Anuncios

Pérdida de Memoria.Cuándo pedir ayuda?

Cambios en la memoria relacionados con la edad


El olvido puede ser una parte normal del envejecimiento. Cuando las personas envejecen se producen cambios en todas las partes del cuerpo, incluyendo el cerebro.

Como resultado algunas personas pueden notar:

  •  Que necesitan más tiempo para aprender cosas nuevas.
  • Que no recuerdan  información tan bien como lo  hacían antes.
  • Que pierden cosas facílmente.
Anuncios

Estos por lo general son signos de falta de memoria leves, sin problemas graves de memoria. Algunos adultos mayores encuentran que no tiene tan buen desempeño en  pruebas de memoria o de aprendizaje complejas como las personas más jóvenes.  

Los científicos han encontrado que dado el tiempo suficiente las personas mayores sanas pueden hacer estas pruebas. De hecho, a medida que envejecen los adultos sanos suelen mejorar en áreas de habilidad mental, tales como vocabulario.

Otras causas de la pérdida de memoria


Algunos problemas de memoria están relacionados con problemas de salud que pueden ser tratables. Por ejemplo:

  • Efectos secundarios de medicamentos
  • Deficiencia de vitamina B12
  • Alcoholismo crónico
  • Tumores o infecciones en el cerebro
  • Coágulos de sangre en el cerebro pueden causar pérdida de memoria o posiblemente  demenciia.
  • Algunos trastornos de la tiroides, riñón o del hígado también pueden conducir a la pérdida de memoria.

Un médico debe tratar condiciones médicas graves como estas tan pronto como sea posible. Los problemas emocionales, como el estrés, la ansiedad o la depresión pueden hacer que una persona sea más olvidadiza y pueden confundirse con demencia.

Por ejemplo, alguien que se ha retirado recientemente o que está haciendo frente a la muerte de un cónyuge, pariente o amigo puede sentirse triste, solo, preocupado, o aburrido. El tratar de hacer frente a estos cambios deja a algunas personas confundidas u olvidadizas.

La confusión y el olvido causado por las emociones generalmente son temporales y desaparecen cuando los sentimientos se desvanecen.

Anuncios

Los problemas emocionales pueden ser aliviados por el apoyo de amigos y familiares, pero si estos sentimientos duran por mucho tiempo es importante obtener ayuda de un médico o consejero. El tratamiento puede incluir terapia, medicamentos o ambos.


Problemas más graves con la memoria


Para algunas personas de edad avanzada los problemas de memoria son una señal de un problema grave, como el deterioro cognitivo leve o demencia.

Las personas que están preocupadas por los problemas de memoria deben consultar a un médico. El médico puede realizar u ordenar una evaluación exhaustiva de la salud física y mental para llegar a un diagnóstico.

A menudo, estas evaluaciones son realizadas por un neurólogo, un médico que se especializa en problemas relacionados con el cerebro y el sistema nervioso central.

Un examen médico completo para la pérdida de la memoria debe revisar la historia clínica de la persona incluyendo el uso de medicamentos recetados y de venta libre, la dieta, problemas médicos anteriores y la salud general.

Un diagnóstico correcto depende de detalles precisos, por lo que además de hablar con el paciente, el médico puede pedirle información a un familiar, cuidador o amigo cercano.

Anuncios

Los análisis de sangre y orina pueden ayudar al médico a encontrar la causa de los problemas de memoria o demencia. El médico también puede hacer pruebas para la pérdida de la memoria y poner a prueba la capacidad de resolución de problemas y habilidades de  lenguaje de la persona.

Una tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (IRM) del cerebro pueden ayudar a descartar algunas de las causas de los problemas de memoria.

Anuncios

Deterioro cognitivo leve amnésico (DCL).

Algunas personas con problemas de memoria tienen una condición llamada deterioro cognitivo leve amnésico o DCL amnésico.

Las personas con esta condición tienen más problemas de memoria que la gente de su edad, pero sus síntomas no son tan graves como los de la enfermedad de Alzheimer, ya que son capaces de llevar a cabo sus actividades diarias normalmente.
Los signos de DCL incluyen:

  • Colocar mal las cosas a menudo.
  • Olvidar eventos y citas importantes.
  • Tener problemas para llegar a las palabras deseadas.

Los familiares y amigos pueden notar lapsos de memoria, y la persona con DCL puede preocuparse de perder su memoria. Estas preocupaciones pueden incitar a la persona a visitar a un médico para el diagnóstico.

Los investigadores han encontrado que un mayor número de personas con deterioro cognitivo leve que personas sin DCL llegan a desarrollar la enfermedad de Alzheimer en un plazo determinado. Sin embargo, no todo el que tiene DCL desarrolla Alzheimer. Se están realizando estudios para saber por qué algunas personas con DCL progresan a Alzheimer y otras no.

En este momento no hay un tratamiento estándar para el DCL. Normalmente, el médico controlará y realizara pruebas a una persona diagnosticada regularmente para detectar cualquier cambio en sus habilidades de memoria y pensamiento en el tiempo. No existen medicamentos aprobados para el DCL.

La demencia

La demencia es la pérdida de pensamiento,  memoria y  habilidades de razonamiento hasta tal punto que afecta gravemente la capacidad de una persona para llevar a cabo actividades diarias.

La demencia no es una enfermedad en sí, sino un grupo de síntomas causados ​​por ciertas enfermedades o condiciones tales como la enfermedad de Alzheimer. Las personas con demencia pierden sus habilidades mentales a ritmos diferentes.

