hace hincapié en la contracción de un músculo mientras se está alargando - ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de la inflamación crónica del tendón.

Procedimientos quirúrgicos

Dependiendo de la gravedad de su lesión, puede ser necesaria la reparación quirúrgica, especialmente si el tendón se ha desgarrado del hueso.

Para la inflamación crónica del tendón, la aspiración del tejido de la cicatriz es una opción de tratamiento mínimamente invasiva con ayuda de ultrasonido y pequeños instrumentos diseñados para eliminar el tejido de la cicatriz del tendón sin perturbar el tejido del tendón sano circundante.

Esta técnica logra el mismo objetivo que la cirugía abierta, pero se lleva a cabo bajo anestesia local en un ambiente quirúrgico.

La mayoría de las personas regresan a sus actividades normales dentro de uno o dos meses.

Para el tratamiento de la tendinitis en su casa:

Descanso

Evitar actividades que aumentan el dolor o la hinchazón. No trate de trabajar o jugar a soportando el dolor.

El descanso es esencial para la cicatrización de los tejidos. Pero esto no significa reposo absoluto en cama.

Puede hacer otras actividades y ejercicios que no hacen hincapié en el tendón lesionado.

La natación y ejercicios en el agua pueden ser bien tolerados.

Hielo

Para disminuir el dolor, el espasmo muscular y la inflamación, aplicar hielo en la zona lesionada durante un máximo de 20 minutos varias veces al día. Bolsas de hielo, masaje con hielo o baños con agua con hielo y agua pueden ayudar.

Para un masaje con hielo, congelar una taza de espuma de plástico lleno de agua para que pueda sostener la taza mientras se aplica el hielo directamente sobre la piel.

Elevación

Si la tendinitis afecta a la rodilla, elevar la pierna afectada por encima del nivel del corazón para reducir la hinchazón.

A pesar de que el descanso es una parte clave del tratamiento de la tendinitis, la inactividad prolongada puede causar rigidez en las articulaciones.

Después de unos días de descanso completo, mueva la zona lesionada suavemente a través de su rango completo de movimiento para mantener la flexibilidad de las articulaciones

Prevención de la tendinitis

Para ayudar a prevenir la tendinitis o reducir la gravedad de su recurrencia:

  • Comience nuevas actividades o regímenes de ejercicio lentamente.
  • Aumentar poco a poco las exigencias físicas siguiendo varias sesiones de ejercicio bien tolerados.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Fortalecer los músculos alrededor de la articulación.
  • Tomar descansos en las tareas repetitivas con cierta periodicidad.
  • Detener las actividades que causan dolor.
  • Amortiguar la articulación afectada. Utilizar espuma para arrodillarse o coderas.
  • Aumentar la superficie de agarre de herramientas con guantes o trapos.
  • Usar las dos manos para sujetar herramientas pesadas.
  • No permanecer sentado durante largos períodos de tiempo.
  • Practique una buena postura y la posición del cuerpo correctamente cuando se hace sus actividades diarias.

.

Autor: Dr. Carlos Muñoz Retana

​Actualizado: 19 de Octubre, 2018