Anuncios

Qué es la parálisis facial de Bell?

La parálisis de Bell es una forma de parálisis temporal de la cara que resulta de un  daño o trauma en los nervios faciales.

Cuando se produce la parálisis de Bell, la función del nervio facial se interrumpe, causando una interrupción en los mensajes que el cerebro envía a los músculos faciales. Esta interrupción se traduce en debilidad o parálisis facial.

Anuncios

En general, la parálisis de Bell afecta sólo a uno de los pares de nervios faciales y uno de los lados de la cara, sin embargo, en casos raros, puede afectar a ambos lados.

Qué causa la parálisis de Bell?

La parálisis de Bell se produce cuando el nervio que controla los músculos faciales está hinchado, inflamado o comprimido, lo que resulta en debilidad o parálisis facial.

Exactamente lo que causa este daño, sin embargo, es desconocido.

La mayoría de los científicos creen que una infección viral, como la meningitis viral, el virus herpes simple o incluso un resfriado común causan el trastorno.

El nervio facial se inflama como reacción a la infección, causando  presión dentro del canal de Falopio lo que conduce a la restricción de sangre y oxígeno a las células nerviosas.

En algunos casos leves (donde la recuperación es rápida), hay un daño sólo a la vaina de mielina del nervio. La vaina de mielina es la grasa que recubre y que actúa como aislante de las fibras nerviosas en el cerebro.

Anuncios

El trastorno también se ha asociado con la influenza, una enfermedad similar a la gripe, a dolores de cabeza, infección crónica del oído medio, presión arterial alta, la diabetes, la sarcoidosis, tumores, enfermedad de Lyme y traumas tales como fractura de cráneo o lesión facial.

 

La parálisis de Bell se produce con más frecuencia en personas que:

  • Están embarazadas, especialmente durante el tercer trimestre del embarazo, o que se encuentran en la primera semana después del parto

  • Tienen una infección del tracto respiratorio superior, tales como la gripe o un resfriado

Anuncios

  • Tienen diabetes mellitus.
     
  • Además, algunas personas que tienen ataques recurrentes de parálisis de Bell, que son raros, tienen una historia familiar de ataques recurrentes. En esos casos, puede haber una predisposición genética a la parálisis de Bell

Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la parálisis de Bell puede variar entre un leve adormecimiento de la cara a la parálisis total.

Los síntomas se desarrollan rápidamente y alcanzan su punto máximo dentro de las primeras 48 horas, éstos incluyen:

Anuncios

  • Debilidad o parálisis en un lado de la cara, lo que puede hacer que sea difícil cerrar el párpado y causa que un lado de la boca tienda caer.

  • Irritación del ojo afectado, tal como sequedad o el aumento de la producción de lágrimas

  • Dolor de oído o dolor debajo de la oreja del lado afectado de la cara

  • Una alteración del sentido del gusto

  • Aumento de la sensibilidad al sonido en el oído afectado

  • Babeo de la boca en el lado afectado de la cara

  • Sequedad de la boca

  • Dolor en la mandíbula

  • Dolor de cabeza

  • Zumbido en uno o ambos oídos (tinnitus)

Anuncios

  • Mareos

  • Dificultad para comer o beber

  • Problemas del lenguaje

Tratamiento para la parálisis de Bell

En la mayoría de los casos de parálisis de Bell, los síntomas comienzan a mejorar dentro de dos a tres semanas.

La mayoría de las personas se recuperan por completo en menos de nueve meses.

Un pequeño número de personas afectadas continúan presentando síntomas de la parálisis de Bell de alguna forma de por vida. En raras ocasiones, la parálisis de Bell puede reaparecer.

Aunque la mayoría de las personas con parálisis de Bell se recuperan por completo  con o sin tratamiento, su médico puede sugerir medicamentos o terapia física para ayudar a acelerar su recuperación.

 

Los medicamentos comúnmente utilizados para el tratamiento de la parálisis de Bell pueden incluir:

  •  Los corticosteroides, como la prednisona, que son agentes antiinflamatorios potentes que se utilizan para reducir la inflamación del nervio facial, para que se ajuste más  cómodamente dentro del corredor óseo que lo rodea.
     
  •  Los corticosteroides pueden funcionar mejor si se les administra en los primeros días desde que comenzaron los síntomas.
     
  •  Los medicamentos antivirales. El papel de los antivirales sigue sin resolverse. Los antivirales no han mostrado beneficios en comparación con el placebo.
     
  •  Los antivirales añadidos a los esteroides son poco probable que sean beneficiosos.
     
  •  Sin embargo, a pesar de esto, el valaciclovir (Valtrex) se da a veces en combinación con prednisona en personas con parálisis facial grave.
     
  •  La fisioterapia puede ser recomendada. 
     
  •  Su fisioterapeuta le enseñará una serie de ejercicios faciales que fortalezcan los músculos de la cara para mejorar su coordinación y el rango de movimiento.
     
  •  La fisioterapia ha tenido éxito en una serie de casos de parálisis de Bell, aunque puede no ser adecuado o eficaz para todo el mundo.
     
  •  La cirugía es raramente una opción para la parálisis de Bell.

Fuente:

GeoSalud, 3 de Setiembre, 2016

Anuncios