Anuncios

Artículo para profesionales de la salud

Guías clínicas  provisionales para las mujeres embarazadas durante un brote de virus Zika - Estados Unidos, 2016

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos  ha desarrollado guías  provisionales para los proveedores de atención de salud  que atienden a mujeres embarazadas durante un brote de virus Zika.

Anuncios

Estas guías  incluyen recomendaciones para las mujeres embarazadas que están considerando viajar a un área con transmisión de virus Zika y recomendaciones para la detección, pruebas y gestión de  embarazadas que regresan a su país después de visitar un país con transmisión activa del virus Zika 

Actualizaciones de áreas con transmisión del virus Zika en curso están disponibles en línea en la siguiente página http://wwwnc.cdc.gov/travel/notices/.

Los proveedores de salud deben preguntar a todas las mujeres embarazadas sobre viajes reciente.

Las mujeres embarazadas con antecedentes de viaje a una zona con transmisión del virus Zika y que reportan:

  • Dos o más síntomas compatibles con la enfermedad del virus Zika (comienzo agudo de fiebre, erupción maculopapular, artralgia, o conjuntivitis) durante o dentro de las 2 semanas del viaje
  • Diagnóstico por ultrasonido de microcefalia fetal o calcificaciones intracraneales

Deben hacerse la prueba de infección por el virus Zika en consulta con el departamento de salud local o estatal.

Las pruebas no están indicadas para mujeres sin antecedentes de viajes a una zona con transmisión del virus Zika.

En mujeres embarazadas con evidencia de laboratorio de infección por el virus Zika, se deben considerar exámenes de ultrasonido (ecografías) en serie para monitorear el crecimiento y anatomía del feto.

Se recomienda la referencia a un centro especializado en medicina materno-fetal o a un especialista en enfermedades infecciosas con experiencia en el manejo del embarazo.

No hay ningún tratamiento antiviral específico para el virus Zika. Se recomienda tratamiento de soporte.

El virus Zika es un virus del género flavivirus transmitido principalmente por los mosquitos Aedes aegypti. Estos vectores también transmiten el virus del dengue y el chikungunya y se encuentran en gran parte de América, incluyendo partes de los Estados Unidos.

Se estima que el 80% de las personas infectadas con el virus Zika son asintomáticas. Una enfermedad sintomática generalmente es leve y se caracteriza por un inicio agudo de fiebre, erupción maculopapular, artralgia, o conjuntivitis no purulenta.

Anuncios

Los síntomas suelen durar de varios días a 1 semana y es poco común la enfermedad severa que requiere hospitalización. Las muertes son raras.

Se ha reportado el síndrome de Guillain-Barré en pacientes después de presentar sospecha de infección por el virus Zika.

Las mujeres embarazadas pueden infectarse con el virus Zika en cualquier trimestre. La incidencia de la infección por el virus Zika en mujeres embarazadas no se conoce en la actualidad, y los datos sobre las mujeres embarazadas infectadas con el virus Zika son limitados.

No existe ninguna evidencia que sugiera que las mujeres embarazadas son más susceptibles a la infección por el virus Zika o que experimenten una  enfermedad más grave durante el embarazo.

Anuncios

Se ha documentado durante todo el embarazo la transmisión materna-fetal del virus Zika. Aunque el ARN del virus Zika se ha detectado en las muestras patológicas de pérdidas fetales, no se sabe si el virus Zika causó las pérdidas fetales.

Se han confirmado infecciones por virus Zika en recién nacidos con microcefalia  y en el actual brote en Brasil se ha reportado un aumento marcado en el número de bebés que nacen con microcefalia. Sin embargo, no se sabe cuántos de los casos con microcefalia están asociados con infección por el virus Zika.

Anuncios

Se están realizando estudios para investigar la asociación de la infección por el virus Zika y la microcefalia, incluyendo el papel de otros factores contribuyentes (por ejemplo, infección previa o concurrente con otros organismos, nutrición y medio ambiente).

Es desconocido el espectro completo de resultados que podrían estar asociados con las infecciones de virus Zika durante el embarazo y se require más investigacion.

Se recomienda leer:  Qué es la infección por el virus Zika?

Recomendaciones para mujeres embarazadas considerando viajar a un área de transmisión del virus Zika

Debido a que no hay vacunas ni medicamentos profilácticos disponibles para prevenir la infección por el virus Zika, la CDC recomienda que todas las mujeres embarazadas consideren posponer sus viajes a zonas donde la transmisión del virus Zika está en curso.

Si una mujer embarazada se desplaza a una zona con la transmisión del virus Zika, se debe aconsejar  seguir estrictamente las medidas necesarias para evitar las picaduras de mosquitos.

Los mosquitos que propagan el virus Zika pican  tanto en interiores como al aire libre y sobre todo durante el día; por lo tanto, es importante garantizar la protección de los mosquitos a largo de todo el día.

Las estrategias de prevención del mosquito incluyen:

  • El uso de camisas de manga larga y pantalones largos;
  • Usar repelentes de insectos registrados por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA);
  • Usar ropa y equipo tratados con permetrina;
  • Quedarse y dormir en habitaciones con aire acondicionado, o con toldos de protección.

Cuando se utilizan según las indicaciones de la etiqueta del producto, los repelentes de insectos que contengan DEET, picaridin y IR3535 son seguros para las mujeres embarazadas.

