Anuncios

Síndrome del edificio enfermo

¿Trabajo yo en un edificio enfermo?

 

Calidad del aire interior


La calidad del aire interior recibe mucha atención últimamente y con razón. Cada vez existen mas pruebas de que la calidad del ambiente interior puede tener efectos profundos en la salud de los ocupantes de los edificios.

Anuncios

La Organización Mundial de la Salud estima que hasta el 30 por ciento de los edificios de oficina mundialmente pueden tener problemas significativos, y que entre el 10 y el 30 por ciento de los ocupantes de los edificios sufren efectos de salud que están, o se percibe que están, relacionados con una calidad de aire interior deficiente.

Aunque los problemas de salud serios relacionados con la calidad de aire interior son raros, entre los ocupantes de edificios, la percepción de peligros a la salud es cada vez mas común.

Las causas y consecuencias de la mala calidad de aire interior aún ahora se entienden muy poco. 

¿Qué es una buena calidad del aire interior?


La mayoría de los ocupantes están de acuerdo en que la calidad del aire interior es buena cuando el aire está libre de olores y polvo, cuando no está ni demasiado quieto ni hay corrientes de aire y cuando tiene una temperatura y humedad cómodas.

Las pautas generales para lograr una buena calidad del aire interior incluyen:

  1. La ventilación está de acuerdo con las pautas establecidas por la Norma 62-1989 de la American Society of Heating, Refrigerating and Air-Conditioning Engineers (ASHRAE).
  2. Los factores de comodidad (temperatura, humedad, movimiento de aire) son aceptables para la mayoría de los ocupantes.
  3. Los equipos mecánicos y las superficies de edificios son mantenidos en condiciones sanitarias.
  4. Las fuentes de emisión importantes están aisladas del espacio ocupado.
  5. Las fuentes principales de contaminación son controladas prontamente
  6. Las actividades de operaciones, mantenimiento y construcción son realizadas de manera que minimizan la exposición de los ocupantes a contaminantes llevados por el aire.

Cuáles son las quejas comunes sobre la calidad del aire interior?

La queja mas común tiene que ver con la temperatura: el aire está demasiado caliente o demasiado frío.

La segunda queja mas común tiene que ver con el movimiento de aire: el aire tiene corrientes o está o demasiado quieto.

Otras quejas comunes relacionadas con la comodidad tienen que ver con la humedad: el aire está demasiado seco o demasiado húmedo.

Síntomas relacionados a la mala calidad del aire 


Algunas quejas de problemas de salud causados por la mala calidad del aire se parecen a los síntomas que se sufren cuando se tiene la gripe o un resfriado:

  • Dolores de cabeza
  • Problemas con los senos frontales
  • Congestión
  • Mareos
  • Náusea
  • Cansancio
  • Irritación de los ojos, la nariz y la garganta.

Tales síntomas son a menudo difíciles de asociar con el lugar de trabajo.

Anuncios

El ambiente interior casi nunca es sospechado de ser la causa de síntomas exhibidos por los ocupantes, a menos que los síntomas sean compartidos por varios ocupantes; tengan una persistencia nada razonable; o la calidad del aire sea distinta y sospechosa.

Las quejas relacionadas con la salud pueden deberse a reacciones alérgicas.

Si está presente un alergeno, el 10 por ciento o más personas de una determinada población podrán exhibir síntomas, incluyendo.

Anuncios

  • Estornudos
  • Vías respiratorias hinchadas y ataques parecidos a los del asma.

Individuos con una alergia relacionada con los edificios experimentarán síntomas similares en otros ambientes si el alergeno en cuestión está presente (por ejemplo, acáros de polvo, caspa de gatos o esporas de moho).


Cuándo son las quejas sobre la calidad del aire interior más probables?


Los factores asociados con una mayor probabilidad de quejas incluyen muebles nuevos, actividades de remodelación no controladas, una mala circulación de aire y la humedad persistente.

Las quejas también son más probables cuando existe un entorno de trabajo con mucha presión, como cuando se espera que se anuncien cesantías, se trabajan muchas horas extra y existe un conflicto continuo entre el empleador y los empleados.

Anuncios


Cuáles son las fuentes más comunes de problemas con la calidad del aire interior?


