Diagnóstico del Cáncer de Testículo

Para ayudar a encontrar la causa de los síntomas, el médico evalúa la salud del hombre en general.

El médico realiza también un examen físico y puede ordenar análisis de laboratorio y de diagnóstico.

Si se sospecha un tumor, el médico sugerirá probablemente una biopsia, lo cual implica cirugía para extirpar el testículo.

  • Los análisis de sangre miden los niveles de los marcadores de tumores. Los marcadores de tumores son substancias que se encuentran en cantidades mayores de lo normal cuando el cáncer está presente. Los marcadores de tumores como la alfa-fetoproteína (AFP), la gonadotropina coriónica humana (HCG) y la deshidrogenasa láctica (LDH) pueden detectar un tumor que es demasiado pequeño para ser detectado durante un examen físico o en pruebas con imágenes.
  • La ecografía es una prueba de diagnóstico en la que ondas de sonido de alta frecuencia se hacen rebotar en los tejidos y en los órganos internos. Sus ecos producen una imagen llamada sonograma. La ecografía del escroto puede mostrar la presencia y el tamaño de una masa en el testículo. También es útil para descartar otras condiciones, como la inflamación debida a una infección.
  • La biopsia es el examen microscópico del tejido testicular hecho por un patólogo y es la única forma segura de saber si hay cáncer presente. En casi todos los casos en los que se sospecha que haya cáncer, se remueve todo el testículo afectado por medio de una incisión en la ingle. Este procedimiento se llama orquiectomía inguinal. En casos raros (por ejemplo, cuando un hombre tiene sólo un testículo), el cirujano realiza una biopsia inguinal; remueve una muestra de tejido del testículo a través de una incisión en la ingle y procede con la orquiectomía sólo si el patólogo encuentra células cancerosas. (El cirujano no corta a través del escroto para remover el tejido, porque si el problema es la presencia de cáncer, este procedimiento podría causar que se disemine la enfermedad).


Si se encuentra cáncer, se necesitan hacer más exámenes para saber si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

La determinación del estadio (etapa o extensión) de la enfermedad ayuda al médico para hacer un plan adecuado de tratamiento.

Fuente
National Cancer Institute
http://www.cancer.gov

Artículos relacionados: