Como reducir el riesgo de adquirir el VIH
a través de las actividades sexuales

Infección por VIH/SIDA
Qué es el VIH/SIDA?
Medicamentos para el Tratamiento del VIH/SIDA
Infecciones Oportunistas en Pacientes con  VIH / SIDA

Sexo con protección

Cuando hablamos de sexo "seguro" es importante tomar en cuenta que el riesgo que implican las distintas prácticas sexuales tiene grados. Tiene que decidir Ud. en qué grado de la línea continua de riesgo se siente cómodo. Hablamos sobre el sexo seguro en el conjunto de la vida sexual y emocional de una persona, y no como un tema aislado. De hecho, la seguridad de una práctica concreta depende del modo en que se haga.

Casi todas las prácticas sexuales pueden realizarse de forma segura o insegura. Por ejemplo, la masturbación mutua puede volverse insegura si la gente toca sus propios genitales luego de haber tocado con sus manos los fluidos vaginales, la sangre o el semen de su compañero/a sexual si tiene el virus.

Mucha gente piensa sobre el sexo de forma bastante limitada. Por ejemplo, pensar que el sexo empieza solamente cuando hay penetración podría limitar la capacidad de protegerse y de mejorar su vida sexual mediante el sexo con protección. Consideramos que la sexualidad incluye cualquier actividad que a una persona le resulte erótica y excitante.

Por qué practicar el sexo con protección?

Mucha gente tiende a pensar que el sexo seguro solamente tiene sentido cuando:

  • no se conoce el estado VIH de la pareja sexual, o
  • la pareja sexual es VIH positiva.

De hecho, hay otras razones de por las que puede decidirse practicar el sexo seguro. Algunos ejemplos son:

  • Dos personas que, siendo VIH negativas y habiendo practicado siempre el sexo seguro, no quieren perder el hábito de protegerse. Del mismo modo, si una persona está de acuerdo en practicar el sexo protegido, eso es un indicador de que esa persona ya lo ha practicado con sus compañeros sexuales anteriores.

  • Dos personas que, siendo VIH negativas, quieren evitar el tener que lidiar con el tema de la confianza entre ellos. Practicando el sexo seguro no hay necesidad de discutir si están siendo monógamos.

  • Dos personas que, siendo VIH negativas, acuerdan practicar el sexo con protección por seis meses antes de volver a tomarse la prueba de anticuerpos, en su preparación para concebir un niño.

  • Dos personas que, siendo VIH positivas, quieren evitar la reinfección con el virus o transmitir una cepa de VIH resistente a los fármacos. La reinfección puede acelerar la progresión de la enfermedad.

Por supuesto, las parejas sexuales que son VIH negativas, y que esperaron seis meses desde su última actividad con riesgo para tomarse la prueba de anticuerpos del SIDA, y que confían en que ninguno de ellos se encuentra actualmente en riesgo, pueden practicar el sexo sin protección. Entre estas condiciones, la confianza en la pareja es a veces lo más difícil de conseguir.

Principios generales del sexo seguro

El modo más general de definir el sexo seguro es el siguiente: Sexo seguro es cualquier práctica sexual donde no se permita que el semen, la sangre o los fluidos vaginales de una persona entren en el cuerpo de otra. Las partes del cuerpo por donde el VIH podría entrar a la corriente sanguínea son el ano y el recto, la vagina, el pene, y (menos riesgoso) los ojos y la boca. Estas partes deben ser protegidas del contacto con los fluidos infectados por el VIH. El VIH no puede transmitirse a través de la piel, a menos que haya llagas o cortadas sangrantes.

Cada vez que una persona tiene una actividad sexual, está escogiendo, consciente o inconscientemente, el nivel de riesgo con el que se siente cómoda en ese momento.

La protección se consigue mediante el uso de condones de látex, barreras bucales ("dental dams"), polietileno transparente, guantes de látex, y "condones de dedo," que actúan como barreras entre los fluidos infectados y las membranas mucosas o cortadas abiertas.

¿Por qué condones de látex?

El látex ha demostrado ser efectivo en prevenir la infección del VIH. El látex es un material muy fuerte y resistente que no permite que el VIH lo atraviese. Cuando se usan apropiadamente, los productos de látex ofrecen la mejor barrera posible contra el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

Condones de polietileno transparente

Estudios recientes han mostrado que el polietileno transparente también es una barrera efectiva cuando se hace sexo oral a una mujer, o en el contacto boca-ano.


