Rotavirus

 

El rotavirus puede causar diarrea acuosa grave en bebés y niños pequeños. Por lo general, también tendrán fiebre, vómito y dolor abdominal. Algunos niños con rotavirus no pueden beber los líquidos necesarios para remplazar los perdidos por la diarrea o muchos vómitos durante el día. Esto puede llevar a una grave deshidratación, hospitalización y hasta a la muerte.

Los niños tienen mayor probabilidad de contraer rotavirus en el invierno y la primavera (de diciembre a junio).

El rotavirus se propaga fácilmente entre niños pequeños. Las personas que contraen la enfermedad por rotavirus liberan enormes cantidades del virus a través de las heces (materia fecal). Si el virus entra en su boca, usted puede contraer la enfermedad por rotavirus. Esto sucede cuando usted toca las manos de otras personas u objetos (como juguetes) que están contaminados con el rotavirus.

 

Transmisión del virus

La forma primaria de transmisión es por vía fecal-oral , aunque algunos estudios han reportado valores bajos del virus en secreciones del conducto respiratorio y otros líquidos corporales. Dado que el virus es estable en el medio ambiente, la transmisión puede ocurrir a través de la ingestión de agua o comida contaminada, y mediante contacto con superficies u objetos contaminados.

En los Estados Unidos y otros países de clima templado, la enfermedad tiene un patrón estacional de invierno, con epidemias anuales generalmente entre diciembre y junio. Las tasas más altas de enfermedad ocurren en bebés y niños pequeños, y la mayoría de niños en los Estados Unidos se infectan antes de cumplir los cinco años de edad. Los adultos también pueden infectarse, aunque la enfermedad tiende a ser leve.

Diagnóstico

El diagnóstico puede hacerse mediante la detección rápida del antígeno del rotavirus en una muestra de heces. Las cepas pueden ser caracterizadas aún más mediante pruebas inmunológicas enzimáticas o reacciones en cadena de la polimerasas en transcriptasa reversa, pero estas pruebas no se realizan con frecuencia.

Síntomas

La enfermedad por rotavirus es más frecuente en bebés y niños pequeños, pero los adultos y los niños de mayor edad también pueden infectarse por el rotavirus. Una vez que una persona ha estado expuesta al virus, los síntomas toman unos 2 días en manifestarse.

Los síntomas incluyen:

  • Fiebre
  • Vómito
  • Diarrea
  • Dolor abdominal

El vómito y la diarrea líquida pueden durar de 3 a 8 días en un niño infectado por el rotavirus. Otros síntomas pueden ser faltos de apetito y deshidratación (pérdida de líquidos corporales), lo que puede ser especialmente grave para los bebés y los niños pequeños.

Tanto los niños vacunados como los que no han recibido la vacuna pueden enfermarse por rotavirus más de una vez, ya que existen diferentes tipos de rotavirus y además porque ni la vacuna ni la infección adquirida de manera natural proporcionan una inmunidad (protección) total a futuras infecciones. Por lo general, los síntomas más graves se presentan la primera vez que una persona se infecta por el rotavirus.

Tratamiento

No existe un medicamento antiviral para tratar la infección por rotavirus. Los antibióticos no sirven para tratar esta enfermedad debido a que combaten las bacterias y no los virus.

La infección por rotavirus puede causar vómito y diarrea intensos. Esto puede ocasionar una deshidratación (pérdida de líquidos corporales). Los bebés, niños pequeños, adultos mayores y las personas con otras enfermedades son los que corren más riesgo de deshidratación durante una infección por rotavirus.

Los signos y síntomas de deshidratación en niños y adultos pueden ser:

  • disminución en la orina
  • sequedad en la boca y la garganta
  • sentirse mareado al estar de pie

Un niño deshidratado también puede ser que llore sin tener lágrimas, o presentar muy pocas, y que esté inusualmente soñoliento o inquieto.

La deshidratación puede llevar a otras complicaciones graves. La deshidratación intensa puede requerir de hospitalización para administrar tratamiento con líquidos intravenosos (fluidos que se administran al paciente directamente por la vena). La mejor manera de protegerse contra la deshidratación es beber muchos líquidos (terapia de rehidratación oral). Los líquidos que sirven mejor para este propósito son los líquidos o soluciones de rehidratación oral (SRO)*.

La hidratación intensa puede ser un problema serio. Si cree que usted o alguien que cuida está gravemente deshidratado, consulte a su médico.

Protección de la vacuna contra el rotavirus

Existen dos vacunas contra el rotavirus. Ambas se administran por la boca (vía oral) y las dos son muy eficaces para prevenir la infección por rotavirus grave en bebés y niños pequeños (85-98% en los estudios clínicos originales).

  • Rotateq® se ha usado desde el 2006. Los bebés deben recibir tres dosis de la vacuna (a los 2 meses, 4 meses y 6 meses de edad).
  • Rotarix® se ha usado desde el 2008. Los bebés deben recibir dos dosis de la vacuna (a los 2 y 4 meses de edad).

La primera dosis de la vacuna contra el rotavirus puede darse desde las 6 semanas de edad y debe administrarse antes de que el bebé cumpla las 15 semanas.

Los niños deben recibir todas las dosis de la vacuna contra el rotavirus antes de cumplir los 8 meses de edad.

 

Fuente
Centers for Disease Control and Prevention

GeoSalud, 12 de mayo del 2013

Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico