Hidrocefalia y espina bífida


Muchos bebés que nacen con espina bífida se ven afectados por la hidrocefalia (acumulación de líquido en el cerebro).

Esto significa que tienen líquido raquídeo en exceso adentro y alrededor del cerebro. El líquido en exceso puede hacer que se agranden los espacios del cerebro llamados ventrículos, produciendo inflamación en la cabeza.

La hidrocefalia debe ser vigilada y tratada adecuadamente para evitar lesiones cerebrales.


Si un bebé con espina bífida tiene hidrocefalia, el cirujano le puede poner una derivación, es decir, un pequeño tubo que ayude a drenar el líquido del cerebro para evitar la presión excesiva. Puede ser que se requiera de una cirugía adicional para reemplazar la derivación cuando el niño crezca o si el tubo se tapa o se infecta.

 

 

Fuente

Datos sobre la espina bífida

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades