Artículo para profesionales en salud

Osteoporosis Postmenopáusica

La osteoporosis es una enfermedad esquelética sistémica caracterizada por disminución de la masa ósea y pérdida de la microarquitectura del tejido óseo, con el consecuente incremento de la fragilidad y susceptibilidad al riesgo de fractura.1,2

Se presenta con mayor frecuencia en las mujeres después de la menopausia (mayores de 50 años), población que en nuestro país es actualmente de 6,674,475, y se estima que para los años 2005 y 2010 se incremente en 20 y 35% respectivamente.

En México no se conoce con precisión el problema, pero se estima que al año ocurren 3,000 fracturas de cadera provocadas por la osteoporosis con un costo aproximado de 160 millones de dólares.3

La osteoporosis se clasifica en: primaria y secundaria; la más frecuente es la forma primaria que se divide en tipo I (posmenopáusica) y tipo II (senil); la secundaria, puede ser ocasionada por otras enfermedades.

En la actualidad se acepta universalmente la clasificación diagnóstica de la OMS, con base en la medición de la masa ósea y la presencia de fracturas.4

  • Normal: densidad ósea normal (DMO) o contenido mineral óseo ± 1 desviación estándar (DE) del promedio de la población joven (20-40 años de edad).
  • Masa ósea disminuida (osteopenia): DMO entre -1.1 a -2.4 DE del promedio de la población joven.
  • Osteoporosis severa (establecida): DMO de más de -2.5 DE del promedio del adulto joven, en presencia de una o más fracturas.

¿Es la modificación de los factores de riesgo el mejor método de prevención de la osteoporosis?.

Los siguientes factores de riesgo incrementan la probabilidad de osteoporosis:1,2,6,7

No Modificables

·  Raza blanca

·  Sexo femenino

·  Antecedentes familiares

·  Menopausia

·  Fenotipo pequeño y de huesos finos (talla <1.50m; IMC <20 cm.)

Modificables

·  Deficiencias nutricionales (falta de calcio, vitamina D, fósforo, flúor, proteínas)

·  Ingesta excesiva de sal, café y fibras.

·  Sedentarismo

·  Falta de ejercicio programado

·  Hábitos nocivos a la salud como el alcohol y tabaco

·  Anorexia o bulimia

·  Alteraciones de hormonas sexuales

La prevención de la osteoporosis debe dirigirse a: niños, adolescentes, jóvenes, mujeres embarazadas, en periodo de lactancia y de manera especial a la mujer climatérica.

Cualquier programa de prevención debe tener dos metas:

  • Optimizar la masa ósea
  • Preservar la integridad del esqueleto

Es fundamental estimular el desarrollo esquelético y la formación óptima de masa ósea antes de los 16 años de edad para evitar el riesgo de fractura por formación ósea insuficiente.1,6

La nutrición adecuada es la base para la prevención de la osteoporosis; sobre todo el aporte normal de calcio desde la infancia.

Las recomendaciones de ingesta diaria de calcio para diferentes grupos de población se muestran en el siguiente cuadro.

Consumo de calcio por grupo de edad

 

Grupo de edad

 

Ingesta óptima de Ca (mg/día)

Lactantes

Recién Nacido- 6 meses

6 meses a 12 meses

400

600

Niños

1 a 5 años

6 a 10 años

800

800-1,200

Adolescentes y jóvenes

11 a 24 años

1,200-1,500

Varón adulto

25 a 65 años

Mayores de 65 años

1,000

1,500

Mujer Adulta

·  25 a 50 años

·  Mayores de 50 años (posmenopausia)

*  Con tratamiento hormonal (estrógenos)

*  Sin tratamiento hormonal

·          Más de 65 años

Embarazo y lactancia

1,000

1,500

1,000

 1,500

 1,500

1,200-1,500

Avances en Osteoporosis. Dr. Antonio Fraga Mouret y Dr.
Fidencio Cons Molina.

Alimentos ricos en calcio
(100 mg de porción comestible)

 

mg calcio

 

 

mg calcio

Trigo y Derivados:

Pan de caja (enriquecido)

100

 

Verduras:

Epazote

Quelite

 

284

230

Leguminosas:

Frijol bayo gordo

Garbanzo

 

200

100

 

Frutas:

Higo

Mandarina

 

52

65

Leche y derivados

Leche descremada en polvo

Leche entera en polvo

Leche fresca de vaca

Leche materna

Queso añejo

Queso Chihuahua

Queso Oaxaca

Requesón

 

1,080

 

902

113

33

860

795

469

92

 

Pescados y mariscos:

Acociles

Camarón seco salado

Charal fresco

Charal seco

Sardina en aceite

Sardina en jitomate

 

3,250

684

2,360

4,005

354

449

 

Carnes y vísceras:

Guajolote

Hígado de pollo

Chicharrón

Menudo de res

 

23

23

61

60

   

