Qué es el herpes zóster?

También conocido como culebrilla o fuego de San Antonio

El herpes zóster es una erupción de la piel muy dolorosa causada por la reactivación del virus inactivo de la varicela zoster.

Se manifiesta en forma de erupción con vesículas, aguda y dolorosa que en forma característica afecta  una sola región nerviosa de un lado del cuerpo (torax) o de la cara. Las vesículas se agrupan en forma de banda al seguir el trayecto de un nervio.

Se le conoce también como culebrilla o fuego de San Antonio. 

El herpes zóster es más común en los adultos mayores y las personas con sistemas inmunes débiles a causa del estrés, enfermedades graves y ciertos medicamentos.

La mayoría de las personas que contraen el herpes zóster mejoran en algunas semanas y no presentaran síntomas de nuevo.

Sin embargo, es posible tener herpes zóster más de una vez.

Si bien no es una condición que amenaza la vida,  el herpes zóster puede ser muy dolorosa.

Las vacunas pueden ayudar a reducir el riesgo de herpes zóster, mientras que el tratamiento temprano puede ayudar a acortar una infección de herpes zóster y disminuir la posibilidad de complicaciones.

Cuál es la causa del herpes zóster?

El herpes zóster se produce cuando el virus que causa la varicela se activa de nuevo en su cuerpo.

Después de tener la varicela, el virus "duerme" (está latente) en sus raíces nerviosas.

En algunas personas, se queda dormido para siempre.

En otros, el virus "se despierta" cuando una enfermedad, el estrés o el envejecimiento debilita el sistema inmunológico.

Algunos medicamentos pueden desencadenar el virus y causar un brote de herpes zóster. No está claro por qué sucede esto. Pero después de que el virus se activa de nuevo, sólo puede causar herpes, no varicela.

Usted no puede contraer herpes de otra persona que tiene herpes zóster. Sin embargo, hay una pequeña posibilidad de que una persona con una erupción de herpes zóster pueda transmitir el virus a otra persona que no ha tenido varicela y que no ha recibido la vacuna contra la varicela.

Cuáles son los síntomas del herpes zóster?

Los síntomas del herpes zóster ocurren en etapas.

Al principio es posible que tenga fiebre, dolor de cabeza o sensibilidad a la luz. También puede tener síntomas de gripe o un malestar estomacal. 

Más tarde, puede sentir picazón, hormigueo o dolor quemante en un área determinada en el lado derecho o izquierdo del torax o de la cara. Ahí es donde la erupción puede ocurrir a los pocos días.

La erupción se convierte en grupos de ampollas. Las ampollas se llenan de líquido y luego se forman costras.

Se tarda de 2 a 4 semanas para que las ampollas sanen, y pueden dejar cicatrices.

Algunas personas sólo tienen una erupción de piel leve. Y algunos no tienen una erupción de piel del todo.

Es posible que usted también pueda sentirse mareado o débil. O podría tener dolor a largo plazo o una erupción en la cara, cambios en la visión, o un sarpullido que se propaga.

Tratamiento del herpes zóster

Aunque no hay cura para el herpes zóster, se pueden tratar los síntomas hasta que la condición se resuelva.

La mayoría de los casos de herpes zoster duran alrededor de dos a cuatro semanas.

El tratamiento para los síntomas del herpes zóster pueden incluir:

  • Cubrir la erupción con ropa o un apósito antiadherente (no adherente) para reducir el riesgo de que otras personas se infectan con varicela - es muy difícil de transmitir el virus a otra persona si la erupción está cubierta.
     
  • Medicamentos para el dolor - como el paracetamol e ibuprofeno.
     
  • Medicamentos antivirales para detener la multiplicación del virus.

 

Tratamiento con medicamentos antivirales

Los medicamentos aciclovir, valaciclovir y famciclovir se utilizan para el tratamiento del herpes zoster.

Estos medicamentos funcionan acortando la duración y la severidad de la enfermedad.

Aciclovir

La dosis de aciclovir es de 800 mg por vía oral cada 4 horas durante 7 a 10 días. 

En pacientes inmunocomprometidos la dosis de aciclovir es de: 10 mg/kg IV cada 8 horas durante 7 días.

Fanciclovir

La dosis de fanciclovir es de 500 mg por vía oral cada 8 horas durante 7 días.

Valaciclovir

La dosis recomendada para el tratamiento del herpes zóster es de 1 gramo 3 veces al día durante 7 días. 

Lo recomendable es comenzar a tomar estos medicamentos lo más pronto posible después del diagnóstico de herpes zóster, de preferencia dentro de las primeras 48 horas de iniciada la erupción. 

Prevención mediante la vacunación

La forma más efectiva de prevenir el herpes zoster es aplicando las vacunas disponibles.

Actualmente hay dos vacunas disponibles en el mercado: Zostavax y Shingrix

 Zostavax

Es una vacuna de virus vivo atenuado. Se recomienda una dosis única de Zostavax para personas de 60 años de edad o más, independientemente de que la persona haya reportado un episodio anterior de herpes zoster.

Las personas con afecciones médicas crónicas pueden ser vacunadas a menos que exista una contraindicación por su condición.

Antes de aplicarse la vacuna consulte con su médico si usted sufre alguna enfermedad crónica.

Zostavax puede administrarse conjuntamente con  las demás vacunas vivas e inactivadas, incluidas las recomendadas habitualmente para personas de 60 años de edad o más, como la gripe y las vacunas antineumococo.

