Anuncios

Cáncer de boca y cavidad oral por los virus del papiloma humano y herpes: ¿cómo reducir su riesgo?

 cancer de boca por virus del papiloma humano

Los seres humanos hemos convivido con los virus de la naturaleza durante toda nuestra existencia. Hasta hace tan solo 100 años (alrededor del año 1920), el ser humano en promedio vivía alrededor de 35 a 40 años. Es decir, la esperanza de vida a nivel mundial, no superaba los 40 años para la mayoría de los habitantes. 

Anuncios

Esta situación hizo que durante largo periodo de tiempo, los seres humanos no desarrolláramos enfermedades que dependen de cambios a nivel celular que toman, la mayoría de las veces, periodos largos de tiempo en desarrollarse. Una de estas enfermedades es el cáncer, el cuál en algunos casos es el producto de la interacción de ciertos virus con células del cuerpo humano.

Hay virus que pueden facilitar el desarrollo de cáncer en el ser humano.  A este grupo de virus se les llama virus oncogénicos (onco = cáncer, génico = origen).  La familia de los virus del Papiloma Humano y la familia de los virus del herpes, son dos grupos de virus que la ciencia moderna ha logrado reconocer en la participación directa de la producción de cáncer. 

Las familias estos dos grupos de virus han logrado convivir con el ser humano durante miles de años. Se han adaptado a no producirnos un daño agudo severo, es decir, en el momento en que nos infectan no nos producen un daño grave, sin embargo, su presencia crónica, y particularmente cuando se vuelve descontrolada, en nuestro cuerpo, facilita el desarrollo de cambios que pueden llevar al desarrollo de enfermedades como el cáncer. Un ejemplo es el cáncer de boca, o cáncer oral. 

¿Has tenido aftas, vejigas, u otros problemas similares en el interior de tu boca a repetición, o “fuegos” en los labios?  Si los has tenido, estos se pueden deber a la presencia crónica de virus del herpes.  En la boca, los virus del herpes que encontramos con mayor frecuencia son el tipo 1 y 2, o también, y con una relativa alta frecuencia, se logra identificar al llamado virus de la “enfermedad del beso” o mononucleosis, enfermedad producida por el virus Epstein Bar.

¿Cómo es que un virus llega a producir cáncer? 

La respuesta es relativamente lógica y sencilla.  Los virus utilizan la “fábrica” que tienen las células del cuerpo humano para reproducirse, sin dañar de forma grave las células que infectan, las cuáles en infecciones crónicas por los virus del herpes, son principalmente células de nuestro sistema nervioso, es decir, nervios. 

Anuncios

Este tipo de virus ha logrado desarrollar sistemas parciales de evasión de las defensas (sistema inmune) del cuerpo humano, la combinación de no dañar las células de forma irreparable y la evasión del sistema inmune tiene varias consecuencias.  Primero, una ventaja evolutiva es que si tenemos un sistema inmune funcional, estos virus, aunque nos infecten no nos van a matar de una enfermedad aguda, es muy baja la probabilidad de que nos enfermemos de forma rápida y descontrolada por ellos. 

Anuncios

La segunda situación es que la multiplicación crónica del virus, con el pasar del tiempo, y mediante el uso de la “fábrica” genética de las células del cuerpo humano, va a llevar a producir cambios en el código genético (ADN) de algunas células del cuerpo, motivo por el cuál algunas de ellas mutarán, llegando a reproducirse a una velocidad descontrolada, lo que llevará al desarrollo de cáncer. 

La tercera, que además son buenas noticias, es que la naturaleza ha desarrollado formas de contrarrestar la multiplicación de estos virus, y con ello disminuir el riesgo de desarrollar cáncer a partir de su multiplicación descontrolada o crónica, mediante el sistema inmune, el cuál requiere tener una combinación adecuada de vitaminas y minerales para poder funcionar de forma correcta.

Vitamina C

La primera de las vitaminas que se ha visto tiene un efecto directo sobre el control de los virus que logran vivir dentro del cuerpo humano, es la vitamina C.  Esta vitamina en las concentraciones correctas logra detener, por sí sola, y mediante la estimulación correcta de nuestro sistema inmune, la multiplicación descontrolada de varias familias de virus, entre ellos los virus del herpes. 