Los recursos del sexo seguro

Condones

Un condón es como una funda, cerrada en uno de sus extremos, que se coloca sobre el pene. Existen tres tipos de condones, los de látex, los de poliuretano y los de piel de cordero. Los de piel de cordero pueden permitir el paso del VIH, y por lo tanto no son recomendables. Los condones de látex y los de poliuretano se recomiendan porque previenen con eficacia el paso del VIH. Los condones pueden actuar como barrera durante el sexo oral (boca-pene o vagina), y usarse en lugar de un condón de boca durante el sexo oral-anal (beso negro).

Condones de boca

Los condones de boca (o barreras bucales) son como rectángulos hechos de látex que los dentistas usan para aislar un diente mientras trabajan. Los educadores del SIDA han abogado por su uso en el sexo oral, tanto en el contacto boca-ano como boca-vagina. Como originalmente no fueron diseñados para el sexo, estos tienden a ser más gruesos que los regulares.

Polietileno transparente

El polietileno transparente es un producto común de la cocina. Ha demostrado prevenir el paso del VIH y se recomienda como una barrera para el sexo oral, tanto en el contacto boca-ano como boca-vagina. Si bien los condones de boca pueden usarse también para estas actividades, el polietileno transparente tiene la ventaja de ser transparente, más delgado, más barato y más fácil de obtener.

Condones "femeninos"

El condón femenino, de creación reciente, es como una bolsa vaginal desechable, hecha de poliuretano. Es liviano y delgado, y tiene un anillo en cada extremo. El anillo cerrado en el extremo se introduce en la vagina, sobre la cérvix (la entrada del útero). El otro extremo permanece fuera de la vagina y cubre los labios vaginales. El poliuretano cubre la cérvix y el conducto vaginal. Se comercializa con la marca "Reality". A veces lo utilizan hombres y mujeres para el sexo anal, aunque no ha sido diseñado para ello.

Guantes de látex

Los guantes de látex son fáciles de encontrar en las farmacias y en las tiendas de equipamiento médico. Se pueden usar para insertar los dedos o puño en la vagina o el recto cuando se tienen cortes abiertos en las manos, o problemas crónicos en la piel tales como eccemas. A algunas personas les gusta el tacto del látex sobre su piel.

Condones de dedo

Los "condones de dedo" están hechos de látex y cubren sólo un dedo. Son comunmente usados por los doctores para revisar el ano. Se pueden encontrar en las tiendas de equipamiento médico.

Arnés de cuero

Consiste en un par de correas de cuero con hebillas, que pueden ajustarse en torno a las piernas para mantener el condón de boca en su lugar. Este arnés sirve diversos propósitos: (1) las manos no necesitan sostener el condón de boca y se encuentran libres par sostener o estimular a la pareja sexual y (2) no existe riesgo de que el condón de boca se dé vuelta mientras se usa el arnés.

Tipos de condones

Existe una amplia variedad de condones en el mercado, que pueden ser lubricados o no lubricados. Vienen en diferentes colores, cortes, tamaños, texturas y grosores. Los con sabor, los que brillan en la oscuridad, los que tocan una pequeña canción al ser abiertos, etc. La selección, prácticamente, no tiene límite.

Algunas de las personas se quejan de que los condones les hacen perder sensibilidad en el pene durante la relación sexual. Nosotros alentamos a estas personas a probar diferentes tipos de condones, y a seleccionar los que los hagan sentir más cómodos. Algunas personas comprueban que, si bien pueden perder un poco de sensibilidad al comienzo, después de usar condones por un tiempo la recuperan. Y, por supuesto, se sienten más tranquilas en relación al sexo en la medida en que saben que están protegidas.

No hay normas en cuanto al tipo de condón que debe emplearse. A algunos hombres les gustan más gruesos y a otros más finos. A algunas personas les gusta que tengan colores y sabores y a otras personas les molesta o les da lo mismo.

También hay marcas diseñadas especialmente para penes grandes.

Cómo usar un condón?

