Soplo Cardiaco

 

Los sonidos normales del corazón se producen en pares. A menudo se describen como un constante «lab-dab, lab-dab». El primer «lab-dab» es el sonido que producen las válvulas mitral y tricúspide al cerrarse. El segundo «lab-dab» es el sonido que producen las válvulas aórtica y pulmonar al cerrarse inmediatamente después. Pero si hay un problema, aparte de este «lab-dab» normal, puede producirse un soplo en el corazón . Al escuchar el corazón con un estetoscopio, el médico puede determinar si el sonido anormal indica turbulencia.

Esto se denomina soplo cardíaco (soplo en el corazón)

Algunos soplos cardíacos son de un tipo inofensivo denominado «soplo funcional» o «soplo inocente». Son comunes en los niños y no requieren tratamiento alguno ni cambios en el estilo de vida. En la mayoría de los casos los soplos funcionales desaparecen al llegar a edad adulta.

Aunque algunos soplos cardíacos son funcionales, otros son síntomas de un problema cardíaco más grave. En estos casos, el sonido podría indicar que la sangre fluye por una válvula cardíaca que está dañada o que realiza un esfuerzo excesivo, que puede haber un orificio en una de las paredes del corazón o que existe un estrechamiento en uno de los vasos sanguíneos del corazón.

Causas de los soplos cardíacos

Los soplos pueden producirse cuando la sangre debe pasar por una válvula estrechada (lo que se denomina estenosis), o cuando se filtra hacia atrás por una válvula defectuosa (lo que se denomina regurgitación). Estos problemas valvulares pueden ser congénitos (de nacimiento) o producirse más adelante debido a fiebre reumática, enfermedad arterial coronaria, endocarditis infecciosa o el proceso de envejecimiento.

En otros casos, un defecto cardíaco, tal como un orificio en una de las paredes del corazón, puede producir un soplo. Procesos tales como un embarazo, anemia, presión arterial alta, fiebre o una glándula tiroides hiperactiva también pueden ocasionar un soplo cardíaco intermitente.

Síntomas de los soplos cardiacos

La mayoría de la gente que tiene soplos cardíacos no presenta síntomas. Los soplos generalmente se descubren durante un reconocimiento médico realizado debido a otros síntomas, tales como dolor en el pecho, falta de aliento, cansancio o la presencia de una coloración azulada en la piel o las puntas de los dedos (lo que se denomina «cianosis»).

Diagnóstico de los soplos cardiacos

En la mayoría de los casos, el médico podrá oír el soplo cardíaco utilizando un estetoscopio para escuchar el corazón (una técnica denominada «auscultación cardíaca»). Los soplos cardíacos cambian según la posición del cuerpo o la respiración, por lo cual es posible que se revise al paciente de pie, en cuclillas y acostado y que se le pida que respire profundamente o contenga la respiración mientras el médico escucha el corazón.

Para determinar si el soplo es funcional o si se debe a otro problema del corazón, el médico también podría ordenar los siguientes estudios:

  • Una radiografía de tórax para determinar si el corazón está agrandado.
  • Un electrocardiograma (ECG) para determinar si hay alguna irregularidad de los latidos (arritmia) o si el corazón está agrandado.
  • Una ecocardiografía para examinar el funcionamiento de la válvula, el movimiento de la pared del corazón y el tamaño del corazón.
  • Un estudio con un medicamento especial denominado «nitrato de amilo» que se utiliza para definir ciertos soplos cardíacos. El médico le pedirá que inhale el medicamento, el cual altera momentáneamente la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

Tratamiento de los soplos cardiacos

El tratamiento del soplo cardíaco depende de la causa. Los soplos cardíacos funcionales generalmente no necesitan tratamiento alguno. Si el soplo cardíaco se debe a una enfermedad subyacente, tal como una presión arterial alta, se trata esa enfermedad. Si el soplo cardíaco se debe a una enfermedad de la válvula en sí (enfermedad valvular intrínseca) u otros defectos del corazón, podría ser necesario administrar medicamentos o realizar un procedimiento quirúrgico.

Modificación del estilo de vida

Antes los médicos recetaban antibióticos a sus pacientes con soplos cardíacos antes de un procedimiento dental o quirúrgico para prevenir una infección en las válvulas cardíacas. (Algunos de estos procedimientos pueden ser causa de que entren bacterias en la corriente sanguínea, lo cual puede producir una infección.) Hoy en día, la mayoría de los médicos consideran que los pacientes con soplo cardíaco no necesitan antibióticos antes de un procedimiento dental o quirúrgico, a menos que el soplo sea producido por una enfermedad valvular intrínseca. Si no sabe si debe tomar antibióticos antes de un procedimiento, hable con el médico o el dentista.

Medicamentos

El médico puede recetar ciertos medicamentos, según la causa subyacente del soplo cardíaco.

  • Diluyentes de la sangre (anticoagulantes), que pueden impedir que se formen coágulos sanguíneos que puedan obstruir los vasos sanguíneos.
  • Betabloqueantes, que ayudan a normalizar los latidos cardíacos rápidos y el aleteo.
  • Medicamentos que reducen la presión arterial (antihipertensivos), que alivian el esfuerzo del corazón.
  • Antiarrítmicos, que controlan las irregularidades de los latidos (arritmia) y alivian los síntomas de las palpitaciones cardíacas.
  • Diuréticos, que reducen la presión arterial eliminando el exceso de líquido y sal del organismo.
  • Digoxina, que fortalece los latidos cardíacos.

Procedimientos quirúrgicos

En algunos pacientes, podría ser necesaria una intervención quirúrgica para corregir un defecto cardíaco o corregir o sustituir una válvula cardíaca dañada.

Última modificación: julio 2007
Revisado el 1 de mayo del 2013

Fuente
Texas Heart Institute (Instituto del Corazón de Texas)

 

Artículos relacionados:

 

Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico