Trastorno de Estrés Postraumático en Pacientes con Cáncer

Algunos sobrevivientes del cáncer padecen de síntomas traumáticos similares a los que padecen aquellas personas que han sobrevivido a situaciones sumamente tensas, como las de combate militar, desastres naturales, agresión personal violenta como la violación o cualquier otra circunstancia en que sus vidas se hayan visto en peligro.

A este grupo de síntomas se le conoce como trastornos de estrés postraumática (TEPT)  e incluye el evitar aquellas situaciones relacionadas con el trauma, estar constantemente pensando en el trauma y estar muy agitado.

A las personas con historial de cáncer se les considera en riesgo de desarrollar (TEPT. La conmoción mental y física que conlleva el vivir con una enfermedad grave, el recibir tratamiento para el cáncer, y el vivir con repetidas amenazas tanto al cuerpo como a la vida misma, resultan en una experiencia traumática para muchos pacientes de cáncer.

Diagnóstico y síntomas

El trastornos de estrés postraumática (TEPT) se define como el desarrollo de ciertos síntomas que se presentan después de una situación que genera extrema tensión mental como lo es la muerte, una enfermedad grave que ponga la vida en peligro, padecer de lesiones serias, o representar una amenaza para uno mismo u otros.

Se desconoce cuál es el trauma específico que desencadena el PTSD en la persona que ha recibido un diagnóstico de cáncer.

Dicho trauma podría ser el diagnóstico en sí de una enfermedad potencialmente mortal, aspectos del proceso de tratamiento, los resultados de los exámenes, la información recibida sobre la recaída o cualquier otro aspecto relacionado con la vivencia del cáncer.

El saber que un hijo tiene cáncer es algo traumático para muchos padres, ya que la vivencia del cáncer comprende tantos episodios emotivos, es mucho más difícil señalar un solo episodio como la causa de la tensión, a diferencia de los casos de traumas a consecuencia de desastres naturales o una violación.

El episodio traumático podría causar pavor, sentimientos de desamparo, horror, y podrían desencadenar síntomas de trastornos de estrés postraumática (TEPT).

El trastornos de estrés postraumática (TEPT) en sobrevivientes de cáncer podría ser expresado mediante los siguientes comportamientos específicos:

  • Revivir la experiencia traumática mediante pesadillas, recrear las imágenes del trauma y el pensar constantemente en este.
  • Evadir los lugares, acontecimientos y personas relacionadas con la vivencia del cáncer.
  • Estar constantemente agitado, temeroso, irritable y no poder dormir.

Estos síntomas deben durar por lo menos un mes y causar problemas significativos en las relaciones personales del paciente, su empleo u otras áreas importantes de su vida diaria para poder ser diagnosticado con TEPT.

Aquellos pacientes que presentan estos síntomas por menos de un mes a menudo desarrollan trastornos de estrés postraumática (TEPT) más tarde.

Factores de riesgo, factores protectores, y el desarrollo del trastornos de estrés postraumática (TEPT)

Alrededor de un tercio de las personas que experimentan episodios traumáticos incluyendo el cáncer, desarrollan el trastornos de estrés postraumática (TEPT).

El episodio en sí no explica el por que algunas personas presentan TEPT y otros no.

A pesar de no existir una respuesta clara en cuanto a cuáles supervivientes de cáncer corren un mayor riesgo de presentar TEPT, ciertos factores mentales, físicos o sociales podrían hacer que algunas personas sean más vulnerables que otras.

Factores de tipo individual y social

Entre los factores de tipo individual y social que se han relacionado con una mayor incidencia de TEPT están ser menor de edad, menos años de educación formal, y bajos ingresos.

Factores relacionados con la enfermedad

Ciertos factores relacionados con la enfermedad están relacionados con el TEPT:

  • En aquellos pacientes que recibieron un trasplante de médula ósea, el TEPT se presenta con mayor frecuencia cuando existe una enfermedad avanzada y han estado hospitalizados por un largo tiempo.
  • Entre los sobrevivientes de cáncer del hueso y del linfoma de Hodgkin, las personas que han pasado ya un largo tiempo desde el momento del diagnóstico y el tratamiento, mostraron menossíntomas.
  • Entre los sobrevivientes del cáncer infantil, los síntomas de TEPT se presentaron con mayor frecuencia cuando el periodo dcáncer infantile tratamiento fue más largo.
  • La interferencia de pensamientos se presenta con mayor frecuencia en aquellos pacientes que tienen dolor y otros síntomas físicos.
  • Se ha mostrado que cuando el cáncer vuelve a aparecer, aumentan los síntomas de estrés en los pacientes.