  • Sujetar el condón agarrando el depósito del fondo con los dedos índice y pulgar para asegurarse de que no quede aire en la punta, lo cual podría dar lugar a la ruptura del condón durante el acto sexual.
  • Poner el condón con las dos manos en la cabeza del pene cuando esté completamente erecto.
  • Agarrando el depósito con una mano, deslizar el condón por el pene con la otra mano.
  • Desenrollar el condón completamente, asegurándose de que no tenga aire dentro, hasta la base del pene. Al usar las dos manos apretando el depósito de aire, se consigue que no quede aire dentro del condón. Esto no solamente evita la ruptura del condón, sino que además permite que se cierre herméticamente de forma que el condón no se mueva de su sitio.
  • Usar bastante lubricante a base de agua. Algunas personas ponen una gota por dentro para que no entre el aire.
  • Al sacárselo, el hombre o su pareja deben mantener el condón entre los dedos para evitar que éste se salga y vierta semen dentro del cuerpo.

Cómo prevenir la rotura del condón?

La principal razón de que se rompa un preservativo es que la persona que lo usa comete un error. Si bien los condones son muy resistentes, también pueden deteriorarse ante algunos factores como los siguientes:

Calor

Los condones nunca deben dejarse en lugares donde estén expuestos al calor - tales como las guanteras- o bajo la acción directa del sol, o en los bolsillos de los pantalones.

Tiempo

Los condones deben estar frescos cuando se usan. Nosotros recomendamos no guardarlos por más de un año. Si existe alguna duda sobre cuán viejo es un condón, debería tirarse a la basura. Normalmente llevan la fecha de caducidad en la envoltura.

Lubricación insuficiente

Es importante el uso de un lubricante como KY Jelly o Wet  para reducir la fricción sobre el condón en el acto sexual. La saliva no es lo mejor porque se seca antes y puede hacer que se rompa el condón.

Lubricantes a base de aceite

Los lubricantes a base de aceite afectan al látex, haciendo que se rompa. Los lubricantes que nunca deben usarse con latex son: vaselina, aceite de bebés, Crisco, lociones de manos, aceite para masajes, crema helada, etc. El agua debe ser el primer ingrediente que aparezca en la etiqueta.

Burbujas

La principal razón por la que los condones se rompen es porque la gente de aire deja burbujas de aire dentro de ellos, que lo rompen debido al movimiento en el acto sexual. El aire debe desalojarse del receptáculo de la punta antes de colocar el condón.

Condones y sexo oral

Nosotros recomendamos el uso de condones no lubricados para realizar el sexo oral a un hombre. Si los condones contienen nonoxynol-9 pueden causar un entumecimiento en los labios que podría durar varias horas. A algunas personas no les gusta el polvo blanco que cubre a los condones no lubricados. Ese polvo blanco es almidón de maíz, que puede limpiarse con un trapo húmedo.

Disponibilidad de los condones

Los condones son, en general, muy fáciles de encontrar. La mayoría de las farmacias los tienen. Normalmente los condones no son caros. La mayoría de los departamentos de salud y de clínicas de enfermedades de transmisión sexual tienen condones disponibles en forma gratuita.

Nosotros animamos a la gente a que tenga una buena reserva de condones disponibles en casa, o en cualquier otro lugar donde puedan tener relaciones sexuales. El tener condones listos para usar incrementa las posibilidades de usarlos.

Cómo usar los condones de boca y el polietileno transparente durante el sexo oral?

El condón de boca (barrera bucal) o el polietileno deben ponerse entre la boca y la vagina o el ano durante el sexo oral. Es muy importante usar un condón de boca o una pieza de polietileno nueva cada vez que se practique el sexo oral. No es una buena idea dejarlo a un lado y usarlo nuevamente porque es demasiado fácil darle vuelta y olvidar qué lado ha tocado la vagina o el ano.

Los condones de boca no son tan fáciles de obtener como el polietileno transparente. Pueden comprarse en tiendas de equipamiento médico, en algunos negocios de artículos sexuales, y en algunas farmacias. También pueden pedirse por teléfono.

Juguetes sexuales

Una parte importante al practicar el sexo seguro es el ser creativo. Los juguetes sexuales pueden agregarse al placer y la creatividad del sexo. Sin embargo, es necesario tomar algunas precauciones cuando los usa más de una persona.

