Qué es una mamografía ?

La mamografía es un método de imagen por rayos X usado para examinar los senos para la detección temprana del cáncer y otras enfermedades del seno.

Se utiliza como una herramienta de diagnóstico y monitoreo.


Cómo funciona?

Durante una mamografía el seno de una paciente se coloca en una placa de soporte plana y se comprime con una placa paralela llamada paleta.

Una máquina de rayos x produce una pequeña dosis de rayos X que atraviezan el seno hacia un detector situado en el lado opuesto. El detector puede ser una placa de película fotográfica, que captura la imagen de rayos x en película, o un detector en estado sólido, que transmite señales electrónicas a una computadora para formar una imagen digital.

Las imágenes producidas se llaman mamogramas (mamografías).

En una mamografía de película, las áreas de baja densidad como el tejido adiposo aparecen translúcidas (es decir, similares al fondo negro), mientras que las zonas de tejido denso como el tejido conectivo y glandular o tumores, aparecen más blancas sobre un fondo negro.

En una mamografía convencional se toma una vista lateral y superior de cada seno, aunque se pueden tomar vistas adicionales si el médico está preocupado por un área particular del seno.

Volver al inicio


Cuáles serán los resultados ?

Un radiólogo examinará cuidadosamente una mamografía para buscar áreas o tipos de tejidos que se vean diferentes al tejido normal. Estas áreas pueden presentar muchos tipos de anormalidades diferentes, incluyendo los tumores cancerosos, masas no cancerosas llamadas tumores benignos, fibroadenomas o quistes complejos.

Los radiólogos observan el tamaño, la forma y el contraste de una masa, así como los bordes o márgenes, lo que puede indicar la posibilidad de malignidad (es decir, cáncer).

También buscan pequeños trozos de calcio, llamados microcalcificaciones, que aparecen como puntos muy brillantes en una mamografía. Aunque por lo general benignas, las microcalcificaciones ocasionalmente pueden indicar la presencia de un tipo específico de cáncer.

Si una mamografía es anormal, el radiólogo puede ordenar mamografías adicionales, así como una magnificación o compresión adicional, y si se detectan áreas sospechosas puede ordenar una biopsia. En estos casos también el radiólogo puede solicitar hacer una ultrasonido del seno para complementar los datos de la mamografía.

Volver al inicio


Por qué es necesario comprimir el seno ?

  • La compresión mantiene el seno inmovil para minimizar la borrosidad de la imagen de rayos X que puede ser causada por el movimiento de la paciente.
  • La compresión también nivela la forma de la mama de manera que los rayos X pueden viajar a través de una ruta mas corta para llegar al detector. Esto reduce la dosis de radiación y mejora la calidad de la imagen de rayos x.
  • La compresión permite la visualización de todos los tejidos en un solo plano de manera que las pequeñas anomalías son menos propensos a quedar oscurecidas por el tejido mamario que las recubre.

Volver al inicio


Qué es una mamografía digital?

Una mamografía digital utiliza la misma tecnología de rayos X que las mamografías convencionales, pero en lugar de utilizar película, se utilizan detectores de estado sólido. Estos detectores convierten los rayos X que pasan a través de ellos en señales electrónicas que se envían a una computadora.

La computadora entonces convierte estas señales electrónicas en imágenes que se pueden mostrar en un monitor y también se pueden almacenar para su posterior uso.

Varias ventajas del uso de la mamografía digital sobre la mamografía de película incluyen:

  • La capacidad de manipular el contraste de la imagen para una mayor claridad.
  • La capacidad de utilizar diagnósticos asistidos por computadora.
  • La capacidad de transmitir fácilmente archivos digitales a otros expertos para una segunda opinión.

Además, las mamografías digitales pueden disminuir la necesidad de retomar imágenes, lo que es común con la mamografía de película debido a las técnicas incorrectas de exposición o problemas con el revelado de la película. Como resultado la mamografía digital puede llevar a menos exposiciones efectivas de rayos x.

En el 2005, los resultados de un gran ensayo clínico patrocinado por el Instituto Nacional del Cáncer encontró que la mamografía digital fue superior a la mamografía de película para las siguientes poblaciones:

  • Mujeres menores de 50 años.
  • Mujeres con senos densos.
  • Mujeres que no han pasado por la menopausia o que han tenido la menopausia por menos de un año.

Volver al inicio


Cuáles son los límites de la mamografía?

Para ciertos tipos de senos las mamografías pueden ser difíciles de interpretar. Esto es porque hay una amplia variación en la densidad del tejido del seno entre las mujeres.

Los senos más densos presentan mayor dificultad para obtener imágenes y son más difíciles de diagnosticar. Por esta y otras razones, la sensibilidad de la mamografía en la detección de cáncer puede variar ampliamente.

Para muchos casos difíciles, la mamografía de rayos x por sí sola puede no ser suficientemente sensible o precisa en la detección del cáncer, por lo que se pueden usar tecnologías de imagen adicionales, tales como el ultrasonido o la resonancia magnética (IRM) para aumentar la sensibilidad del examen.

Por último, aunque la mayoría de las mamografías anormales son falsos positivos, cuando el cáncer está presente, la detección temprana puede salvar vidas.

Volver al inicio


Existen riesgos ?

Debido a que la mamografía utiliza rayos X para obtener imágenes de la mama, los pacientes están expuestos a una pequeña cantidad de radiación ionizante.

El riesgo asociado con esta dosis parece ser mayor entre las mujeres más jóvenes (menores de 40 años). Sin embargo, en algunos casos, los beneficios del uso de la mamografía para detectar el cáncer de mama en personas menores de 40 años pueden ser mayores que los riesgos de la exposición a la radiación.

Por ejemplo, una mamografía puede revelar que una masa sospechosa es benigna y, por lo tanto, no necesita ser tratada. Además, si un tumor es maligno y es detectado a tiempo por una mamografía, un cirujano puede ser capaz de extirparlo antes de que se extienda y requiera un tratamiento más agresivo como la quimioterapia.

Diferentes grupos ofrecen diferentes normas para la mamografía. Por ejemplo, la Sociedad Americana del Cáncer, así como el Colegio Americano de Radiología recomiendan que las mujeres entre las edades de 40 y 49 años se realizen mamografías cada dos años.

Sin embargo, la Fuerza de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos recomienda las mamografías sólo para las mujeres mayores de 50 años. Ellos señalan que los beneficios de la mamografía antes de los 50 años no son mayores que los riesgos.

Volver al inicio

Fuente

Geosalud, 29 de octubre del 2014