Factores mentales

Los factores mentales podrían afectar el desarrollo del TEPT en algunos pacientes:

Factores protectores

Algunos factores podrían disminuir la probabilidad del paciente de desarrollar TEPT. Entre estos tenemos el aumento del apoyo social, información precisa acerca del estadio del cáncer, y una relación satisfactoria con el personal médico.

Como se podría desarrollar el TEPT?

Los síntomas del TEPT surgen como consecuencia del condicionamiento y el aprendizaje.

El condicionamiento explica las respuestas de miedo causadas por ciertos estímulos que fueron inicialmente relacionados con un episodio angustiante.

Estímulos neutrales (tales como olores, sonidos e imágenes) que ocurrieron al mismo tiempo que el incidente angustiante (por ejemplo, quimioterapia o procesos de tratamiento dolorosos) los cuales eventualmente causan ansiedad, disgusto y miedo, cuando ocurren aisladamente aun cuando el trauma ha pasado.

Una vez establecidos, los síntomas de TEPT continúan con base en el aprendizaje.

El paciente aprende que rehusar ciertos estímulos les evita recrear sentimientos y pensamientos desagradables de forma que continúa el proceso de lidiar con el problema, evitándolo.

A pesar de que el condicionamiento y el aprendizaje son parte del proceso, muchos factores pueden explicar la razón por la cual algunas personas presentan TEPT y otras no.

Evaluación

Es muy importante que los pacientes de cáncer se sometan a una evaluación cuidadosa para el trastorno de estrés postraumático y de esta manera identificar los síntomas iniciales y tratarlos.

El momento adecuado para llevar acabo dicha evaluación va a ser diferente con cada paciente.

El cáncer es una enfermedad de repetidos traumas y duración indeterminada.

El paciente puede experimentar síntomas de tensión en cualquier momento del transcurso entre el diagnóstico hasta la finalización del tratamiento y la reaparición del cáncer.

En los pacientes que tienen un historial de haber sido perjudicados en el pasado (como el caso de las víctimas del holocausto) y que en el presente padecen de TEPT o sus síntomas, debido a estas experiencias pasadas, podrían reaparecer los síntomas debido a ciertos estímulos provocados por la terapia del cáncer (por ejemplo, procedimientos tales como estar dentro de una cámara de imágenes de resonancia magnéticas (IRM) o de tomografía computarizada (CT).

A pesar de que estos pacientes podrían sufrir de reajustes al cáncer y su terapia, sus síntomas de TEPT podrían variar, dependiendo de otros factores.

Los síntomas podrían convertirse en más o menos prevalentes, durante o después del tratamiento.

Los síntomas de TEPT suelen presentarse dentro de los primeros 3 meses del trauma, pero algunas veces no aparecen sino hasta meses o años más tardes.

Por tanto los supervivientes de cáncer y sus familiares deberán estar siempre en control el paciente.

Algunas personas que han atravesado por una situación angustiante, podrían mostrar algunos de los síntomas sin necesariamente llenar todos los requisitos que implican un diagnóstico de TEPT.

Sin embargo, estos síntomas iniciales podrían presagiar que el PTSD se presente más tarde.

Estos síntomas iniciales también podrían indicar la necesidad que tienen los familiares y el sobreviviente de mantenerse en seguimiento constante.

Hacer un diagnóstico de TEPT es difícil, si tomamos en cuenta que sus síntomas emulan muchas veces otros problemas psiquiátricos.

Por ejemplo, la irritabilidad, falta de concentración, aumento en la disposición de estar a la defensiva, miedo excesivo y sueños intranquilos, son síntomas no solo del TEPT, sino también de los trastornos de ansiedad. Otros síntomas comunes al TEPT lo son las fobias y los ataques de pánico.