Los síntomas pueden incluir:

  • Ser incapaz de recordar cosas.
  • Hacer la misma pregunta o repetir la misma historia una y otra vez.
  • Perderse en lugares conocidos.
  • Ser incapaz de seguir instrucciones.
  • Sentirse desorientado respecto al tiempo, personas y lugares.
  • Descuidar su  seguridad, higiene y nutrición personal.

Dos de las formas más comunes de demencia en las personas mayores son la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular. Estos tipos de demencia no se pueden curar en la actualidad.

En la enfermedad de Alzheimer, los cambios en las células nerviosas en ciertas partes del cerebro resultan en la muerte de un gran número de células.

Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer empiezan lentamente y empeoran constantemente a medida que el daño a las células nerviosas se propaga por todo el cerebro.

Conforme pasa el tiempo, el olvido da paso a serios problemas con el pensamiento, el juicio, el reconocimiento de amigos y familiares y la capacidad de realizar actividades cotidianas como conducir un coche o manejar el dinero.
Con el tiempo, la persona necesita cuidado total.

Anuncios

En la demencia vascular, una serie de ataques o cambios en el suministro de sangre al cerebro conducen a la muerte del tejido cerebral.
Los síntomas de la demencia vascular pueden variar, pero por lo general comienzan repentinamente dependiendo de en qué parte del cerebro se produjeron los accidentes cerebrovasculares y su gravedad.

La memoria, el lenguaje,  razonamiento y la coordinación de la persona pueden verse afectados. El estado de ánimo y los cambios de personalidad también son comunes.

No es posible revertir el daño  causado por un derrame cerebral, por lo que es muy importante obtener atención médica de inmediato si alguien tiene síntomas de un derrame cerebral.

También es importante tomar medidas para evitar más accidentes cerebrovasculares, que empeoran los síntomas de la demencia vascular.

Algunas personas tienen tanto el Alzheimer y demencia vascular.

Mantener la memoria despierta

Las personas con falta de memoria pueden usar una variedad de técnicas que los pueden ayudar a mantenerse saludables y mantener su memoria y  habilidades mentales.

Estos son algunos consejos que pueden ayudar:

  • Planee tareas: haga listas y utilice ayudas de memoria como  notas y calendarios. Algunas personas encuentran que recuerdan cosas si mentalmente se conectan a otras cosas significativas, como un nombre familiar, una canción, libro o programa de televisión.
  • Desarrolle intereses o aficiones y siga participando en actividades que pueden ayudar a la mente y el cuerpo.
  • Participe en  actividades física y realice ejercicio. Varios estudios han asociado el ejercicio (como caminar) con un mejor funcionamiento del cerebro, aunque se necesita más investigación para decir con certeza si el ejercicio puede ayudar a mantener la función cerebral o prevenir o demorar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer.
  • Limite el consumo de alcohol. Aunque algunos estudios sugieren que el consumo moderado de alcohol tiene beneficios para la salud, el consumo excesivo de alcohol puede causar con el tiempo pérdida de memoria y daño cerebral permanente.
  • Encuentre actividades, como el ejercicio o un pasatiempo, para aliviar la sensación de estrés, ansiedad o depresión. Si estos sentimientos duran mucho tiempo, hable con su médico.

Tratamiento para la demencia

Una persona con demencia debe estar bajo el cuidado de un médico. El médico podría ser un neurólogo, médico de familia, internista, geriatra, o psiquiatra. Él o ella puede tratar los problemas físicos y de comportamiento del paciente (como la agresión o agitación) y responder a las muchas preguntas de la persona o de su familia.

Las personas con demencia causada por la enfermedad de Alzheimer pueden ser tratadas con medicamentos. Cuatro medicamentos están aprobados por la FDA para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.

  • Donepezilo (Aricept®), rivastigmina (Exelon®) y galantamina (Razadyne®) se utilizan para el tratamiento del Alzheimer leve a moderado (donepezilo ha sido aprobado para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer severa también).
  • Memantina (Namenda®) se utiliza para tratar la enfermedad de Alzheimer de moderada a severa.

Estos medicamentos pueden ayudar a mantener el pensamiento, la memoria y las habilidades del habla, y disminuir ciertos problemas de comportamiento de unos meses a unos años en algunas personas.

Sin embargo la enfermedad de Alzheimer no deja de progresar. Se están realizando estudios para investigar medicamentos que retrasen el deterioro cognitivo y prevengan el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Las personas con demencia vascular deben tomar medidas para evitar más accidentes cerebrovasculares. Estos pasos incluyen controlar  la presión arterial alta, vigilar y tratar la hipercolesterolemia y la diabetes, y no fumar.

Se están realizando estudios para desarrollar medicamentos para reducir la gravedad de los problemas de memoria y pensamiento que vienen con la demencia vascular.

Anuncios

Otros estudios están analizando los efectos de las drogas para aliviar ciertos síntomas de este tipo de demencia.
Los familiares y amigos pueden ayudar a las personas en las primeras etapas de  demencia a seguir sus rutinas diarias, actividades físicas, y  contactos sociales.

Las personas con demencia deben mantenerse al día sobre los detalles de sus vidas, tales como la hora del día, dónde viven, y lo que está sucediendo en su país o en el mundo.

Algunas familias encuentran que un calendario, una lista de actividades  diarias, notas de las medidas de seguridad basicas e instrucciones escritas que describen cómo utilizar los elementos comunes de la casa son ayudas útiles.

Fuente

Forgetfulness: Knowing when to ask for help
National Institute on Aging
http://nia.nih.gov

Geosalud, 21 de junio del 2015

 

Anuncios