Anuncios

Fobias

Una persona con una fobia tiene intensos síntomas de ansiedad que suelen surgir en determinados momentos ante situaciones particulares consideradas como amenazantes.

En otros momentos los pacientes no suelen sentirse ansiosos.   Si usted tiene una fobia a los perros, usted se sentirá bien si no hay perros a su alrededor. Si a usted le asustan las alturas, usted se sentirá bien a nivel de tierra. Si usted no puede afrontar situaciones sociales, usted se sentirá tranquilo cuando no exista gente a su alrededor.

Una fobia suele conducir a quien la sufre a evitar aquellas situaciones en las que se siente ansioso y esto hará que la fobia empeore según transcurre el tiempo. También puede dar lugar a que la vida de la persona llegue a estar progresivamente dominada por las precauciones que tiene que tomar para evitar las situaciones que teme.

Los que sufren fobias generalmente saben que no existe un peligro real y que su miedo es irracional e injustificado y como consecuencia pueden sentirse estúpidos sobre sus temores ya que son incapaces de controlarlos. Una fobia es más probable que desaparezca si ha comenzado tras un acontecimiento estresante o traumático.

Son frecuentes?

Cerca de una de cada diez personas tendrá ansiedad patológica o fobias en algún momento de su vida. Sin embargo, la mayoría de ellos nunca solicitará tratamiento al respecto.

Causas de la fobias

Algunas personas parecen haber nacido con una tendencia a ser ansiosos (la investigación sugiere que esta tendencia puede ser heredada a través de nuestros genes). Sin embargo, aún incluso la gente que no es ansiosa por naturaleza puede llegar a estar ansiosa si se le somete a la presión suficiente.

En ocasiones parece bastante evidente la causa de la ansiedad, y cuando los problemas desaparecen también lo suele hacer la ansiedad. Sin embargo, existen ciertas circunstancias que son tan turbadoras y estresantes que la ansiedad que causan puede persistir tras el suceso. Estas situaciones generalmente suponen una amenaza para la vida como puede ser el caso de accidentes de automóvil, accidentes de tren o incendios. Las personas involucradas pueden sentirse nerviosas y ansiosas meses incluso años después del suceso, aún incluso si no resultaron heridos físicamente, constituyendo lo que conocemos como trastorno por estrés postraumático.

A veces la ansiedad puede ser consecuencia del consumo de drogas del tipo de las anfetaminas, el LSD o el éxtasis. Incluso la propia cafeína presente en el café o en las bebidas con cola puede ser suficiente para hacernos sentir a algunos de nosotros inconfortablemente ansiosos.

Por otra parte, puede no estar claro el porqué una persona en particular se siente ansiosa, ya que su ansiedad puede deberse a una mezcla de factores: su personalidad, las cosas que le han ocurrido, o cambios vitales como puede ser un embarazo.

Fobias en los Niños

La mayoría de los niños pasan épocas en las que se sienten muy asustadizos ya que es parte normal de su crecimiento. Por ejemplo, los niños pequeños suelen estar muy unidos a las personas que los cuidan, y si por alguna razón son separados de ellas pueden ponerse muy ansiosos. Muchos niños se asustan de la oscuridad o de monstruos imaginarios.

Estos miedos suelen desaparecer cuando el niño crece y generalmente no suponen una merma en la vida del niño ni interfieren con su desarrollo.

La mayoría de los niños se sentirán ansiosos ante acontecimientos importantes en su vida como puede ser el primer día de colegio, pero pronto se les pasa y son capaces de disfrutar con la nueva situación.

Los adolescentes pueden con frecuencia estar malhumorados. A esta edad tienden a preocuparse por su imagen, por lo que los demás piensan de ellos y por sus relaciones con otras personas, especialmente con las del sexo opuesto. Estas preocupaciones suelen superarse hablando sobre ellas.

Sin embargo, si son demasiado intensas pueden afectar su vida de forma que otras personas pueden darse cuenta de que disminuye su rendimiento escolar, que se comportan de forma diferente o de que no se sienten físicamente bien.

Si un niño o un adolescente se sienten tan ansiosos o temerosos que ésto afecta negativamente su vida, es una buena idea el consultar a su pediatra o médico de cabecera para que lo valore.

Anuncios

Tratamiento de las fobias

Hablar sobre el problema puede ayudar cuando la ansiedad surge ante algún problema o conflicto reciente, como puede ser la pérdida del empleo, el tener un hijo enfermo o que le abandone su esposa.

¿Con quién hemos de hablar? Lo recomendable sería el intentar hablar con amigos o familiares en los que se confíe, cuyas opiniones se respeten, y que sepan escuchar.

Ellos pueden haber tenido el mismo problema o conocer a alguien que lo haya tenido. A la vez que tenemos la oportunidad de hablar, podemos ser capaces de darnos cuenta de cómo otras personas han afrontado un problema similar.

Los grupos de autoayuda son una buena forma de entrar en contacto con personas con problemas similares.

Ellos serán capaces de comprender lo que tu estás pasando y te podrán sugerir alguna forma de superar la situación. Estos grupos pueden estar centrados en la ansiedad y las fobias, o pueden estar constituidos por personas que han pasado experiencias similares (grupos de mujeres, grupos de pacientes en duelo, grupos de supervivientes de abusos).

Aprender a relajarse puede ser de gran ayuda para controlar la ansiedad. Podemos aprender a relajarnos a través de grupos o de profesionales, aunque también existen libros y cintas de audio y de video que pueden enseñarnos. Es una buena idea practicar con regularidad este tipo de técnicas y no sólo cuando se está en crisis.

La psicoterapia es un tratamiento a base de hablar pero más intensivo que nos puede ayudar a comprender y a afrontar aquellas razones de nuestra ansiedad que podemos no haber reconocido nosotros mismos. Este tipo de tratamiento puede tener lugar en grupos o individualmente, generalmente con frecuencia semanal durante varias semanas o meses, con psicoterapeutas que pueden ser o no médicos.

Si lo anterior no es suficiente, existen diferentes profesionales que pueden ayudarle -el médico de cabecera, el psiquiatra, los psicólogos, los trabajadores sociales, las enfermeras, consejeros-.

La medicación puede ser de gran utilidad en el tratamiento de algunas personas con ansiedad y fobias.

Los tranquilizantes más frecuentes son los fármacos del tipo Valium o Diazepan, las benzodiacepinas (la mayoría de las pastillas para dormir pertenecen a esta clase de medicamentos).

Son muy eficaces en el alivio de la ansiedad, pero sabemos que pueden ser adictivos tras sólo 4 semanas de uso continuado. Además, cuando se trata de suspender estos fármacos se puede experimentar síntomas de abstinencia desagradables que pueden durar cierto tiempo.

Este tipo de medicamentos debe ser empleado únicamente durante breves períodos de tiempo, quizás para ayudar en una situación de crisis. No deben ser empleados en tratamientos a largo plazo de la ansiedad.

Anuncios

Por otra parte, los antidepresivos no son adictivos y pueden ayudar a aliviar la ansiedad así como la depresión para la que habitualmente son prescritos.

Algunos de ellos incluso parecen tener un efecto específico en ciertos tipos de ansiedad. Uno de sus defectos es que suelen precisar de 2 a 4 semanas antes de ser eficaces y que algunos pueden causar sedación, vértigo, sequedad de boca y estreñimiento.

El tomar ciertos antidepresivos especiales como los IMAOS requiere el tener que seguir una dieta.

Artículos relacionados...

Actualizado: 16 de marzo, 2018 

 

Anuncios