Lo mejor es tener juguetes sexuales propios y nunca compartirlos. Sin embargo, algunos juguetes pueden lavarse con agua y jabón y luego pasarse a otra persona. Los condones pueden ponerse sobre los "dildos" y los vibradores para no tener que lavarlos antes de que los use otra persona. Es importante cambiar el condón cada vez que el juguete pase de una persona a otra.


El riesgo de algunas prácticas sexuales específicas

Penetración Anal

La penetración anal sin condón es la actividad sexual con más riesgo para la transmisión del VIH. La persona que está siendo penetrada está en riesgo porque el área anal provee un fácil acceso a la corriente sanguínea para el VIH que se encuentra en el semen. La persona que está penetrando también está en riesgo porque si hay sangre dentro del ano o el recto las membranas internas de la uretra pueden proveer una entrada del VIH a la corriente sanguínea.

Usar un condón desde el principio hasta el final disminuye el riesgo. Pero es importante que entienda Ud. que los condones son efectivos contra el VIH sólo si se usan apropiadamente y no se rompen.

Penetración Vaginal

La penetración vaginal es un riesgo para ambas personas, si bien el VIH pasa más fácilmente del hombre a la mujer que viceversa (si el sexo es entre hombre y mujer). Al igual que en la penetración anal, el riesgo queda muy reducido con el uso de condones.

Sexo Oral

Este es uno de los campos menos definidos cuando hablamos de riesgo, y sigue generando controversias.

En general, el riesgo del sexo oral es mucho más bajo que el de la penetración anal o vaginal.

Sin embargo, para hacer una evaluación de riesgos correcta, es preciso tomar en cuenta si hubo semen, fluido vaginal o sangre. Lo importante es saber qué tipo de fluido hubo y adónde fue. En el caso del sexo oral, el fluido va a la boca. Recuerden que en la sección sobre transmisión del VIH explicamos que la boca no es una buena vía de transmisión porque dentro hay aire, ácidos y enzimas que no son favorables para el virus.

El semen, la sangre, o los fluidos vaginales infectados implican un riesgo de transmisión. La sangre, como sabemos, tiene la concentración más elevada, seguida del semen, los fluidos vaginales y por último el pre-semen.

Para hacer una evaluación completa de riesgos, es necesario saber si hubo eyaculación en la boca. Si la hubo y procedía de un hombre VIH positivo, hay un cierto riesgo de transmisión, pero no podemos saber con certeza cuánto riesgo. Lo único que sabemos es que solamente hay unos pocos casos documentados de VIH donde la única fuente de transmisión posible fue el sexo oral. Pero aunque el riesgo sea bajo, lo cierto es que si hay eyaculación el riesgo es mayor.

Algunas personas encuentran inaceptable el uso del condón, y practican el sexo oral sobre otro hombre sin eyaculación. De este modo entran en contacto con el pre-semen, lo que supone un riesgo mínimo. No existe evidencia concluyente de que este fluido transmita el VIH, pero algunos estudios sugieren que el VIH está presente. Pero lo importante es ¿qué cantidad de VIH está presente? En el pre-semen esta cantidad es mínima, y además va a la boca.

Esto significa que el sexo oral sin protección cuando no hay eyaculación es una actividad de muy bajo riesgo.

La persona que recibe el sexo oral generalmente no está en riesgo, porque sólo entra en contacto con la saliva.

Si se practica el sexo oral a una mujer que está menstruando el riesgo aumenta, porque la sangre contiene más VIH que los fluidos vaginales. Existen pocos datos sobre el riesgo de transmisión de mujeres VIH positivas a hombres a través del sexo oral.

La orina

La orina no transmite el VIH, a no ser que haya mucha sangre visible; pero en este caso el riesgo de transmisión estaría en la sangre y no en la orina.

Contacto boca-ano

Las heces pueden contener un poco de sangre, pero por sí solas no implican ningún riesgo de transmisión del VIH. Sin embargo, el contacto oral-anal es riesgoso para la transmisión de la hepatitis, de parásitos, y de muchas otras enfermedades de transmisión sexual. El uso de condones de boca o polietileno transparente previene la transmisión de tales enfermedades.

Meter el puño

Es una actividad sexual que consiste en introducir los dedos o la mano en el recto o la vagina. Puede ser riesgoso para la persona que lo hace si la piel está abierta porque eso permitiría que la sangre del recto o la vagina entrase a la corriente sanguínea. El riesgo se reduce utilizando un guante de látex.