 

La prevención primaria de la mujer posmenopáusica debe incidir en la modificación y/o eliminación de factores de riesgo modificables, como:

  • Mejorar la alimentación incluyendo alimentos ricos en calcio.
  • Promover la exposición al sol (10-15 min diarios) o ingesta de suplementos de vitamina D.
  • Promover el ejercicio, ya que las contracciones musculares estimulan al hueso para favorecer la fijación de calcio, éste debe ser tipo trote, carrera o caminata por lo menos 15 minutos 3 a 4 veces a la semana como mínimo.
  • Modificar estilos de vida (tabaquismo, alcoholismo, ingesta de sal y cafeína, sedentarismo)
  • El reemplazo hormonal con estrógenos previene la pérdida ósea después de la menopausia y su efecto durará tanto como continúe el tratamiento con estrógenos.

Estrógenos para la prevención de la osteoporosis

No hay duda acerca de la importancia del tratamiento con estrógenos en mujeres menopaúsicas ya que se ha comprobado que las mujeres que no reciben esta terapia presentan pérdida de hueso más acelerado durante un período de 5 a 8 años en comparación con las mujeres posmenopausicas de la misma edad, tratadas con estrógenos.6,9

Las etiquetas de los productos recomiendan el tratamiento cíclico para la osteoporosis, pero la administración continua es preferible cuando se trata a la mujer peri o posmenopausica, para prevenir la reincidencia cíclica de los síntomas vasomotores.

Antes de prescribir cualquier terapia hormonal de reemplazo se debe realizar una historia clínica completa, con especial énfasis en la exploración mamaria (sobre todo en mujeres mayores de 40 años y/o con factores de riesgo realizar mamografía) y ginecológica (estudio de cáncer cérvicouterino normal en los últimos 3 años), a fin de evitar complicaciones, en especial las relacionadas con las neoplasias hormonodependientes.

La terapia hormonal de remplazo está contraindicada cuando hay:

  • Sangrado transvaginal de etiología no diagnósticada.
  • Enfermedad hepática aguda o crónica
  • Enfermedad tromboembólica aguda o crónica
  • Enfermedad vascular de origen renal
  • Carcinoma endometrial y de mama

La prescripción de terapia sustitutiva debe hacerse de manera individual, especialmente en aquellas pacientes con alguna de las siguientes patologías: hipertensión arterial, diabetes, enfermedad quística mamaria, miomatosis uterina, tromboflebitis crónica y colecistopatías.5

El calcio, las calcitoninas, los moduladores selectivos de receptor de estrógeno (SERM's) y los bifosfonatos han sido probados en la prevención de la osteoporosis ya que previenen la perdida ósea o al menos disminuyen su tasa.

¿Son las fracturas el primer signo de osteoporosis?

En diversos países del mundo la osteoporosis es la enfermedad metabólica ósea más común, llamada también epidemia silenciosa o ladrón silencioso ya que la pérdida del hueso es asintomática hasta que se producen las fracturas, por lo que resulta necesario aprender a prevenirla y a tratarla.1

En esta fase el dolor cede con el reposo, pero esto aumenta la progresión de la enfermedad.

En sus inicios, hay deformación de los cuerpos vertebrales (cuerpos bicóncavos o aplastamiento en cuña) que ocasionan deformaciones posturales (jorobas) y disminución de la estatura.

Las fracturas más frecuentes en las mujeres son las de cadera, columna y el antebrazo, cuya consecuencia es una elevada mortalidad en el primer año de vida con el consecuente riesgo de volverse a caer y a fracturar, lo que ocasiona un alto costo social y económico para la mujer, la familia, la sociedad y las instituciones de salud.1,2,8

¿Es la densitometría ósea el método estándar para el diagnóstico de osteoporosis?

El médico de primer nivel de atención deberá poner especial cuidado en la elaboración de la historia clínica para identificar los factores de riesgo sobre todo en las mujeres peri y posmenopáusicas y referirlas al médico especialista para el diagnóstico definitivo.

El diagnóstico definitivo solo podrá hacerse midiendo la densidad mineral ósea que permite valorar la calidad del hueso y la probabilidad presente de que sufra una fractura.10

Son de utilidad también la cuantificación en orina de los productos de degradación de la colágena así como la determinación de fosfatasa alcalina y la osteocalcina.1,2

El manejo integral de la osteoporosis incluye la modificación de estilos de vida y tratamiento hormonal sustitutivo?

En mujeres peri y posmenopáusicas, el médico deberá fortalecer la modificación de estilos de vida y prescribir tratamiento hormonal sustitutivo y medicamentos específicos capaces de modificar el metabolismo del calcio y disminuir la concentración de prostaglandinas, entre los que se encuentra los bifosfonatos, la calcitonina de salmón y el raloxifeno.9

Fuente
Biblioteca Virtual en Salud de México en
http://bvs.insp.mx/