Los contaminantes pueden tener su origen en una variedad de fuentes de dentro o fuera de un edificio.

Materiales químicos, bacterias, hongos, el polen y el polvo todos pueden contribuir al problema, al igual que factores que no tienen que ver con la calidad del aire, tales como la temperatura, la humedad, la iluminación, el ruido, el estrés personal y el relacionado con el trabajo y condiciones de salud pre-existentes.

Las fuentes potenciales de contaminantes en edificios de oficinas incluyen:

  • El polvo
  • Mantenimiento deficiente de los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado
  • Materiales de limpieza
  • Pesticidas
  • Materiales de construcción
  • Los muebles
  • Los desechos metabólicos de los ocupantes (respiración y transpiración)
  • Los cosméticos.

Claro está que prácticamente todos están presentes en algún grado en todo edificio. Causan problemas serios respecto a la calidad del aire interior sólo cuando las concentraciones son excesivas.


Las superficies polvorientas, el agua estancada y los materiales húmedos ofrecen un entorno ideal para el crecimiento de bacterias. Cuando esporas de moho y otras partículas microbianas son llevadas por el aire, algunos ocupantes de edificios pueden sufrir reacciones alérgicas.

Una infección potencial pero sumamente rara es aquella causada por la bacteria Legionella.

Los contaminantes también pueden originarse fuera del edificio y penetrar por las entradas de aire exterior o, en los casos en que la cantidad de aire extraída del edificio por el sistema de climatización es mayor que la cantidad de aire suministrada, fluyendo dentro del edificio por cualquier brecha disponible.



Por qué es la ventilación importante?


La mala calidad del aire interior ocurre cuando la ventilación no es lo suficientemente adecuada como para mantener las concentraciones de contaminantes a niveles que no produzcan problemas de salud a los ocupantes.

El sistema de climatización no sólo debe controlar los contaminantes, sino que debe proveer un entorno cómodo.

La percepción de aire quieto o estancado, olores, corrientes de aire o temperatura y humedad incorrectas conduce a la incomodidad; y la incomodidad, aunque sea sutil, puede ser el comienzo de quejas sobre la calidad del aire interior.

En general, las quejas sobre la calidad del aire interior se producen cuando el sistema de climatización no satisface las necesidades de los ocupantes.


Qué puede hacerse acerca de las quejas sobre la calidad del aire interior?


En primer lugar, por medio de entrevistas o cuestionarios, determine:

  • Cuáles son las quejas específicas?
  • En qué parte del edificio existen preocupaciones similares acerca de la Calidad del Aire Interior?
  • Cuándo ocurre el problema?
  • Cuándo y dónde ocurrió por primera vez?
  • Quién ha sido afectado?
  • Qué malestares de salud están experimentando los ocupantes?
  • Cesan los malestares de salud poco después de que salen del edificio?
  • Los afectados ¿han visto a un médico? ¿Cuáles fueron los diagnósticos?
  • Existe alguna condición ambiental (por ej., el clima) o actividad (por ej., remodelación, uso de la fotocopiadora, rocío de pesticidas) dentro o fuera del edificio asociada con la ocurrencia del problema?
  • El ingeniero del edificio o el contratista ¿han evaluado las áreas de climatización? Si lo hicieron ¿a qué conclusiones llegaron?


En segundo lugar, evalúe la información. Determine si las quejas siguen un patrón de tiempo o espacio.

Asimismo, considere si el problema puede estar vinculado con una actividad dentro o fuera del edificio, o con un sistema de climatización que no funciona bien.

En muchos casos, la fuente de las quejas puede descubrirse fácilmente con poca investigación.

Anuncios

Por ejemplo, podrían ser las entradas de aire del sistema de climatización que están al lado de la rampa de carga, la reciente añadidura de cuatro fotocopiadoras grandes en un cuarto pequeño sin modificaciones en el sistema de ventilación, un termostato mal ajustado o roto, o una remodelación reciente.



Cuándo se deben realizar pruebas del aire?


A menudo, las pruebas de bióxido de carbono se realizan durante las primeras etapas de una investigación de la calidad del aire interior.

En general, si se encuentra que los niveles de bióxido de carbono habitualmente se acercan a, o exceden, entre 800 y 1.000 partes por millón durante el transcurso de un día de trabajo, entonces es posible que el sistema de climatización no esté suministrando suficiente aire exterior a los espacios ocupados.

