Anuncios

Qué es la fertilización in vitro?

La fertilización in vitro  consiste en la fecundación de un óvulo  fuera del cuerpo. El tratamiento puede llevarse a cabo utilizando los óvulos  y esperma de la pareja  o utilizando  esperma donado o óvulos donados, o ambos.

Anuncios

La fertilización in vitro es adecuada para mí?

La fertilización in vitro se puede recomendar si se cumplen ciertas condiciones:

  • La pareja  ha sido diagnosticada con  infertilidad a la cual no se le ha podido determinar la causa.
  • Las trompas de Falopio están bloqueadas y no son quirúrgicamente reparables.
  • Las mujeres que tienen endometriosis y no han sido capaces de lograr un embarazo después de un tratamiento médico o quirúrgico
  • Las mujeres que tienen disfunción ovárica y  que no han sido capaces de lograr un embarazo después de la inducción de la ovulación normal
  • Se han usado otras  técnicas, tales como el uso de  medicamentos para la fertilidad o la inseminación intrauterina y no se ha  tenido éxito.
  • Pareja masculina  tiene recuentos muy bajos  de espermatozoides,  nació con ausencia congénita de los conductos deferentes (el conducto que transporta los espermatozoides desde el testículo hasta el exterior del pene); no sea ha podido revertir la vasectomía o tiene un historial de anticuerpos anti-esperma.
  • Está utilizando esperma congelado de su pareja en su tratamiento y la inseminación intrauterina no es adecuada para usted.
  • Está utilizando óvulos donados o sus propios óvulos congelados.
  • Está utilizando las pruebas de embriones para evitar la transmisión de una enfermedad genética a su hijo.

Etapas de la fertilización in vitro

Estimulación de los ovarios

Los óvulos  se desarrollan dentro de unos  quistes llenos de líquido llamados folículos que se encuentran en los ovarios.

Mediante un tratamiento hormonal se estimulan los folículos con el fin de producir óvulos sanos y maduros. Este paso permite recoger varios óvulos para la fertilización in vitro. Este tratamiento con hormonas requiere de diez a veinte días.

El desarrollo de los óvulos se controla mediante análisis de sangre y pruebas de ultrasonido (ecografía) que aseguren  que los óvulos se van a recoger en el momento preciso.

Recoger los óvulos

Para recoger los óvulos  una sonda de ultrasonido se coloca en la vagina mientras la mujer se encuentra bajo sedación ligera. El monitor de ultrasonido muestra los folículos dentro de los ovarios. Los folículos contienen los óvulos.

Una aguja fina se pasa a través de la pared vaginal para llegar a  los ovarios. Cada folículo en el ovario se perfora con el fin de recoger el óvulo.

Anuncios

Fertilización

Un par de horas después de la recolección de los óvulos, el hombre ofrece una muestra de semen. En un tratamiento de fertilización in vitro estándar los óvulos se mezclan con el esperma (que contiene los espermatozoides ) en una placa de cultivo.

Para el tratamiento inyección intracitoplasmática de espermatozoides, un espermatozoide se inyecta directamente en el citoplasma de cada óvulo.

Anuncios

Si un óvulo es fecundado por un espermatozoide, un cigoto o pre-embrión comienzan a desarrollarse. El embrión permanece en la incubadora durante dos a cinco días, mientras que continúa creciendo y dividiéndose.

La transferencia de embriones

Una vez que los embriones han crecido a un tamaño predeterminado, uno o dos serán transferidos de vuelta al útero de la mujer en el momento adecuado de su ciclo menstrual.

Este procedimiento consiste en pasar un tubo de plástico muy fino  a través del cuello uterino y en la cavidad uterina bajo guía por ultrasonido (ecografía). Sólo uno o dos embriones se transfieren a la vez.

Anuncios

El número de embriones transferidos es restringido debido a los riesgos asociados con los nacimientos múltiples.

Pruebas de embarazo se realizan generalmente dos semanas después de la transferencia de embriones.

Fertilización con la inyección intracitoplasmática de espermatozoides

Es un método eficaz de fertilizar los huevos en situaciones en las que no hay suficientes espermatozoides, el esperma no es adecuado  o cuando los métodos de fertilización anteriores han fracasado.

Usando ese método incluso los casos más severos de infertilidad masculina - muy bajo número de espermatozoides o incluso ausencia de espermatozoides en el eyaculado - pueden ser tratados con éxito con la fertilización in vitro.

En estos casos, los espermatozoides a menudo se puede obtener directamente  de los testículos o del epidídimo utilizando un procedimiento  menor ambulatorio.

Fuente

GeoSalud, 23 de enero del 2016

Anuncios