Contraindicaciones para vacunarse con Zostavax.

Zostavax no debe administrarse en caso de:

  • Antecedentes de  reacción alérgica grave  a la gelatina, al antibiótico neomicina o a cualquier otro componente de la vacuna contra el herpes zóster.
  • Una persona que tiene un sistema inmunitario debilitado debido a:

    • VIH/SIDA u otra enfermedad que afecte al sistema inmunológico,
    • Tratamiento con medicamentos que afectan al sistema inmunitario, como los corticoesteroides.
    • Tratamiento del cáncer, como la radioterapia o la quimioterapia
    • Cáncer que afecta la médula ósea o el sistema linfático, como la leucemia o el linfoma.
    • Mujeres que están o pueden estar embarazadas. Las mujeres no deben quedar embarazadas hasta por lo menos 4 semanas después de recibir la vacuna contra el herpes zoster.
    • Cualquier persona con una enfermedad aguda moderada o severa debe esperar hasta que se recupere antes de recibir la vacuna. Esto incluye a cualquier persona con una temperatura de 38.5 ° C o superior.

Shingrix

Es una vacuna producida a partir de una proteína obtenida del virus de la varicela zoster. Dado que no es una vacuna producida a partir de virus vivos se puede utilizar en personas con sistemas inmunes debilitados y en pacientes con enfermedades crónicas debilitantes. 

Esta vacuna esta recomendada para los adultos sanos mayores de 50 años y se aplica en dos dosis separadas por 2 a 6 meses.

Esta vacuna previene el herpes zóster y las complicaciones de la enfermedad. Usualmente se aplica en el brazo.

Shingrix no debe aplicarse en caso de:

  • Antecedentes de reacción alérgica severa a cualquier componente de la vacuna o después de una dosis de Shingrix
  • Prueba de inmunidad negativa al virus de la varicela zoster. Si la prueba de laboratorio indica que usted no tiene inmunidad al virus de la varicela zóster debe aplicarse la vacuna contra la varicela.
  • Actualmente tienen un cuadro de herpes zoster
  • Embarazo o lactancia. Las mujeres que están embarazadas o amamantando no deben aplicarse esta vacuna.

Complicaciones del herpes zóster

Neuralgia post-herpética

La neuralgia posherpética se define como el dolor que persiste por lo menos 90 días después de la aparición  de la erupción aguda del herpes zoster.

En este tipo de neuralgia existe un dolor severo que afecta el nervio dañado por el virus de varicela-zoster y tiene una duración continua varios meses después de que la erupción se ha ido.

La frecuencia de la aparación de la neuralgia post-herpética es variable pero aproximadamente una quinta parte de los pacientes con herpes zoster reportan algún dolor a los 3 meses después del inicio de los síntomas, y el 15% reportan dolor a los 2 años.

Los factores de riesgo para la neuralgia posherpética incluyen la edad avanzada y mayor severidad de la erupción cutánea y dolor durante la fase aguda del cuadro de herpes zoster.

La frecuencia también se incrementa entre las personas con enfermedades crónicas como la enfermedad respiratoria, la diabetes y  pacientes inmunosuprimidos.

En raros casos el herpes zóster puede afectar el ojo y producir pérdida de la visión.

El tratamiento de la neuralgia postherpética incluye:

  • Antidepresivos tricíclicos
  • Medicamentos antiepilépticos gabapentina y pregabalina
  • Tramadol

Dado que estos medicamentos son de uso delicado lo recomendable es que sean prescritos por un médico. No se recomienda la automedicación.

Prevención de la neuralgia postherpética

La manera más efectiva de prevenir la aparición de la neuralgia postherpética es evitando el desarrollo del herpes zoster mediante la vacunación con las vacunas arriba mencionadas.

Herpes zoster oftálmico

En un 50% de los casos de herpes zoster de la frente afecta los ojos produciendo un cuadro muy severo llamado herpes zoster oftálmico.

El herpes zoster oftálmico  generalmente comienza con dolor o hormigueo en un lado del cuero cabelludo, la frente y la cara.

La  uveitis (inflamación dentro del ojo) ocurre en cerca de 40% de las personas afectadas por el herpes zoster oftálmico y generalmente comienza de una a tres semanas después del inicio de la formación de vesículas en la piel. 

Los síntomas iniciales del herpes zoster oftálmico incluyen:

  • Dolor del ojo
  • Enrojecimiento del ojo
  • Sensibilidad a la luz
  • Visión reducida.

Cualquier persona que desarrolle alguno de estos síntomas debe ser examinado por un médico oftalmólogo con urgencia.

En el herpes zoster oftálmico puede haber inflamación del  iris que puede llevar a la formación de cataratas. 

La presión elevada del ojo puede estar presente lo que podría conducir al desarrollo de glaucoma.

En la mayoría de los pacientes, la uveitis observada en el  herpes zoster oftálmico dura sólo unas pocas semanas, pero en algunos pacientes puede convertirse en un problema crónico.

Tratamiento

El herpes zoster oftálmico se trata con un curso de la medicamentos antivirales entre los que se incluyen: aciclovir, valaciclovir y famciclovir.

La uveítis se trata generalmente con corticoesteroides y gotas para dilatar el ojo.

En caso de que se desarrolle glaucoma puede requerirse cirugía para controlar la presión intraocular.

Artículos relacionados:

Qué es la varicela?

.

Autor: Dr. Carlos Muñoz Retana

​Actualizado: 8 de Noviembre, 2018