Algunos síntomas como la pérdida de interés, el sentirse sin futuro, el evitar las otras personas y problemas en el dormir, podrían indicar que el paciente padece de TEPT o de depresión.

Aun en la ausencia de TEPT u otros problemas, existen reacciones normales ante el diagnóstico de cáncer o el tratamiento de una enfermedad grave, que incluyen pensamientos intrusivos, la sensación de estar separándose de los seres queridos y del mundo, problemas con el sueño y euforia.

Para determinar el diagnóstico, el personal sanitario usa técnicas de entrevistas y cuestionarios, de evaluación del paciente.

También podrían existir otros problemas además del TEPT. Estos problemas pueden consistir en toxicomanía, tabaquismo, problemas emocionales y otros trastornos de la ansiedad, como lo son la depresión clínica, alcoholismo, narcodependencia, miedos sociales y trastornos obsesivo compulsivos.

Tratamiento

Los efectos del trastorno de estrés postraumático (TEPT) son graves y de larga duración.

El mismo puede afectar la capacidad del paciente de tener un estilo de vida normal y podría interferir con las relaciones personales, la educación y el trabajo.

Ya que el evadir los lugares y personas relacionadas con cáncer es parte del TEPT, el síndrome podría impedir que el paciente busque tratamiento médico.

Es importante que los sobrevivientes de cáncer reciban información sobre posibles efectos psicológicos relacionados a su vivencia del cáncer y el tratamiento inicial de los síntomas de TEPT.

La terapia usada en estos casos es la misma que se usa en casos similares de trauma.

El tratamiento puede implicar más de un tipo de terapia.

El método conocido como intervención durante la crisis, intenta aliviar los síntomas y devolver al paciente a su estado previo de funcionamiento normal.

El terapeuta se enfoca en resolver problemas, enseñar al paciente habilidades para enfrentar los problemas, y en proveerle al paciente un ambiente de seguridad y apoyo.

Algunos pacientes se les ayuda mediante el uso de métodos que les enseña a cambiar sus comportamientos al cambiar sus patrones de pensamientos.

Algunos de estos métodos incluyen el ayudar al paciente a entender los síntomas, enseñarle al paciente técnicas sobre como manejar la tensión, (como la relajación), enseñarle al paciente a expresar con otras palabras aquellos pensamientos emotivos, y ayudar al paciente que sea menos sensible a los provocaciones emocionales.

La terapia conductual se utiliza cuando los síntomas incluyen el eludir la actividad sexual, y las situaciones íntimas.

Los grupos de apoyo suelen ayudar con frecuencia a las personas que sufren de trastornos de tensión postraumática.

En el ambiente grupal, las personas tienden a recibir apoyo emocional, conocer a otros pacientes en situaciones similares y aprender técnicas para manejar la situación.

Los pacientes que padecen de síntomas severos, podrían ser tratados con medicamentosantidepresivos, antiansiolíticos, y si es necesario, antipsicóticos.

Fuente
Trastorno de tensión postraumática
Instituto Nacional del Cáncer  

Artículos relacionados:

  • Artículos relacionados con Salud Mental
  • Qué es la claustrofobia?

    La claustrofobia es un trastorno de ansiedad situacional caracterizado por miedo irracional a espacios cerrados o pequeños. Las personas con claustrofobia se vuelven temerosas en situaciones donde no hay peligro obvio o realista.

  • Trastornos del Sueño

    La falta de sueño o insomnio es un síntoma molesto que con frecuencia nos lleva a consultar con el médico.

  • Tratamiento de los trastornos de ansiedad

    Los antidepresivos, medicamentos específicos contra la ansiedad (ansiolíticos), y los beta bloqueadores son los fármacos más comúnmente utilizados para controlar los trastornos de ansiedad.

  • Depresión Malestar Contemporáneo

    La Depresión, ¿Un Malestar Contemporáneo?

  • Qué son la Anorexia y Bulimia?

    La anorexia y la bulimia son trastornos alimentarios. El trastorno alimentario más grave es la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa no es tan frecuentemente mortal, pero afecta seriamente el bienestar de los enfermos