Anuncios

El verdadero objeto de la cesárea

La cesárea es una intervención quirúrgica que no debe ser tomada a a la ligera. Aunque la ciencia y la medicina han avanzado mucho en las últimas décadas, no deja de ser una cirugía que conlleva riesgos y un período de recuperación prolongado y delicado.

Anuncios

Hoy en día son muchas las madres que consideran la programación de su parto a través de la cesárea, ya sea porque piensan que de ese modo el bebé sufrirá menos o porque quieren determinar una fecha concreta para que el mismo médico que las ha atendido durante el embarazo sea el que realice el procedimiento para traer al mundo al bebé.

En una época en la que muchas madres eligen la cesárea programada, con la idea de tener un parto indoloro y libre de complicaciones, es conveniente recordar que ese no es el verdadero objeto de este procedimiento quirúrgico.

Motivos para hacer una cesárea

Una cesárea debe llevarse a cabo solo si se determina que existe un riesgo para la madre o para el bebé. Este tipo de cesáreas suelen llevarse a cabo cuando ocurren problemas inesperados durante el parto.

También es posible programar una cesárea si existen factores que muestren que el parto vaginal no será posible o que conllevará riesgos mayores que la cirugía. Estas situaciones tienen lugar cuando se producen algunas de estas situaciones:

  1. Si el parto es múltiple. A más bebés mayor es el riesgo de complicaciones.
  2. Si la madre tiene problemas de salud, como hipertensión o problemas cardíacos.
  3. Si surgen problemas con la placenta, el cordón umbilical o la forma de la pelvis de la madre.
  4. Si hay sufrimiento fetal o problemas con la posición del bebé en el vientre materno.

Solo en estas circunstancias la programación del parto puede ser la solución más adecuada para asegurar que el niño nacerá sin problemas. En otras situaciones lo mejor es el parto vaginal, entre otras cosas, porque el bebé nacerá cuando le corresponde de forma natural.

Consecuencias de programar la “cesárea a demanda

La cesárea, ya sea o no programada, tiene consecuencias que no deben ser tomadas a la ligera. Cuando no se produce el parto vaginal:

Anuncios
  1. El bebé no recorre el canal de parto, por lo que la presión que se ejerce sobre él y que le ayuda a vaciar sus pulmones de líquido amniótico no se produce, lo que hace que el bebé sea más propenso a padecer problemas respiratorios.
  2. Se produce una menor cantidad de hormonas como la adrenalina, fundamental para que el cuerpo del bebé empiece a funcionar, especialmente su aparato digestivo y su sistema respiratorio. Esto puede producir algunas dificultades digestivas, alimenticias y respiratorias.
  3. Puede crear dificultades para comenzar con la lactancia materna.

Pero además, cuando la cesárea es programada y no se produce trabajo de parto, se segregan menos hormonas fundamentales para el proceso de maduración del bebé:

Anuncios
  1. La cortisona y la catecolamina inciden en el desarrollo de los sistemas circulatorio, respiratorio y metabólico y relacional del bebé
  2. Un nivel bajo de adipodectina aumenta el riesgo de obesidad y diabetes en el bebé.

La recuperación tras la cesárea

La herida que queda tras la cesárea tarda un mes en cerrarse por completo. Aunque el corte superficial cicatrice en unos 10 días no se debe cargar peso ni hacer movimientos bruscos pues la herida es profunda y la recuperación es lenta.

Mientras no cicatrice la herida se debe tener cuidado con aquellos movimientos que ejerzan una presión directa sobre el abdomen, como reír, estornudar, sentarse o simplemente cambiar de posición al dormir. Es conveniente proteger la zona con la mano cuando se realicen estos esfuerzos.

La cesárea es una cirugía mayor y la recuperación después del parto se prolongará por más tiempo que la del parto natural. Esto es algo que muchas madres no tienen en cuenta cuando valoran la opción de la cesárea. Para evitar un dolor momentáneo muchas de ellas se enfrentan a molestias que pueden prolongarse por mucho tiempo, o incluso, a secuelas de por vida si surgen complicaciones durante la cirugía.

Por todo esto es conveniente informarse muy bien antes de decidir cuál es la mejor forma de dar a luz y, en el caso de ser una madre sana y que no haya contraindicaciones, lo mejor es optar por el parto natural.

Anuncios

Colaboración de:

María José Madarnás. Editora de Maternidad Fácil.

Referencias:

http://www.sego.es/Content/pdf/Cesarea_a_demanda.pdf
http://www.abc.es/salud/noticias/20140122/abci-entrevista-josep-maria-lailla-201401212138.html
http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/161444/1/WHO_RHR_15.02_spa.pdf
http://maternidadfacil.com/los-riesgos-de-la-cesarea-programada/
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002911.htm
https://www.geosalud.com/embarazo/cesarea.html http://embarazo10.com/cesarea-parto-y-recuperacion-posterior/

Anuncios