Anuncios

La lactancia materna y el bebé 

Aprender hechos sobre los recién nacidos y ser una nueva mamá es importante.

La comprensión de cómo su cuerpo y su bebé recién nacido trabajan juntos es útil de dos maneras. En primer lugar, antes de tener a su bebé, estos hechos podrían ayudarle a tomar la decisión de amamantar.

Anuncios

Luego, durante los primeros días y semanas cuando se está aprendiendo a amamantar, el recordar estos hechos puede ayudarle durante los momentos difíciles.

Cuando se sabe de antemano qué esperar, puede eludir las trampas más comunes y tener más confianza en su capacidad de amamantar. Esto es lo que necesita conocer acerca de la conexión madre-bebé.

Su bebé nació para ser amamantado.

A los pocos minutos de nacer los bebés buscan de forma automática obtener la leche del pecho de su madre. Los bebés no necesitan aprender, es la mamá la que puede necesitar algún tipo de formación.

El reto de una nueva mamá es aprender a saber la diferencia entre un bebé que tiene hambre y uno que está cansado o incómodo. La lactancia materna en el momento justo le ayudará a reconocer algunos de los signos de hambre de su bebé, tales como relamerse los labios.

En caso de duda, siempre ofrezca el pecho. Un bebé que no tiene hambre no va a comer. Sea paciente. Sigue intentándolo. Lo conseguira.

La panza de su bebé es muy pequeña.

Al nacer, el estómago de su bebé puede sostener sólo alrededor de una o dos cucharaditas. A una semana de edad, el estómago de su bebé se expande y puede sostener alrededor de dos onzas,  aproximadamente el tamaño de una almendra.

Los recién nacidos suelen perder un poco de peso en los primeros días después de nacer. Para asegurarse de que todo está en camino con el crecimiento de su bebé, tendrá la primera visita con el médico de su bebé de tres a cinco días después de volver a casa del hospital. Mientras tanto el mantener un registro de los pañales sucios y la alimentación de su bebé  puede decir si su bebé está comiendo lo suficiente. 

No le de cereales a bebés de menos de seis meses de edad, y no complemente con fórmula sin consultar con el médico primero. Recuerde, el sistema digestivo de un bebé está todavía sin desarrollar, por lo que no quiere causar ningún problema digestivo innecesario.

Anuncios

La leche materna es única.

A diferencia de la fórmula, la leche materna se ajusta de acuerdo a las necesidades de su bebé y es fácil de digerir. Además, no hay que pesar, medir, o calentar la leche materna. Por lo que no hay que obsesionarse con cuántas onzas está bebiendo su bebé.

Sólo amamante tan a menudo como sea posible, siempre que su bebé muestre señales de hambre.

En los primeros días de vida el calostro (el líquido dorado y espeso que producen sus pechos) proporciona todos los nutrientes que su bebé necesita.

Anuncios

Y el volumen de la leche materna crece junto con las necesidades del bebé en las siguientes semanas y meses. Es muy raro que una madre no produzca suficiente leche para alimentar a su bebé, por lo que confíe en su cuerpo.

A su bebé le gusta su piel en su piel.

En las primeras semanas los recién nacidos no necesitan atuendos lindos. El contacto piel a piel es importante para la salud del recién nacido y tiene beneficios emocionales y de unión para ambos padres.

Es bueno tener un papá involucrado. Por ejemplo, pidale que sostenga al bebé desnudo en su pecho desnudo, tal vez incluso después de comer. 

A bebé le gusta estar acurrucado

Mantenga a su bebé cerca de su cuerpo durante la lactancia, con el ombligo de su bebé mirando hacia usted, no hacia el techo.

Anuncios

Para las mujeres de pechos grandes, si su bebé tiene problemas para llegar a su pezón cuando se coloca contra el pecho, prueba la posición de fútbol americano u otras hasta que encuentre una posición que sea cómoda para ambos.

Su bebé va a llorar.

El llanto es cómo se comunican los bebés. Pero los bebés no lloran solo porque tienen hambre.

También lloran cuando están con sueño, gaseosos, o enfermos; tienen un pañal sucio; o simplemente quieren que los sostengan.

Siempre es más difícil amamantar a un bebé que está llorando, pero usted pronto averiguara los patrones de lactancia de su bebé y las señales de hambre para que pueda mantener esas lágrimas de hambre bajo control.

Si su bebé está llorando en exceso y tiene  vómitos y pérdida de peso, podría ser cólico.  Consulte  con el médico o el pediatra el tratamiento adecuado.

Su bebé necesita dormir (y usted también!)

En las primeras semanas no hay tal cosa como un "patron del sueño." del bebe. En cambio, los nuevos bebés pasan por tiempos de estar despiertos y dormidos durante todo el día y la noche.

A menudo, hay sólo unos pocos tramos largos de sueño. Durante esas semanas, la mayor parte del tiempo despierto de su bebé se gasta alimentandolo. Sólo tiene que despertar a su bebé para alimentarlo si han pasado más de cuatro horas desde la última comida.

Recuerda dormir cuando el bebé duerme. Su sueño es importante también.

Fuente 

Breastfeeding and baby basics

Office on Women’s Health

http://womenshealth.gov       

GeoSalud, 04 de julio del 2016

Anuncios