Anuncios

Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar se debe a la inflamación de una banda gruesa de tejido, llamada fascia plantar, que se extiende por la parte inferior de su pie y conecta el hueso del talón a los dedos del pie.

Ver imagen

Una de sus principales funciones es la de mantener los huesos y las articulaciones en posición y  permite empujar hacia arriba durante la acción de caminar.

Anuncios

Golpes o un estiramiento excesivo  de este ligamento puede causar inflamación y dolor en el talón.

Síntomas de la fascitis plantar

  • El síntoma más común es dolor y rigidez en la parte inferior del talón.
  • El dolor de talón puede ser sordo o agudo.
  • La parte inferior del pie también puede doler o arder.

El dolor es a menudo peor:

• Por la mañana, cuando usted toma sus primeros pasos

• Después de estar de  pie o sentado durante un rato

• Al subir escaleras

• Después de una intensa actividad

El dolor puede desarrollarse lentamente con el tiempo, o de manera repentina después de una actividad intensa.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar  fascitis plantar incluyen:

  • Edad. Es más común entre las edades de 40 y 60 años.

  • Ciertos tipos de ejercicio. Actividades que generan una gran cantidad de estrés en su talón - tales como carreras de larga distancia, bailar ballet y los aeróbicos - pueden contribuir a un inicio más temprano de fascitis plantar.

  • Mecánica del pie defectuosa. Si tiene los pies planos, o al contrario tiene un arco del pie alto o incluso tener un patrón anormal de caminado puede afectar negativamente la forma en que el peso se distribuye cuando se está de pie y añade tensión en la fascia plantar.

  • Obesidad. El exceso de peso añade tensión adicional en la fascia plantar.

Anuncios

  • Ocupaciones que le mantienen de pie. Los trabajadores de fábrica, maestros y otras personas que pasan la mayor parte de sus horas de trabajo caminando o de pie sobre superficies duras pueden dañar su fascia plantar.

Anuncios

  • Embarazo. El aumento de peso, hinchazón y cambios hormonales que acompañan al embarazo pueden conducir a una sobrecarga mecánica de la fascia plantar.

Prevención de la fascitis plantar

  • Mantener un peso saludable para reducir al mínimo la tensión en la fascia plantar.

  • Evitar tacones de aguja o zapatos con tacones excesivamente bajos. Use zapatos con un tacón medio o bajo, buen arco de soporte y absorción moderada.

  • No andar descalzo, especialmente en superficies duras.

  • No lleve los  zapatos de correr gastados. Si un deporte implica correr mucho, sustituya los zapatos con frecuencia.

  • Empiece la actividad deportiva lentamente. Caliente bien antes de comenzar cualquier actividad o deporte.

Anuncios

  • Permita un tiempo adecuado de recuperación entre las sesiones de entrenamiento.

  • Beber agua antes, durante y después del juego.

Tratamiento de la fascitis plantar

Para la mayoría de las personas, la condición mejora espontáneamente dentro de un año.

Medicamentos

Los analgésicos tipo medicamentos analgésicos no esteroideos ( AINEs)  como el ibuprofeno y naproxeno pueden aliviar el dolor y la inflamación asociados con la fascitis plantar.

Terapias

El estiramiento y ejercicios de fortalecimiento o el uso de dispositivos especializados pueden proporcionar alivio de los síntomas.

Éstas incluyen:

Terapia física

Un fisioterapeuta le puede dar instrucciones para realizar una serie de ejercicios para estirar la fascia plantar y el tendón de Aquiles y el fortalecimiento de músculos de las piernas más bajas, que estabilizan el tobillo y el talón.

Un terapeuta también puede enseñarle a aplicar vendaje deportivo para apoyar la parte inferior de su pie.

Férulas nocturnas

Su fisioterapeuta o el médico puede recomendar el uso de una férula que extiende la pantorrilla y el arco de su pie mientras duerme.

Esto mantiene la fascia plantar y el tendón de Aquiles en una posición de alargamiento durante la noche y facilita el estiramiento.

Aparatos ortopédicos

Su médico puede prescribir taloneras, cojines o soportes para el arco hechos a medida (ortopédicos) para ayudar a distribuir la presión a los pies de manera más uniforme.

Procedimientos quirúrgicos

Cuando las medidas más conservadoras no funcionan, el médico puede recomendar:

Inyecciones de esteroides

La inyección de un tipo de medicamento esteroide en el área sensible al tacto puede proporcionar un alivio temporal del dolor.

Múltiples inyecciones no son recomendables porque pueden debilitar su fascia plantar y, posiblemente, hacer que se rompa, así como reducir la capa de grasa que cubre el hueso del talón.

Terapia con ondas de choque

En este procedimiento, las ondas de sonido se dirigen a la zona de dolor en el talón para estimular la cicatrización.

Por lo general se utiliza para la fascitis plantar crónica que no ha respondido a tratamientos más conservadores.

Este procedimiento puede causar moretones, hinchazón, dolor, entumecimiento u hormigueo y no se ha demostrado ser muy efectiva.

Cirugía

Pocas personas necesitan cirugía para separar la fascia plantar del hueso del talón.

Por lo general es una opción sólo cuando el dolor es severo y todo lo demás falla. Los efectos secundarios incluyen un debilitamiento del arco de su pie.

Anuncios

pregunte al medico

Actualizado: 13 de marzo, 2018

  • Artículos relacionados con Ortopedia
  • Tratamiento farmacológico artrosis de rodilla

  • Prevencion de la fractura de cadera en el adulto mayor

    Prevencion de la fractura de cadera en el adulto mayor. Quien esta en riesgo. Medidas para evitar las caídas y fractura de cadera

  • Fascitis plantar. Imagen

    La fascitis plantar se debe a la inflamación de una banda gruesa de tejido, llamada fascia plantar, que se extiende por la parte inferior de su pie y conecta el hueso del talón a los dedos del pie

  • Ortopedia

    Enfermedad de Osgood-Schlatter,Fractura de Cadera en el Anciano,Síndrome hombro doloroso,Prótesis Total de Cadera,Prótesis Total de Rodilla,

  • Qué es tendinitis?

    La tendinitis, también conocida como tendonitis, es un término general usado para describir la inflamación asociada con un tendón.

Anuncios