Cuando suficiente aire exterior es suministrado para mantener los niveles de bióxido de carbono muy por debajo de 800 a 1,000 partes por millón, normalmente se considera que la ventilación es adecuada.

Debe recalcarse que el bióxido de carbono no es el "culpable" en los problemas de la Calidad del Aire Interior; es un producto normal de nuestra respiración. Pero las concentraciones de bióxido de carbono elevadas en un edificio indican que no se está intercambio suficiente aire exterior "fresco" con el aire interior "gastado", permitiendo de esa manera la acumulación de otros contaminantes.

Asimismo, se debe recalcar que este enfoque puede que no sea eficaz en todos los casos. Si se diera la presencia de un contaminante sumamente irritante o tóxico, el problema sólo se puede resolver controlando el contaminante en su fuente.

Las pruebas para la presencia de otros contaminantes (por ej., partículas, compuestos orgánicos volátiles, microbios, formaldehído y pesticidas) pueden aportar información valiosa, pero se recomiendan sólo si existen motivos fundados por creer que el contaminante está presente (una fuente ha sido identificada, o una evaluación médica de los ocupantes así lo indica).

Por lo general, las pruebas de aire sin un enfoque específico y para una gama amplia de contaminantes potenciales, pueden engañar y muy pocas veces ayudan a identificar un problema.

A pesar de que se hayan establecido normas o pautas, tal como es el caso para la exposición ocupacional a mas de 600 materiales químicos, ellas han sido elaboradas para la exposición a materiales químicos individuales en un entorno industrial - y nó la "sopa" compleja de contaminantes que a menudo se encuentra en el aire de un edificio de oficinas.

Además, las normas han sido elaboradas para hombres sin problemas de salud pre-existentes y no para la diversa población que se encuentra típicamente en edificios de oficinas.

En resumen, normalmente es difícil utilizar los hallazgos de pruebas de aire para sacar conclusiones sobre el grado de riesgo a la salud al cual están expuestos los ocupantes.

El mayor valor de las pruebas de aire está en la comparación de los resultados de pruebas en diferentes lugares o a diferentes horas. Los datos generados a menudo rinden información muy valiosa sobre el origen del problema y las posibles soluciones.



Cómo se pueden evitar problemas con la calidad del aire interior?


Tres medidas fundamentaless que reducirán en gran medida la probabilidad de problemas con la Calidad de Aire Interior son:

  • Buen diseño del edificio
  • Un mantenimiento eficaz del edificio (sobre todo del sistema de climatización)
  • Proyectos de remodelación diseñados y ejecutados inteligentemente. Se recomienda que todo administrador de edificio elabore un perfil de desempeño del sistema de ventilación del edificio, incluyendo análisis de comodidad, ventilación e higiene.

Esto se logra haciendo lo siguiente:

Anuncios
  • Inspeccionando áreas accesibles del sistema en busca del mal funcionamiento, un diseño defectuoso o contaminación obvia; y
  • Determinando el flujo de aire, la temperatura, la humedad, las concentraciones de bióxido de carbono, y el equilibrio de aire (diferenciales de presión) en áreas representativas (zonas o cuartos) del edificio.


La información recopilada:

  • Puede revelar problemas con el sistema de climatización del edificio, es decir, áreas en las cuales el sistema evidentemente no está desempeñándose a la par con el resto del edificio; y
  • Permite una comparación de los parámetros de diseño del edificio, códigos y normas de edificios establecidos en la Norma 62-1989 de la American Society of Heating, Refrigerating and Air-Conditioning Engineers (ASHRAE).


Además del perfil de sistema inicial, es esencial que el sistema de climatización sea inspeccionado y mantenido con regularidad.

Mantener una buena calidad del aire interior también requiere una cuidadosa administración de las actividades de limpieza, de control de insectos y de ingeniería o mantenimiento del edificio por parte del contratista.

Antes de iniciar actividades de remodelación, discuta sus preocupaciones sobre la calidad del aire interior con arquitectos y contratistas.

Exija que los materiales y procedimientos utilizados minimicen los contaminantes llevados por el aire.