Besos

Esta práctica no supone ningún riesgo de transmisión del VIH porque la saliva no transmite el virus. Si hay cortadas o úlceras en la boca es conveniente no lavarse los dientes ni usar hilo dental antes de besar profundamente. En cuanto al beso "social" que se da con los labios cerrados, no implica ningún riesgo de transmisión.

Masturbación mutua

La piel es una barrera eficaz contra todo tipo de organismos y contra el VIH. Si hay fluido posiblemente infectado sobre la piel, puede lavarse, pero incluso cuando hay una costra seca no hay peligro. Si hay cortadas abiertas en la piel es posible que el virus se transmita, pero las cortadas tendrían que estar bien abiertas o sangrando para que se considere riesgoso. En caso de duda, pueden usarse guantes de látex o condones para el dedo. Para mayor seguridad, no es aconsejable eyacular en el pene o la vulva de otra persona ni tocarse los genitales con el semen o las secreciones vaginales de otra persona.

Masturbación solitaria

No supone ningún peligro. Cualquier cosa que se haga en soledad es segura siempre que no estén presentes los fluidos infecciosos de otra persona.

Masaje corporal, abrazos

Estas actividades no tienen ningún riesgo porque solamente implican contacto de piel con piel.

Juguetes sexuales

Estos juguetes incluyen dildos, vibradores, o cualquier otro aparato que entre en contacto con fluido infectado. Si el juguete solamente lo emplea una persona, no hay riesgo, ya que uno no puede infectarse a sí mismo. Cualquier juguete que pueda tener fluidos infectados no debe pasarse de una persona a otra sin limpiarlo bien antes. Puede ponerse un condón en los dildos para reducir el riesgo, pero es preciso cambiarlo antes de que otra persona lo vuelva a usar. Los juguetes deben lavarse en agua caliente con jabón.

Actividades sado-masoquistas

Estas prácticas incluyen nalgadas, juegos con los pezones, escenarios de sumisión, disciplinas y otras muchas actividades donde el único límite es la imaginación. Son seguras a no ser que la sangre, el semen o los fluidos vaginales de una persona entren en la corriente sanguínea de otra.

Fantasía, voyeurismo, exhibicionismo

Son elementos de muchas prácticas sexuales seguras. Pueden incluir disfraces o uniformes, y atraen otros sentidos además del tacto.


Negociación del sexo seguro

La negociación del sexo seguro consiste en llegar a un acuerdo con la pareja sexual en cuanto al tipo de actividades con las que los dos miembros de la pareja disfruten y se sientan cómodos. Este tema es difícil, porque para poder negociar es necesario tener autoestima, una relación de igualdad con la pareja, el poder de tomar decisiones personales y habilidad de comunicarse con eficacia.

Para algunas personas negociar el sexo seguro es algo imposible. Puede ser especialmente difícil cuando se tiene una pareja dominante que no quiere practicar el sexo con protección. En algunos casos, se ve claramente que el problema no es comprender la base del sexo seguro, sino la propia relación de pareja.

Entre las recomendaciones se incluyen las siguientes:

  • Hablar abiertamente con la pareja antes de tener relaciones sexuales. Una persona puede preguntar a su pareja qué opina del sexo seguro y hablar juntos del pasado sexual y del estado de salud. Esta información quizás no sirva para saber directamente el estado de salud de la pareja, pero puede ser un indicador de la compatibilidad entre las dos personas y de en qué medida puede ser seguro tener una relación con la pareja.
  • Establecer límites antes de empezar. Es posible determinar qué actividades se desea practicar y cuáles no. Esto es importantísimo. Si se establecen límites antes de empezar a tener relaciones sexuales será mucho más fácil cumplirlos, porque la pasión del momento no es el mejor sitio para negociar sobre reducción de riesgos.

Fuente

AIDs Foundation

 

Artículos relacionados:

 

 


Aviso

La información que usted encontrará en este artículo no pretende substituir el necesario consejo médico o la necesidad de un tratamiento profesional médico para una dolencia o transtorno en su salud.

Siempre debe consultar a un médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico


Siganos en  Facebook
Suscríbase
a Nuestro Boletín
Anote el codigo de seguridad CAPTCHA Image Enviar
Visite la página para Profesionales en Slaud o Pregunte al Médico
Profesionales en Salud Pregunte al Medico