Evolutivamente, un aumento súbito en la concentración de vitamina C en el cuerpo de los mamíferos, señala al sistema inmunológico la necesidad de producir células de defensa, en cantidades altas y con la capacidad adecuada para contrarrestar la infección por virus.  ¿Cuál es el aumento súbito necesario?  En algunos animales, como las cabras, se ha llegado a observar que es hasta de 14 gramos en un día. 

En seres humanos, el científico Linus Pauling, a principios de la década de los años 1970, estimó e hizo la recomendación de que los seres humanos con un metabolismo promedio de 2500 Kcal por día, debían de consumir al menos 2,3 gramos de vitamina C al día.  Esa recomendación nunca se hizo oficial, y existe aún polémica alrededor de este tema, sin embargo, dosis mayores a 1.5 gramos, se han visto relacionadas con beneficios directos al ser ingeridas al momento de inicio de síntomas de “resfriados comunes”, que son infecciones virales por el virus de la influenza. 

Existen también estudios que vinculan de forma directa, la reducción de los episodios de recidiva de herpes bucal, con la ingesta y el uso intravenoso de vitamina C durante las primeras 48 horas de inicio de un brote de herpes.     

Anuncios

Vitamina D

La vitamina D también juega un rol muy importante en nuestro sistema inmune.  Tradicionalmente recomendada y utilizada para un buen crecimiento y funcionamiento de nuestros huesos, la vitamina D es necesaria, y en cantidades óptimas, para que el cuerpo humano combata infecciones de forma correcta. 

Esta situación quedó en evidencia con la pandemia causada por el virus SARS-COV-2, causante de la enfermedad COVID-19.  En el caso de la vitamina D, es muy importante hacerte un examen de sangre, para saber cuál es la cantidad de vitamina D que tiene tu cuerpo, ya que dependiendo de esta, así será la dosis recomendada para llegar a una concentración ideal en la sangre. 

Se ha mencionado en varios foros, que es posible que una concentración por encima de 40 ng/ml sería la ideal para un funcionamiento correcto del sistema inmune en los seres humanos.  Dado que una ingesta alta de vitamina D nos puede causar una intoxicación, la suplementación con vitamina D, no se debe de realizar sin el consejo de un médico.

Zinc y Magnesio

En el caso de los minerales, los dos que se han estudiado en más detalle y se ha visto tienen un rol directo en el sistema inmune, y en particular para el control correcto de infecciones virales en nuestro cuerpo, son el zinc y el magnesio. 

Si tenemos una alimentación adecuada los deberíamos de estar consumiendo en las cantidades correctas, sin embargo, recientemente se ha visto que las dietas que hacemos en la sociedad actual, tienen menos concentración de estos elementos que las que tenían las dietas de nuestros abuelos.

 Ambos, el zinc y el magnesio tienen particularidades sobre su consumo, pero a manera de resumen, el zinc no se debe de consumir en dosis mayores a 30 mg diarios, y el magnesio no se debe de consumir en cantidades que superen el rango de 300 a 4000 mg en una sola toma. 

Vitaminas del Complejo B, Coenzima Q10 y Vitamina E

Por último, dado que los procesos de defensa del cuerpo, es decir, los procesos inmunológicos requieren de una alta cantidad de energía para funcionar de forma adecuada, se ocupa también tener y consumir cantidades adecuadas de otras vitaminas y minerales, como lo son las vitaminas del complejo B, la coenzima Q10 y la vitamina E. 

Cómo ves, a pesar de que el cáncer oral, o de boca, es un problema latente, que se puede originar por la interacción de nuestras células con uno o varios virus que producen infecciones de forma frecuente en la población y que muchas veces es indetectable, también hay maneras a tu alcance, de contrarrestar este riesgo. 

Anuncios

Si quieres conocer más detalle sobre este tema, el funcionamiento de las vitaminas y minerales en el sistema inmunológico y cómo consumirlas de forma correcta, he creado una audio guía que te va a ayudar a hacerlo. Si te interesa esta guía, que tiene un costo de $37 has click en el siguiente link: Audio- Guía: ¿Cómo gastar menos y comprar las vitaminas y los suplementos que necesito?

.

Autor: Dr. Esteban Avendaño Fernández​

​Actualizado: 19 de Abril, 2021

Anuncios