Cuando sea factible, programe el trabajo para minimizar el impacto en la calidad del aire (por ej., pinte los fines de semana) y haga los arreglos necesarios para que el sistema de ventilación que sirve al área quede aislado del resto del sistema de climatización.

Si se están añadiendo o moviendo paredes en el área del proyecto, o si el número o la distribución de ocupantes será cambiada en gran medida, modifique el sistema de ventilación para que satisfaga los nuevos requisitos.



Qué se puede hacer para controlar los contaminantes del aire interior?



El mejor método de controlar los contaminantes del aire interior tiene que ver con la fuente o fuentes que causan las quejas.

El control de las fuentes es normalmente la solución mas económica y eficaz al problema.

Por ejemplo, quejas relacionadas con el humo de tabaco en el ambiente se pueden eliminar prohibiendo que se fume dentro del edificio, o aislando áreas para fumar designadas y suministrando ventilación independiente para dichas áreas.

La modificación del sistema de ventilación también puede ser un método eficaz para resolver las quejas sobre la calidad del aire interior.

Los contaminantes pueden ser diluidos con aire del exterior, o contaminantes tales como el radón pueden ser aislados o removidos cambiando las relaciones de presiones de aire entre áreas adyacentes.

El aumentar el suministro de aire exterior para satisfacer los criterios de ASHRAE 62-1989, normalmente, no es ni difícil ni prohibitivamente caro.

A menudo el aumento en costo es del 5 por ciento o menos del gasto anual original para energía. La mejora del ambiente de trabajo se paga por si misma (y hay ganancia) al mejorarse la productividad de los ocupantes.

También se puede utilizar la limpieza de aire para controlar los contaminantes del aire interior, sobre todo cuando la fuente del contaminante se encuentra fuera del edificio.

Por ejemplo, los ocupantes del edificio pueden sufrir reacciones alérgicas al polen que es introducido en el edificio con el aire exterior.

Típicamente, la limpieza del aire se realiza con un sistema de filtración de aire que es utilizado conjuntamente con el control de fuentes u otros cambios en el sistema de ventilación.



Cuándo debo buscar ayuda externa?


Si el problema persiste después de que usted ha identificado y rectificado las fuentes obvias, es posible que usted quiera buscar asistencia externa. Es posible que necesite ayuda externa si el problema requiere atención inmediata y colectiva y sus recursos son limitados, o si su investigación preliminar revela muy poco y usted no sabe cuál es el próximo paso a seguir.

Los profesionales de la higiene industrial y la ingeniería de ventilación son una fuente de especialistas para la resolución de problemas con la calidad del aire interior.

En algunos casos, es posible que requiera asistencia de especialistas en medicina, iluminación, diseño acústico o psicología. Independientemente de los antecedentes del experto, usted debe estar consciente de que la experiencia profesional comprobada es esencial para la resolución de los problemas de Calidad del Aire Interior.

Las habilidades de investigación y de percepción necesarias para resolver su problema sólo se desarrollan con la experiencia, la educación y un compromiso personal de permanecer actualizado en este campo que evoluciona tan rápidamente


Al evaluar a los consultores, preste atención especial a sus antecedentes profesionales en lo que se refiere a la educación, las credenciales profesionales, la reputación de la firma y, lo que es mas importante, el éxito comprobado en resolver situaciones similares. Solicite referencias.

Contratar a alguien que va a realizar un estudio mal concebido puede resultar en algo peor que una pérdida de dinero y tiempo; puede llevar a conclusiones erróneas y esfuerzos de corrección costosos de ningún valor intrínseco.

Si un consultor propone un monitoreo de aire complicado y caro sin demostrarle a satisfacción suya que los datos resultantes serán significativos, búsquese otro.


En Resumen

Las preocupaciones sobre la calidad del aire interior son una realidad para los propietarios, administradores y ocupantes de edificios. No es posible satisfacer a todos los ocupantes de los edificios todo el tiempo.

Sin embargo, es posible y necesario proveer un ambiente de trabajo que sea saludable y seguro. Un edificio que es administrado teniendo presente la necesidad de impedir problemas debidos a la Calidad del Aire Interior, puede no garantizar que los ocupantes no se vayan a quejar de la Calidad del Aire Interior, pero sí reduce en gran medida la probabilidad de problemas de salud serios.

 

Actualizado: 14 de marzo, 2018

Anuncios