Otras directrices para el uso de repelentes de insectos están disponibles en línea en la dirección http://wwwnc.cdc.gov/travel/page/avoid-bug-bites.

 

Recomendaciones para mujeres embarazadas con antecedentes de viaje a un área de transmisión del virus Zika

Los proveedores de salud deben preguntar a todas las mujeres embarazadas sobre sus viajes recientes.

Las mujeres que viajaron durante el embarazo a un área con transmisión del virus Zika deben ser evaluadas por infección del virus Zika y se les deben hacer pruebas de acuerdo con la Guía provisional del CDC.

Debido a la distribución geográfica y presentación clínica similar del Zika, el dengue y la chikungunya, los pacientes con síntomas compatibles con la enfermedad del virus Zika también deben ser evaluados por  infección  del virus del dengue y la chikungunya de acuerdo con las directrices existentes.

Las pruebas en el suero materno para el virus Zika incluyen la reacción en cadena de la polimerasa con transcripción inversa (RT-PCR) para pacientes sintomáticos con inicio de síntomas en la semana anterior.

Anuncios

La inmunoglobulina M (IgM) y la prueba de anticuerpos neutralizantes se deben realizar en los especímenes recolectados ≥ 4 días después de la aparición de los síntomas.

La reacción cruzada con flavivirus relacionados (por ejemplo, el dengue o la fiebre amarilla) es común con las pruebas de anticuerpos, y por lo tanto puede ser que sea difícil distinguir la infección por virus Zika de otras infecciones por flavivirus.

La consulta con los departamentos de salud estatales o locales podría ser necesaria para ayudar con la interpretación de los resultados.

No se recomienda la prueba de las mujeres embarazadas asintomáticas en ausencia de diagnóstico de microcefalia fetal o calcificaciones intracraneales.

Las pruebas para virus Zika de RT-PCR se pueden realizar en el líquido amniótico. Actualmente, no se sabe qué tan sensible o específica es esta prueba para la infección congénita. Además, no se sabe si un resultado positivo es predictivo de una anomalía fetal posterior, y si es así qué proporción de niños nacidos después de la infección tendrán anomalías.

La amniocentesis se asocia con un riesgo  global del 0,1% de pérdida del embarazo cuando se realiza en menos de 24 semanas de gestación.

La amniocentesis realizada ≥ 15 semanas de gestación se asocia con menores tasas de complicaciones que las que se realizan en edades gestacionales tempranas, y la amniocentesis temprana no se recomienda (≤14 semanas de gestación).

Los proveedores de salud deben discutir los riesgos y beneficios de la amniocentesis con sus pacientes. Un resultado positivo de RT-PCR en líquido amniótico sería sugestivo de infección intrauterina y potencialmente útil para las mujeres embarazadas y sus proveedores de cuidado de la salud.

Para un nacimiento vivo con evidencia de infección por el virus Zika materna o fetal, se recomiendan las siguientes pruebas:

  • Examen histopatológico de la placenta y el cordón umbilical
  • Pruebas de tejido de la placenta congelada y el tejido del cordón umbilical para el ARN del virus Zika 

  • Pruebas de suero del cordón para Zika e IgM del virus del dengue y los anticuerpos neutralizantes.

La CDC está elaborando directrices para los niños infectados por el virus Zika.

Si un embarazo resulta en una pérdida fetal en una mujer con antecedentes de viaje a un área de la transmisión del virus Zika con síntomas compatibles con la enfermedad del virus Zika durante o dentro de 2 semanas del viaje o existen hallazgos de microcefalia fetal, se deben realizar el RT-PCR  para virus Zika y tinción inmunohistoquímica en los tejidos fetales, incluyendo el cordón umbilical y la placenta.

No hay ninguna prueba disponible en el mercado para el virus Zika. Las pruebas para la infección por virus Zika se lleva a cabo en los CDC y varios departamentos de salud estatales.

Los proveedores de salud deben comunicarse con su estado o departamento de salud local para facilitar las pruebas y para la asistencia con los resultados de interpretación.

 

Cómo tratar a las mujeres embarazadas con diagnóstico de enfermedad por el virus Zika

No existe ningún tratamiento antiviral específico disponible para la enfermedad del virus Zika.

El tratamiento es generalmente de apoyo y puede incluir reposo, líquidos, y el uso de analgésicos y antipiréticos.

Anuncios

La fiebre debe tratarse con acetaminofén (paracetamol). Aunque la aspirina y otros medicamentos  anti-inflamatorios no esteroideos no se utilizan normalmente en el embarazo, estos medicamentos en específico deben evitarse hasta que el dengue se pueda descartar, para reducir el riesgo de hemorragia.

En una mujer embarazada con pruebas de laboratorio del virus Zika en el líquido amniótico o en el suero se deben considerar ultrasonidos (ecografías) seriadas para monitorear la anatomía fetal y el crecimiento cada 3-4 semanas.

Se recomienda la referencia a un centro especializado en medicina materno-fetal o a un especialista en enfermedades infecciosas con experiencia en la gestión de embarazo.

Se recomienda leer: Infección por virus Zika durante el embarazo?

 

Fuente

Interim Guidelines for pregnant women during a Zika virus outbreak

Centers for Disease Control and Prevention



GeoSalud, 26 de enero del 2016

Anuncios