Ejercicios y el Paciente Diabético

 

Qué es la diabetes mellitus?
Diagnóstico: La prueba de hemoglobina glicosilada
Tratamiento de la diabetes
Dieta del paciente diabetico
Hipoglucemia

Durante la fase inicial de ejercicios aeróbicos prolongados (tales como caminar, correr, andar en bicicleta, o nadar), el glicógeno de los músculos es la fuente principal de combustible para contraer el músculo.

Después de 5-10 minutos, la glucosa de la sangre y ácidos grasos sueltos (free fatty acids FFA) se transforman en substratos más importantes. Sin embargo, los niveles de la glucosa en la sangre se mantienen virtualmente sin cambio durante los primeros 40 minutos de ejercicios, debido a la liberación de la glucosa por el hígado de la descomposición de glicógeno hepático.

Durante ejercicios más prolongados, gluconeogenésis hepática de lactato, glicerol piruvate y algunos aminoácidos son más y más importantes y pueden contar por el 40-50% de producción de la glucosa hepática . Si continúan los ejercicios, los niveles de la glucosa de la sangre comienzan a bajar y comienza un cambio de energía de carbohidratos a FFA. Siguiendo con los ejercicios, los músculos y el glicógeno hepático son restaurados, un proceso que toma 24 a 48 horas. Durante este período, la tolerancia de la glucosa mejora y se disminuye la necesidad de insulina.

En un capítulo en Nutrición y Desempeño Atlético, Arthur S. Leon, MD, hace incapié en que estos beneficios suceden solamente cuando el control de la diabetes es adecuado o si hay solamente una hiperglicemia leve sin acetona.

Si la deficiencia de insulina es más severa y el control metabólico es deficiente, producción de glucosa, FFA, y cuerpos de Acetona pueden exceder utilización periférica y conducir a un aumento de hiperglicemia y quetoacidosis. Estos descubrimientos indican la importancia del control de la diabetes antes de que algún paciente diabético se embarque en un programa de ejercicios.

Otro problema potencial en pacientes diabéticos tratados con insulina es hipoglicemia provocada por ejercicios. Este riesgo puede ser disminuido mediante sitios de inyección no afectados por ejercicios, reducir la dosis de insulina, evitar ejercicios en el momento del efecto cumbre de la dosis de insulina, hacer ejercicios en el momento de glicosuria leve, y comer un bocadillo de 10-15 gm de carbohidratos (frutas, jugo de frutas, o cracker/pan) alrededor de media hora antes de entrenarse, cada 30 minutos de allí en adelante, durante ejercicios prolongados.

El efecto de ejercicios sobre el músculo del esqueleto contribuye más al control de la diabetes. Los ejercicios aumentan las reservas de los capilares sanguíneos, resultando en un mejoramiento de la entrega y extracción de oxígeno y de substratos de nutrientes.

Aumenta, además, la capacidad de almacenamiento de glicógeno. Estas adaptaciones aumentan la utilización de glucosa, FFA, y cuerpos de acetona mediante músculos entrenádos durante el ejercicio, y disminuyen la producción de ácido láctico.

Tanto en pacientes diabéticos como en los no diabéticos, ejercicios realzan la resistencia cardio-respiratoria, la cual aumenta la capacidad maxima de trabajo y la habilidad de desempeñar trabajo sub-máximo por más tiempo con menos esfuerzo y fatiga perceptibles. Además, ejercicios han demostrado que se reducen las anormalidades lípidas asosiadas con enfermedades coronarias arteriales.

Los pacientes diabéticos deberían elegir activiadades de las cuales disfruten hacer, que sean apropiadas para la salud y que puedan mantener toda la vida. Antes de que un diabético comience con algún programa de ejercicios que sea más exigente que caminar, el Dr. Leon cree que ellos deberían tener una evaluación física con recomendaciones para niveles de ejercicios seguros. Los ejercicios deberían ser desempeñados cada día a una hora conveniente y aproximadamente a la misma intensidad y por la misma duración.

Fuente

Patient Education for University of Utah Health Sciences center
http://www.med.utah.edu/pated/handouts/handout.cfm?id=1332  

 

Más información sobre Diabetes Mellitus ...

 




Aviso

La información que usted encontrará en este artículo no pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia
o transtorno en su salud.

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico


 

Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico